Re­co­no­cen la­bor de di­rec­tor de clí­ni­ca

El Diario de El Paso - - PORTADA - Fer­nan­da León/El Dia­rio de El Pa­so

Salvador Bal­cor­ta cre­ció en el Se­gun­do Barrio, y los re­tos que en­fren­ta­ba es­te enor­me en­cla­ve de in­mi­gran­tes e hi­jos de in­mi­gran­tes lo mo­ti­vó a en­trar al ac­ti­vis­mo so­cial des­de tem­pra­na edad.

Ya pa­ra los 7 años de edad an­da­ba de aco­me­di­do en even­tos del barrio; a los 14 em­pe­zó a ha­cer ac­ti­vis­mo y a los 16 fue nom­bra­do lí­der de MAYA, la Aso­cia­ción Ju­ve­nil Mé­xi­co-Ame­ri­ca­na.

“Él mis­mo co­men­zó de ni­ño aquí en es­te barrio, vio la po­bre­za, vio la di­fi­cul­tad de mu­chas per­so­nas que vi­vie­ron y co­men­za­ron aquí, y gra­cias a Dios que de­ci­dió de­di­car su vi­da a ser un ac­ti­vis­ta so­cial”, di­jo Ron Gonzales, pá­rro­co de la igle­sia del Sa­gra­do Co­ra­zón.

Pe­ro el más gran­de lo­gro de Bal­cor­ta ha si­do de­di­car 25 años de su vi­da a una clí­ni­ca co­mu­ni­ta­ria en el Se­gun­do Barrio, que ha evo­lu­cio­na­do tan­to en los ser­vi­cios que ofre­ce co­mo en la im­por­tan­cia que tie­ne pa­ra el ve­cin­da­rio.

El Cen­tro de Sa­lud Fa­mi­liar La Fe em­pe­zó en 1967 co­mo una ofi­ci­na de un so­lo cuar­to; aho­ra es una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro con su­cur­sa­les por to­do El Pa­so que ofre­ce ser­vi­cios de sa­lud, pre­ven­ción de en­fer­me­da­des, orien­ta­ción pa­ra la co­mu­ni­dad con VIH/ si­da, ase­so­ría de vi­vien­da y or­ga­ni­za­ción co­mu­ni­ta­ria.

La con­tri­bu­ción de Bal­cor­ta a es­te es­fuer­zo le va­lió ayer la de­sig­na­ción al ‘Pre­mio Fat­her Rahm a la Per­so­na del Año del Se­gun­do Barrio’, otor­ga­da por la igle­sia Sa­gra­do Co­ra­zón.

“Es­te pre­mio re­co­no­ce a una per­so­na u or­ga­ni­za­ción que ha con­tri­bui­do aquí en es­te barrio, a lo me­jor en mo­dos de edu­ca­ción, cul­tu­ral, ar­te, eco­nó­mi­co, sa­lud, en to­do ca­so per­so­nas o gru­pos que han he­cho una di­fe­ren­cia aquí y que han con­tri­bui­do”, afir­mó el pá­rro­co Gonzales.

Bal­cor­ta di­jo sen­tir­se sor­pren­di­do por el re­co­no­ci­mien­to, y a la vez or­gu­llo­so.

El men­sa­je que com­par­te en la clí­ni­ca es con­sis­ten­te con los va­lo­res que re­co­no­ce el pre­mio Fat­her Rahm.

“Te­ne­mos fuer­tes raí­ces en nues­tra co­mu­ni­dad y sal­va­guar­da­mos el bie­nes­tar de la gen­te a la que ser­vi­mos. Com­par­ti­mos los mis­mos sue­ños de los fun­da­do­res y nos he­mos con­ver­ti­do en lí­de­res en la lucha por la jus­ti­cia so­cial y los de­re­chos hu­ma­nos”, ma­ni­fies­ta.

El di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Cen­tro de Sa­lud Fa­mi­liar La Fe, tra­ba­jó en con­jun­to con el pa­dre Rahm, a quien le guar­da gran admiración por su la­bor hu­ma­ni­ta­ria.

“El pa­dre (Ha­rold) Rahm es una per­so­na bien gran­de, no so­la­men­te en las vi­das de no­so­tros en Se­gun­do Barrio si no pa­ra lo que ha he­cho mun­dial­men­te en lo que se tra­ta de far­ma­co­de­pen­den­cia, en lo que se tra­ta de la gen­te de la ca­lle, en lo que se tra­ta de to­dos los pro­ble­mas que hay en la po­bre­za”, di­jo Bal­cor­ta.

“En Bra­sil, en es­tos úl­ti­mos 50 años, se ha con­ver­ti­do en una per­so­na gi­gan­te en esos te­mas”, agre­gó.

Asi­mis­mo, Bal­cor­ta agre­gó que se en­cuen­tra aún más or­gu­llo­so por el re­co­no­ci­mien­to que le fue otor­ga­do lue­go de que el mis­mo pa­dre Rahm le en­via­ra una no­ta es­cri­ta en por­tu­gués don­de lo fe­li­ci­ta­ba por sus lo­gros.

“Yo in­gre­sé co­mo mo­na­gui­llo de es­ta igle­sia a los 7 años, tu­ve la di­cha de ni­ño de aga­rrar un po­qui­to el co­no­ci­mien­to del pa­dre Rahm, él es con quien hi­ci­mos nues­tra pri­me­ra co­mu­nión, él es el que lle­va­ba la igle­sia a los ba­rrios, lle­va­ba la igle­sia a nues­tros pre­si­dios, a nues­tros ve­cin­da­rios”, di­jo Bal­cor­ta. “To­da­vía pue­do ce­rrar los ojos y ver las ma­más sa­can­do sus me­sas, al­mi­do­nan­do los man­te­les, sa­can­do ve­la­do­ras y ha­cien­do un al­tar ahí en el pa­tio por­que iba a ve­nir el pa­dre Rahm a dar mi­sa o a dar ro­sa­rio”, re­cuer­da.

Pe­se a que Bal­cor­ta ha si­do re­co­no­ci­do por su la­bor hu­ma­ni­ta­ria en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, es­ta men­ción guar­da un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial pa­ra su per­so­na.

“He si­do ben­de­ci­do en que he re­ci­bi­do ya bas­tan­ti­tos pre­mios pe­ro és­te es el pre­mio de mi ca­sa, es el pre­mio de mi lu­gar don­de yo cre­cí, don­de he cre­ci­do, don­de he tra­ba­ja­do, yo res­pi­ro Se­gun­do Barrio, eso es mi vi­da”, fi­na­li­zó Bal­cor­ta.

SalVaDoR Bal­coR­ta (izquierda), or­gu­llo del se­gun­do Barrio

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.