Li­bre, in­mi­gran­te pro­te­gi­do vs de­por­ta­ción por igle­sia

El Diario de El Paso - - INMIGRACIÓN - The New York Ti­mes

Filadelfia – De ca­ra a su de­por­ta­ción a Mé­xi­co y te­mien­do que lo se­pa­ra­ran de sus hi­jos, Ja­vier Flo­res Gar­cía se re­fu­gió el año pa­sa­do en una igle­sia me­to­dis­ta en el cen­tro de Filadelfia. Los miem­bros de la con­gre­ga­ción pre­pa­ra­ron una ha­bi­ta­ción tem­po­ral pa­ra él en el só­tano y le pro­me­tie­ron dar­le re­fu­gio, sin im­por­tar por cuán­to tiem­po lo ne­ce­si­ta­ra.

El miér­co­les, des­pués de ca­si 11 me­ses, Flo­res sa­lió de la igle­sia de­fi­ni­ti­va­men­te, un ra­ro ga­na­dor en­tre las de­ce­nas de mi­les de in­mi­gran­tes ile­ga­les que han lu­cha­do contra la de­por­ta­ción es­te año.

Su ca­so se re­sol­vió de ma­ne­ra inusual: se le pro­me­tió un ti­po es­pe­cial de vi­sa que se otor­ga a víc­ti­mas de crí­me­nes que ayu­dan a la Po­li­cía. Aun así, la li­ber­tad de Flo­res le da al cre­cien­te mo­vi­mien­to de refugios-san­tua­rios, or­ga­ni­za­do por tem­plos en to­do el país pa­ra pro­te­ger a los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, una pe­que­ña vic­to­ria an­te la ex­ten­di­da mano du­ra fe­de­ral.

El ca­so de Flo­res mues­tra “que cuan­do lu­cha­mos y re­sis­ti­mos, ga­na­mos”, di­jo Eri­ka Almiron, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Jun­tos, una or­ga­ni­za­ción que de­fien­de los de­re­chos de los in­mi­gran­tes en Filadelfia y que se hi­zo res­pon­sa­ble del ca­so de Flo­res.

El pre­si­den­te Donald Trump lle­gó al car­go ju­ran­do que sa­ca­ría del país a mi­llo­nes de in­mi­gran­tes que es­tán en EU de ma­ne­ra ile­gal, y los arrestos a in­mi­gran­tes han au­men­ta­do cer­ca de un 40 por cien­to en 2017 en re­la­ción con el año pa­sa­do, a una ta­sa de ca­si 400 per­so­nas al día.

Des­de que Trump fue ele­gi­do, 34 per­so­nas que en­fren­tan la de­por­ta­ción se han re­fu­gia­do pú­bli­ca­men­te en igle­sias, in­clu­yen­do cua­tro es­ta se­ma­na, de acuer­do con el re­ve­ren­do Noel An­der­sen, mi­nis­tro de la Igle­sia Unida de Cris­to y coordinador na­cio­nal co­mu­ni­ta­rio del Church World Ser­vi­ce, una or­ga­ni­za­ción ecu­mé­ni­ca de de­re­chos hu­ma­nos y reasen­ta­mien­to de re­fu­gia­dos. Has­ta aho­ra, sie­te de esas 34 per­so­nas han de­ja­do sus refugios des­pués de re­ci­bir in­mu­ni­dad an­te la de­por­ta­ción, se­ña­ló.

“No so­lo son nues­tros ami­gos y miem­bros de nues­tra co­mu­ni­dad, a me­nu­do tam­bién son miem­bros de nues­tra con­gre­ga­ción”, di­jo An­der­sen, quien ayu­da a coor­di­nar la coa­li­ción pa­ra el re­fu­gio.

Flo­res se adap­tó a la vi­da den­tro de la igle­sia, ayu­dan­do a pin­tar y ha­cer re­pa­ra­cio­nes, po­nien­do las me­sas pa­ra el co­me­dor de be­ne­fi­cen­cia de la igle­sia y re­zan­do en el im­po­nen­te san­tua­rio gó­ti­co. Sus hi­jos pe­que­ños, que lo ex­tra­ña­ban en ca­sa, a ve­ces se que­da­ban a pa­sar la no­che con él en la igle­sia.

“Lo más di­fí­cil pa­ra mí fue to­do el su­fri­mien­to por el que tu­vie­ron que pa­sar mis hi­jos, to­do el trau­ma psi­co­ló­gi­co”, di­jo Flo­res en una vi­deo­con­fe­ren­cia con los re­por­te­ros. “Pe­ro sa­bía­mos que mi ca­so era só­li­do y te­nía que se­guir lu­chan­do pa­ra es­tar con ellos”.

Su per­ma­nen­cia co­mo re­fu­gia­do en una igle­sia ha si­do de las más lar­gas, pe­ro da­do que el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma tam­bién re­cu­rrió am­plia­men­te a las de­por­ta­cio­nes, hay dos per­so­nas más que si­guen re­fu­gia­das des­pués de más de año y me­dio. Al otro ex­tre­mo del es­pec­tro, di­jo An­der­sen, una mu­jer de Gua­te­ma­la que se re­fu­gió en ju­lio en una igle­sia pen­te­cos­tal en New Ha­ven, Con­nec­ti­cut, ob­tu­vo la re­so­lu­ción de su ca­so en me­nos de una se­ma­na.

Es­ta se­ma­na, igle­sias en Ra­leigh, Ca­ro­li­na del Nor­te; Me­ri­den, Con­nec­ti­cut; y High­land Park, Nue­va Jer­sey, anun­cia­ron que es­ta­ban ofre­cien­do re­fu­gio a un to­tal de cua­tro per­so­nas. La igle­sia de Nue­va Jer­sey ad­mi­tió a una pa­re­ja que di­jo que po­drían ser per­se­gui­dos por su fe cris­tia­na si los de­por­ta­ban a In­do­ne­sia. Es la se­gun­da oca­sión en que se re­fu­gian en la mis­ma igle­sia, de acuer­do con el pas­tor, Seth Ka­per-Da­le, un de­fen­sor de in­mi­gran­tes que aho­ra se ha pos­tu­la­do pa­ra go­ber­na­dor en la pla­ni­lla del Par­ti­do Ver­de.

Es po­lí­ti­ca de la Agen­cia de In­mi­gra­ción y Con­trol de Adua­nas que las igle­sias, es­cue­las y hos­pi­ta­les son “lu­ga­res de­li­ca­dos”, don­de los fun­cio­na­rios no lle­van a ca­bo arrestos, ex­cep­to en cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les.

Has­ta aho­ra, “la po­lí­ti­ca de con­trol en los lu­ga­res de­li­ca­dos no ha cam­bia­do” en el go­bierno de Trump, di­jo Jen­ni­fer El­zea, la se­cre­ta­ria in­te­ri­na de pren­sa de la agen­cia: “Yo no he sa­bi­do de ca­sos en que ha­ya­mos en­tra­do en una igle­sia o lu­gar de de­vo­ción pa­ra lle­var a ca­bo ac­cio­nes de cum­pli­mien­to de la ley”.

Ja­vier Flo­res Gar­cía per­ma­ne­ció en el tem­plo du­ran­te ca­si 11 me­ses

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.