El ar­ma se­cre­ta del pre­si­den­te

El Diario de El Paso - - OPINIÓN -

El ho­rror dia­rio que es la pre­si­den­cia de Trump de­be­ría ha­ber caí­do ya por su pro­pio pe­so. Es­tá en gue­rra con los de­mó­cra­tas, la pren­sa, ju­ga­do­res de fut­bol ame­ri­cano, el se­na­dor re­pu­bli­cano Bob Cor­ker, las mu­je­res, Puer­to Ri­co, el Oba­ma­ca­re y el acuer­do nu­clear de Irán (es­ta es só­lo una lis­ta par­cial). La úl­ti­ma en­cues­ta de po­pu­la­ri­dad de Ga­llup si­túa la ca­li­fi­ca­ción de apro­ba­ción na­cio­nal del pre­si­den­te en tan so­lo un 37 por cien­to. Pe­ro na­da de eso im­por­ta.

En el pre­si­den­te Donald Trump te­ne­mos un hom­bre que vi­ve pa­ra los aplau­sos, es­pe­cial­men­te de aque­llos que lo aman. Lo alar­man­te es que mu­chos lo aman. Su ba­se ha es­ta­do con él des­de el prin­ci­pio y las en­cues­tas mues­tran que no se le des­pe­gan. No es sor­pren­den­te, mu­cho de lo que ha di­cho y he­cho ha si­do mú­si­ca sua­ve pa­ra sus oí­dos.

Los re­sul­ta­dos de una en­cues­ta del Wall Street Jour­nal/NBC News mues­tran que Trump go­za con un apa­bu­llan­te apo­yo del 84 por cien­to en­tre los re­pu­bli­ca­nos más con­ser­va­do­res, y un 99 por cien­to de apo­yo en­tre los es­ta­dou­ni­den­ses que en son­deos pre­vios se iden­ti­fi­ca­ban co­mo “par­ti­da­rios de Trump”.

En­ton­ces, es­to ex­pli­ca la ale­gría de Trump al ata­car a los ju­ga­do­res “mi­llo­na­rios irres­pe­tuo­sos” de la NFL, a la co­men­ta­ris­ta afro­ame­ri­ca­na Je­me­le Hill y al re­pu­bli­ca­do re­bel­de “Lidd­le” Bob Cor­ker, así co­mo su des­dén por los de­mó­cra­tas, la Cons­ti­tu­ción y Puer­to Ri­co, por nom­brar só­lo al­gu­nos.

Es­to tam­bién ayu­da a ex­pli­car por qué la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na de Cá­ma­ra y del Se­na­do vi­ven con mie­do de cri­ti­car al pre­si­den­te. Te­ner a Trump en contra po­dría ani­mar a al­gún ul­tra­con­ser­va­dor en sus dis­tri­tos a pos­tu­lar­se contra ellos en mar­zo. Eso ex­pli­ca por­qué Cor­ker, re­pu­bli­cano de Ten­nes­see, de­ci­dió cri­ti­car abier­ta­men­te a Trump: no se va a pos­tu­lar a re­elec­ción, y por lo tan­to ya no tie­ne na­da qué per­der. Es­to no quie­re de­cir que la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na en el Con­gre­so es­té a dis­po­si­ción del pre­si­den­te; ya se ne­gó a de­ro­gar el Oba­ma­ca­re o ha­cer a un la­do las san­cio­nes a Ru­sia. Es­to, nue­va­men­te, fue un ac­to de su­per­vi­ven­cia po­lí­ti­ca an­te sus vo­tan­tes dis­tri­ta­les.

Cuan­do el Se­na­do re­gre­se de otro re­ce­so la pró­xi­ma se­ma­na, sus miem­bros re­pu­bli­ca­nos con­ti­nua­rán la di­ná­mi­ca de evi­tar ene­mis­tar al pre­si­den­te. Su si­len­cio o su­mi­sión a las ini­cia­ti­vas de Trump re­fle­ja el po­der en el uni­ver­so re­pu­bli­cano de los nú­me­ros que res­pal­dan al pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.