Te­men cen­troa­me­ri­ca­nos per­der vi­sa hu­ma­ni­ta­ria

Eli­mi­na Ca­sa Blanca TPS pa­ra hai­tia­nos; hon­du­re­ños, sal­va­do­re­ños y ni­ca­ra­güen­ses tam­bién de­pen­den de am­pa­ro

El Diario de El Paso - - PORTADA - Die­go Mur­cia/El Dia­rio de El Pa­so

Mi­les de sal­va­do­re­ños, hon­du­re­ños y ni­ca­ra­güen­ses que en­tra­ron al país con vi­sas hu­ma­ni­ta­rias des­pués de te­rre­mo­tos e inun­da­cio­nes a prin­ci­pios de la dé­ca­da del 2000, te­men per­der su Es­ta­tus de Pro­tec­ción Tem­po­ral (TPS), y ser ob­je­to de de­por­ta­ción el pró­xi­mo año.

La aler­ta que tie­ne en vi­lo a los cen­troa­me­ri­ca­nos en Te­xas y otros lu­ga­res na­ció a raíz de la de­ci­sión del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de ter­mi­nar el es­ta­tus pa­ra los ciu­da­da­nos de Hai­tí y re­cor­tar de 18 a seis me­ses el be­ne­fi­cio pa­ra los na­cio­na­les de Su­dán, que tam­bién po­dría ser fi­ni­qui­ta­do.

El TPS pue­de ser con­ce­di­do a los ciu­da­da­nos de un país por un con­flic­to ar­ma­do en cur­so, un desas­tre am­bien­tal, o con­di­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias y tem­po­ra­les que im­pi­dan a las per­so­nas de di­cho país vi­vir una vi­da nor­mal.

Pe­ro al ser re­mo­vi­do el TPS, los be­ne­fi­cia­rios re­gre­san al es­ta­tus mi­gra­to­rio que la per­so­na te­nía an­tes de re­ci­bir­lo, a me­nos que la per­so­na ha­ya ad­qui­ri­do con éxi­to un nue­vo es­ta­tus mi­gra­to­rio.

“Es­to re­sul­ta muy di­fí­cil pa­ra mi­les de per­so­nas que han ve­ni­do re­no­van­do, por años, su si­tua­ción”, co­men­tó Me­lis­sa Ló­pez, di­rec­to­ra de los Ser­vi­cios Dio­ce­sa­nos pa­ra Mi­gran­tes y Re­fu­gia­dos en El Pa­so.

Se­gún Ló­pez, si es­tas per­so­nas dis­pu­sie­ran sa­lir del país pa­ra que les con­ce­die­ran un nue­vo es­ta­tus, se­rían cas­ti­ga­das y no po­drían vol­ver a los Es­ta­dos Uni­dos en, por lo me­nos, 10 años.

De acuer­do a da­tos de USCIS, más de 350 mil cen­troa­me­ri­ca­nos es­tán am­pa­ra­dos por el TPS. A fi­na­les de 2016 ha­bía 263 mil 282 sal­va­do­re­ños pro­te­gi­dos has­ta el 9 de mar­zo de 2018; 86 mil 163 hon­du­re­ños y 5 mil 349 ni­ca­ra­güen­ses es­tán re­gis­tra­dos ba­jo el pro­gra­ma, que ven­ce el 5 de enero del pró­xi­mo año.

Ló­pez ex­pli­có: “pa­ra apli­car a la re­si­den­cia, uno tie­ne que ha­ber en­tra­do de ma­ne­ra le­gal a los Es­ta­dos Uni­dos. En cier­tas par­tes del país, el TPS es con­si­de­ra­do una en­tra­da le­gal al país y las per­so­nas con es­ta pro­tec­ción pue­den apli­car pa­ra un pro­ce­so mi­gra­to­rio sin pro­ble­ma”.

La Cor­te de Ape­la­cio­nes del No­veno Cir­cui­to de­ter­mi­nó que el be­ne­fi­cio del TPS im­pli­ca una acep­ta­ción le­gal en el país y por lo tan­to sus be­ne­fi­cia­rios son can­di­da­tos a so­li­ci­tar la re­si­den­cia per­ma­nen­te, ex­pli­có Mar­ta Aré­va­lo, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va del Cen­tro de Re­cur­sos Cen­troa­me­ri­ca­nos (Cre­cen).

“Por des­gra­cia, en Te­xas y Loui­sia­na, que per­te­ne­cen al Quin­to Cir­cui­to, no re­co­no­cen al TPS co­mo una en­tra­da le­gal y por eso lo que se han ve­ni­do am­pa­ran­do en él, la tie­nen muy di­fí­cil si lo lle­gan a qui­tar”, co­men­tó Ló­pez.

