Ana­li­za­rán ce­re­bro de ti­ra­dor de Las Ve­gas

El Diario de El Paso - - PANORAMA - ue­va York

N– Nor­mal­men­te los ce­re­bros lle­gan por Fe­de­ral Ex­press. Arri­ban un par de ve­ces al mes al laboratorio de Han­nes Vo­gel, di­rec­tor de neu­ro­pa­to­lo­gía en el Cen­tro Mé­di­co de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford. Pre­fie­re re­ci­bir­los en­te­ros, fi­ja­dos en for­ma­li­na, jun­to con su cu­bier­ta y la co­lum­na ver­te­bral.

Uno de los si­guien­tes ce­re­bros que lle­ga­rá, a prin­ci­pios de la pró­xi­ma se­ma­na, se­rá el de Step­hen Pad­dock, quien asesinó a 58 asis­ten­tes a un con­cier­to en Las Ve­gas el pri­mer día de es­te mes en un arre­ba­to furioso sin mo­ti­vos cla­ros. Aun­que los ofi­cia­les de la Po­li­cía tra­tan de en­ten­der el ti­ro­teo ma­si­vo re­co­lec­tan­do prue­bas y en­tre­vis­tan­do a quie­nes se cru­za­ron en el ca­mino del ti­ra­dor, Vo­gel se pre­pa­ra pa­ra bus­car pis­tas en los res­tos del ce­re­bro de Pad­dock. En una se­rie de en­tre­vis­tas, las pri­me­ras que ha da­do so­bre el ca­so, ha­bló so­bre el tra­ba­jo que pien­sa ha­cer.

An­tes, la ofi­ci­na de in­ves­ti­ga­ción fo­ren­se del con­da­do Clark ha­bía anun­cia­do que la au­top­sia de Pad­dock ha­bía fi­na­li­za­do y que se en­via­rían te­ji­dos de su crá­neo a Stan­ford pa­ra bus­car un po­si­ble tras­torno ce­re­bral.

“No re­pa­re en gas­tos”, cuen­ta Vo­gel que le di­jo un pa­tó­lo­go de la ofi­ci­na de in­ves­ti­ga­ción fo­ren­se.

“La mag­ni­tud de es­ta tra­ge­dia tie­ne a mu­cha gen­te pre­gun­tán­do­se có­mo pu­do ha­ber evo­lu­cio­na­do”, di­jo Vo­gel.

Eso in­clu­ye si una o más de cin­co en­fer­me­da­des neu­ro­ló­gi­cas pro­pues­tas an­te la ofi­ci­na de in­ves­ti­ga­ción fo­ren­se pu­die­ron ha­ber desem­pe­ña­do al­gún pa­pel. Aun cuan­do las pro­ba­bi­li­da­des de en­con­trar res­pues­tas en el te­ji­do ce­re­bral al mis­te­rio del ac­to de Pad­dock son mí­ni­mas, di­jo Vo­gel, “to­das esas es­pe­cu­la­cio­nes que an­dan por ahí po­drán re­sol­ver­se, yo creo”.

Ya se han lle­va­do a ca­bo aná­li­sis de los ce­re­bros de ase­si­nos ma­si­vos en el pasado, pe­ro los ex­per­tos di­je­ron que no tie­nen no­ti­cias de que exis­ta al­gu­na com­pi­la­ción de los ha­llaz­gos.

Vo­gel, uno de los re­la­ti­va­men­te po­cos neu­ro­pa­tó­lo­gos aca­dé­mi­cos que se en­fo­can en es­tu­dios fo­ren­ses, di­jo que pla­nea bus­car y fo­to­gra­fiar cual­quier anor­ma­li­dad evi­den­te, co­mo un tu­mor o mal­for­ma­ción, que pu­die­ra sen­tir­se o ver­se a sim­ple vis­ta.

Luego se en­fo­ca­rá en las es­truc­tu­ras in­te­rio­res. El ce­re­bro de Pad­dock ya fue so­me­ti­do a una eva­lua­ción ini­cial, pe­ro Vo­gel pro­ba­ble­men­te ha­rá una di­sec­ción más pro­fun­da, con cor­tes verticales des­de arri­ba con un cu­chi­llo gran­de orien­ta­do co­mo de una ore­ja a la otra. To­ma­rá mues­tras del te­ji­do y sus co­le­gas ela­bo­ra­rán lá­mi­nas del grue­so de una ho­ja de pa­pel, las co­lo­ca­rán en por­taob­je­tos y les pon­drán tin­tu­ras que re­sal­ten las po­si­bles ano­ma­lías en cé­lu­las in­di­vi­dua­les.

Vo­gel di­jo que el miér­co­les le

Bus­can pis­tas so­bre la ma­tan­za

pre­sen­ta­ron un in­for­me so­bre la con­di­ción del ce­re­bro del ase­sino, in­clu­yen­do un da­ño cau­sa­do por una apa­ren­te he­ri­da de ba­la au­to­in­fli­gi­da en la ca­be­za. Aun­que la he­ri­da pue­de com­pro­me­ter la eva­lua­ción ge­ne­ral del ce­re­bro, di­jo, “pa­ra mu­chas de las co­sas so­bre las que la gen­te es­tá es­pe­cu­lan­do aún ser­vi­rá, pe­ro de­pen­de de que lo vea”.

