El Con­gre­so de­be re­no­var el se­gu­ro de sa­lud in­fan­til

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - The Hous­ton Ch­ro­ni­cle

Tal vez el Con­gre­so pien­sa que los ni­ños no ne­ce­si­ta­rán ver al mé­di­co. Los ca­sos de as­ma se acla­ra­rán, los tu­mo­res en­tra­rán en re­mi­sión es­pon­tá­nea­men­te y los días de enfermedad de la es­cue­la se con­ver­ti­rán en una co­sa del pa­sa­do.

Eso de­be ser lo que es­tá su­ce­dien­do en Was­hing­ton, por­que no po­de­mos pen­sar en nin­gu­na otra ra­zón por la cual el Con­gre­so hu­bie­ra de­ja­do que el Pro­gra­ma de Se­gu­ro de Sa­lud pa­ra Ni­ños (CHIP) ex­pi­ra­ra al fi­nal del mes pa­sa­do.

El pro­gra­ma de se­gu­ro fe­de­ral-es­ta­tal ayu­da a ga­ran­ti­zar que los ni­ños de fa­mi­lias de ba­jos y me­dia­nos in­gre­sos no pa­sen sin un cui­da­do de sa­lud im­por­tan­te. Exis­te una preo­cu­pan­te bre­cha en­tre la co­ber­tu­ra de Me­di­caid y los pla­nes pri­va­dos sub­si­dia­dos por la Ley de Cui­da­do de Sa­lud Ase­qui­ble (ACA u Oba­ma­ca­re), y CHIP la cu­bre. Ca­si 9 mi­llo­nes de ni­ños en Es­ta­dos Uni­dos vi­ven en fa­mi­lias que ha­cen de­ma­sia­do pa­ra ca­li­fi­car pa­ra Me­di­caid, pe­ro no lo su­fi­cien­te pa­ra com­prar su pro­pio se­gu­ro. Aquí en Te­xas, CHIP cu­bre apro­xi­ma­da­men­te 340 mil ni­ños.

Es­teaes un área don­de la res­pon­sa­bi­li­dad re­cae ex­clu­si­va­men­te en el go­bierno. No exis­te una so­lu­ción del sec­tor pri­va­do pa­ra el re­to de los ni­ños no ase­gu­ra­dos.

A me­nos que us­ted pla­nee des­me­nu­zar las le­yes de tra­ba­jo in­fan­til, no po­de­mos es­pe­rar que los ni­ños pa­guen una pri­ma men­sual. Y a me­nos que us­ted pla­nee des­pe­da­zar su co­ra­zón, no po­de­mos es­pe­rar que los ni­ños su­fran de­bi­do a la in­ca­pa­ci­dad de sus pa­dres pa­ra pa­gar el se­gu­ro.

Sin el apo­yo fe­de­ral, los fon­dos de Te­xas pa­ra CHIP se ago­ta­rán en fe­bre­ro de 2018, se­gún las es­ti­ma­cio­nes de la Co­mi­sión de Sa­lud y Ser­vi­cios Hu­ma­nos del es­ta­do. Al me­nos otros 10 es­ta­dos ago­ta­rán sus fon­dos pa­ra fi­nes de año.

No hay ex­cu­sa pa­ra que el Con­gre­so de­mo­re en pa­sar una re­no­va­ción rá­pi­da. Una ac­ción in­me­dia­ta po­dría in­clu­so ha­cer fe­li­ces a al­gu­nos vo­tan­tes - una ra­ra ma­nio­bra en Was­hing­ton en es­tos días. Una en­cues­ta de la Fun­da­ción de la Fa­mi­lia Kai­ser en­con­tró el mes pa­sa­do que el 75 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses pien­sa que la reau­to­ri­za­ción de los fon­dos CHIP de­be ser una prio­ri­dad “ex­tre­ma­da” o “muy im­por­tan­te”.

Sin em­bar­go, al­gu­nos po­lí­ti­cos sim­ple­men­te es­tán con­ten­tos con man­te­ner CHIP en se­gun­do plano. Tam­bién es­ta­mos co­men­zan­do a ver a los co­mi­tés del Con­gre­so dis­cu­tien­do so­bre el pa­go del pro­gra­ma - una preo­cu­pa­ción ra­ra­men­te plan­tea­da pa­ra los pre­su­pues­tos mi­li­ta­res o los re­cor­tes de im­pues­tos de los mul­ti­mi­llo­na­rios.

Las fa­mi­lias de Te­xas me­re­cen saber si van a te­ner que hi­po­te­car sus ca­sas pa­ra man­te­ner el tra­ta­mien­to de sus ni­ños con en­fer­me­da­des cró­ni­cas. Los mé­di­cos de sa­las de emer­gen­cia me­re­cen saber si van a ver un au­men­to en los ni­ños que vie­nen por los ser­vi­cios de ur­gen­cia por­que ca­re­cen de aten­ción bá­si­ca.

CHIP dis­fru­tó de un fuer­te apo­yo bi­par­ti­dis­ta cuan­do fue crea­do en 1997 y adop­ta­do en Te­xas en 1999. Los ni­ños y su im­por­tan­cia pa­ra nues­tro fu­tu­ro no han cam­bia­do des­de en­ton­ces.

Tie­ne que ha­ber al­gu­na ex­pli­ca­ción de por qué el Con­gre­so pon­dría en pe­li­gro la sa­lud de los ni­ños. Tal vez la res­pues­ta es ob­via: los ni­ños no vo­tan y no ha­cen do­na­cio­nes de cam­pa­ña. Y en Was­hing­ton, eso sig­ni­fi­ca que no im­por­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.