Hu­ye­ron del desas­tre

A raíz de una se­rie de de­sas­tres na­tu­ra­les en Cen­troa­mé­ri­ca, sal­va­do­re­ños, hon­du­re­ños y ni­ca­ra­güen­ses fue­ron ele­gi­bles pa­ra el TPS, el cual ofre­ció pro­tec­ción pro­vi­sio­nal contra la de­por­ta­ción y dio au­to­ri­za­ción de tra­ba­jo a aque­llas per­so­nas que se en­con­tra­ban en te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se cuan­do se apro­bó la me­di­da.

Ese fue el ca­so de Ol­ga En­rí­quez, ori­gi­na­ria de Olan­cho, Hon­du­ras, don­de en 1998, el hu­ra­cán Mitch de­jó a su pa­so muer­te, des­truc­ción y mu­chos dam­ni­fi­ca­dos. Ella emi­gró a es­te país en bus­ca de su ma­dre y her­ma­na y me­ses más tar­de re­ci­bía la pro­tec­ción tem­po­ral que aho­ra te­me le pue­dan qui­tar el pró­xi­mo año.

“Si se los qui­tó a los hai­tia­nos y quie­re qui­tar el DA­CA, ¿qué lo de­tie­ne de de­por­tar­nos a no­so­tros?”, re­fle­xio­nó la hon­du­re­ña.

De acuer­do con ci­fras del Cen­so de po­bla­ción de Es­ta­dos Uni­dos, la mi­tad de los in­mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos se han es­ta­ble­ci­do en tres es­ta­dos: Ca­li­for­nia (27 por cien­to), Te­xas (12 por cien­to) y Flo­ri­da (11 por cien­to).

En el pe­río­do 2011-15, los cua­tro con­da­dos prin­ci­pa­les con in­mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos fue­ron Los Án­ge­les en Ca­li­for­nia, Ha­rris en Te­xas, Mia­mi-Da­de en Flo­ri­da y Prin­ce Geor­ge en Mary­land. Es­tos cua­tro con­da­dos en con­jun­to re­pre­sen­ta­ron al­re­de­dor del 30 por cien­to de la po­bla­ción to­tal de in­mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos en Es­ta­dos Uni­dos.

Un ali­vio tem­po­ral

El Con­gre­so creó el Es­ta­tus de Pro­tec­ción Tem­po­ral (TPS) con la Ley de In­mi­gra­ción de 1990.

Has­ta agos­to de 2017, 10 paí­ses te­nían TPS vi­gen­te: El Salvador, Hai­tí, Hon­du­ras, Ne­pal, Ni­ca­ra­gua, So­ma­lia, Su­dán del Sur, Su­dán, Si­ria y Ye­men.

Una de­sig­na­ción de TPS se pue­de ha­cer por 6, 12 o 18 me­ses a la vez. Por lo me­nos 60 días an­tes de la ex­pi­ra­ción de TPS, el se­cre­ta­rio de­be de­ci­dir si ex­ten­der o ter­mi­nar una de­sig­na­ción ba­sa­da en las con­di­cio­nes en el país ex­tran­je­ro.

El te­mor de per­der ese es­ta­tus se acre­cen­tó en­tre los be­ne­fi­cia­dos de es­te pro­gra­ma en abril de es­te año, lue­go de que se fil­tra­ra a los me­dios una car­ta en la que Ja­mes McCa­ment, di­rec­tor in­te­ri­no del Ser­vi­cio de In­mi­gra­ción y Ciu­da­da­nía (USCIS), re­co­men­da­ra no re­no­var el be­ne­fi­cio que el Go­bierno de Ba­rack Oba­ma brin­dó en 2010 a los ciu­da­da­nos de Hai­tí, tras su­frir un de­vas­ta­dor te­rre­mo­to.

En di­cha mi­si­va, McCa­ment ar­gu­men­ta­ba que las con­di­cio­nes en Hai­tí ha­bían me­jo­ra­do lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra po­ner fin al am­pa­ro tem­po­ral.

Los be­ne­fi­cia­rios de TPS que en­tra­ron a los Es­ta­dos Uni­dos sin ins­pec­ción y que no son ele­gi­bles pa­ra otros be­ne­fi­cios de in­mi­gra­ción, por ejem­plo, vol­ve­rían a ser in­do­cu­men­ta­dos al fi­nal de una de­sig­na­ción de TPS y es­ta­rán su­je­tos a re­mo­ción.

Lo que recomienda la abo­ga­da mi­gra­to­ria Me­lis­sa Ló­pez es bus­car ase­so­ría le­gal lo más pron­to po­si­ble pa­ra so­pe­sar las op­cio­nes que las per­so­nas ba­jo es­ta pro­tec­ción tie­nen, an­tes de que sea de­ma­sia­do tar­de.

So­li­ci­tan­teS al TPS es­pe­ran pa­ra rea­li­zar trá­mi­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.