Aun así, él y otros cin­co ex­per­tos en su cam­po es­pe­ran apa­ci­guar las ex­pec­ta­ti­vas de la gen­te.

“Es al­go muy en­ga­ño­so”, di­jo el Jan E. Leest­ma, au­tor de un li­bro de tex­to so­bre neu­ro­pa­to­lo­gía fo­ren­se y ase­sor que, ha­ce una dé­ca­da, ofre­ció un testimonio opues­to al de Vo­gel en un ca­so de ase­si­na­to. “La co­rre­la­ción en­tre lo que po­dría ha­ber es­truc­tu­ral­men­te ahí y el com­por­ta­mien­to es di­fí­cil de es­ta­ble­cer. A me­nu­do plan­tea más pre­gun­tas de las que res­pon­de”.

En el ca­so del hom­bre ar­ma­do de Las Ve­gas, quien te­nía 64 años, se ha es­pe­cu­la­do so­bre un proceso pa­to­ló­gi­co co­no­ci­do co­mo de­ge­ne­ra­ción lo­bu­lar fron­to-tem­po­ral. Afec­ta áreas del ce­re­bro vi­ta­les pa­ra las “fun­cio­nes eje­cu­ti­vas”, co­mo la to­ma de de­ci­sio­nes y la in­ter­ac­ción so­cial. Con fre­cuen­cia la en­fer­me­dad se desata en pa­cien­tes de 50 o 60 y tan­tos años, y pue­de cau­sar mar­ca­dos cam­bios de per­so­na­li­dad; a ve­ces es he­re­di­ta­ria.

“Es­tas per­so­nas tien­den no­to­ria­men­te a co­me­ter erro­res de jui­cio y te­ner una con­duc­ta des­con­tro­la­da”, di­jo Vo­gel. Sin em­bar­go, en el ca­so de Pad­dock, “la gen­te di­rá al mis­mo tiem­po que es­te ti­po fue muy me­ticu­loso pla­nean­do y de­más, y que eso se­ría im­pro­ba­ble”.

De to­das for­mas, di­ce que en su aná­li­sis del ce­re­bro: “esa se­rá pro­ba­ble­men­te el área en la que no qui­sie­ra de­jar ni un ca­bo suel­to”.

Por lo ge­ne­ral, en Stan­ford hay una se­sión se­ma­nal en la que se sec­cio­nan ce­re­bros y se es­tu­dian en una sa­la ale­da­ña a la mor­gue del hos­pi­tal, con un gru­po de asis­ten­tes que in­clu­ye a doc­to­res con una lar­ga tra­yec­to­ria y apren­di­ces. Sin em­bar­go, Vo­gel di­jo que qui­zá ana­li­ce el ce­re­bro de Vo­gel él so­lo, debido al al­to per­fil del ca­so. Los re­sul­ta­dos se en­via­rán di­rec­ta­men­te a la ofi­ci­na de in­ves­ti­ga­ción fo­ren­se, di­jo, y se re­gre­sa­rán to­dos los ma­te­ria­les.

Vo­gel se­ña­ló que el pre­cio de un exa­men bá­si­co de ce­re­bro, con ob­ser­va­cio­nes mi­cros­có­pi­cas de ocho a diez sec­cio­nes, cuesta cer­ca de 500 dó­la­res, in­clu­yen­do el pa­go tan­to al hos­pi­tal co­mo al doc­tor. Usar tin­tu­ras es­pe­cia­les en el te­ji­do pue­de au­men­tar el pre­cio.

Co­men­tó que bus­ca­rá se­ña­les de to­das las en­fer­me­da­des es­tán­dar neu­ro­ló­gi­cas de­tec­ta­bles, in­clu­yen­do in­far­tos, en­fer­me­da­des vas­cu­la­res, tu­mo­res, ciertos ti­pos de epi­lep­sia, es­cle­ro­sis múltiple, tras­tor­nos de­ge­ne­ra­ti­vos, trau­ma­tis­mos fí­si­cos e in­fec­cio­nes. No obs­tan­te, la ma­yo­ría de las en­fer­me­da­des psi­quiá­tri­cas no son dis­cer­ni­bles me­dian­te es­te ti­po de aná­li­sis en la ac­tua­li­dad.

“Creo que to­dos du­dan mu­cho que en­con­tre­mos al­go”, di­jo Vo­gel. “Las po­si­bi­li­da­des de ex­pli­car es­te ti­po de com­por­ta­mien­to son mí­ni­mas des­de un pun­to de vis­ta neu­ro­pa­to­ló­gi­co”.

El doc­tor Hans Vo­gel ha­rá una di­sec­ción pa­ra ini­ciar su es­tu­dio

El lU­gar del in­ci­den­te, la ma­ña­na si­guien­te a la ma­sa­cre

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.