Le dic­tan ca­de­na per­pe­tua por ma­tar a yerno

El Diario de El Paso - - PORTADA - Kar­la Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

Era un ase­sino que no tu­vo pie­dad de la víc­ti­ma: fis­cal

Un hom­bre de 66 años fue en­con­tra­do cul­pa­ble de ma­tar a ba­la­zos a su yerno y sen­ten­cia­do a pa­sar el res­to de su vi­da en pri­sión.

Ja­vier Are­llano Qui­ño­nes es­cu­chó ayer inex­pre­si­vo la con­de­na de un ju­ra­do que tar­dó me­nos de 40 mi­nu­tos en sen­ten­ciar­lo por el ho­mi­ci­dio de Wi­lliam Wolff en di­ciem­bre de 2015.

Wolff, quien era maes­tro en el Co­le­gio de la Co­mu­ni­dad (EPCC) cam­pus Va­lle Ver­de fue aba­ti­do a ti­ros por su sue­gro a fue­ra de la ofi­ci­na de su her­mano Erick Wolff. Omar Car­mo­na, abo­ga­do de la de­fen­sa ar­gu­men­tó que su clien­te fue uti­li­za­do co­mo un “tí­te­re” por su hi­ja Eri­ka Qui­ño­nes, quien no so­por­ta­ba la idea de que Wolff con­vi­vie­ra con la me­nor de en­ton­ces dos años.

“Es­ta­mos aquí por­que Eri­ka no pu­do so­por­tar la idea que Wi­lliam Wolff pa­sa­rá tiem­po con su hi­ja y co­mo no pu­do ma­ni­pu­lar a la cor­te, acu­dió a la úni­ca per­so­na que le cree­ría cual­quier co­sa”, di­jo Car­mo­na.

Es­to debido a que Eri­ka hi­zo una se­rie de acu­sa­cio­nes con­tra Wolff di­cien­do que él era “un mal pa­dre”, mis­mas que nun­ca pu­do com­pro­bar.

Car­mo­na agre­gó que nin­gu­na sen­ten­cia por al­ta o ba­ja que se le dé a su clien­te le de­vol­ve­rá la vi­da a Wolff.

Pe­ro el fis­cal Ja­mes Mon­to­ya reite­ró que Are­llano Qui­ño­nes era un “ase­sino” que no tu­vo pie­dad de la víc­ti­ma.

“No de­jen que su edad y apa­rien­cia (de Are­llano Qui­ño­nes) los en­ga­ñe, es pe­li­gro­so, un ase­sino. Le dis­pa­ró a Wolff en la ca­lle co­mo si fue­ra un pe­rro”, en­fa­ti­zó Mon­to­ya.

El fis­cal ase­gu­ró que Are­llano Qui­ño­nes pla­neó el ho­mi­ci­dio por me­ses, ya que an­tes de los he­chos re­cu­rrió a sus dos me­jo­res ami­gos pa­ra in­ten­tar con­tra­tar un si­ca­rio en Ciu­dad Juá­rez.

“Co­mo sus ami­gos le di­je­ron que co­mo po­día pen­sar que ellos co­no­cían a un si­ca­rio, de­ci­dió ha­cer el tra­ba­jo por sí so­lo”, di­jo.

Mon­to­ya agre­gó que el hom­bre tu­vo 19 ho­ras pa­ra pen­sar las co­sas, ya que via­jó des­de Te­ca­te, Ba­ja Ca­li­for­nia a El Pa­so pa­ra ase­si­nar a su yerno.

“Tu­vo mu­chas ho­ras pa­ra pen­sar­lo bien, pa­ra re­gre­sar­se pe­ro no lo hi­zo por­que te­nía cla­ro su ob­je­ti­vo”, co­men­tó Mon­to­ya.

Fa­mi­lia­res ex­pre­san su sen­tir

Fa­mi­lia­res de Wolff y de Are­llano Qui­ño­nes subie­ron al es­tra­do y ex­pre­sa­ron su sen­tir an­te es­te ca­so.

So­nia Wolff, her­ma­na de la víc­ti­ma no pu­do con­te­ner las lá­gri­mas mien­tras ha­bla­ba de la “fal­ta” que le ha­ce su her­mano.

La mu­jer agre­gó que la for­ma en que la que le “arre­ba­ta­ron” a su her­mano fue “bru­tal”.

“Fue ase­si­na­do bru­tal­men­te, na­die quie­re que al­guien de su fa­mi­lia mue­ra así”, di­jo llo­ran­do la mu­jer.

Por otro la­do Ja­mes Wolff, di­jo que sin im­por­tar cuan­tos años pase Are­llano Qui­ño­nes en la cár­cel, eso no le re­gre­sa­rá a su her­mano.

“Pase lo que pase en el futuro (con Are­llano Qui­ño­nes) nun­ca vol­ve­re­mos a es­tar com­ple­tos”, ex­pre­só con lá­gri­mas en los ojos.

La úl­ti­ma en su­bir al es­tra­do fue Mó­ni­ca Cas­ti­llo, so­bri­na de Are­llano Qui­ño­nes, quien ase­gu­ró que el hom­bre “vi­vía pa­ra Eri­ka”.

“Cuan­do na­ció Eri­ka, él vi­vía pa­ra ella y ella sa­bía que mi tío ha­ría lo fue­ra por ella. Sa­bía muy bien co­mo ma­ni­pu­lar­lo”, in­di­có Cas­ti­llo.

‘Me­re­ce mo­rir en la cár­cel’

Mon­to­ya di­jo sen­tir­se con­for­me con la sen­ten­cia ya que es lo que se­gún el fis­cal Are­llano Qui­ño­nes “me­re­cía”.

“La evi­den­cia era mu­cha y eso que la hi­ja lo ma­ni­pu­ló no es pre­tex­to, él es un adul­to y sa­bía lo que ha­cía. Me­re­ce mo­rir en la cár­cel”, di­jo Mon­to­ya.

Mien­tras que Adol­fo Qui­jano, abo­ga­do de la de­fen­sa di­jo que res­pe­ta­ba la de­ci­sión del ju­ra­do.

En un mis­mo día que­dó mar­ca­do el des­tino de Are­llano Qui­ño­nes ya que la ma­ña­na del vier­nes los ju­ra­dos tar­da­ron me­nos de dos ho­ras en de­cla­rar­lo cul­pa­ble por el ho­mi­ci­dio.

El ju­ra­do con­for­ma­do por ocho hom­bres y cua­tro mu­je­res de­cla­ró a Are­llano Qui­ño­nes, cul­pa­ble de ase­si­nar a Wolff quien te­nía una ba­ta­lla le­gal con Eri­ka por la cus­to­dia de la hi­ja de am­bos de en­ton­ces dos años.

Ade­más del car­go por ho­mi­ci­dio, Are­llano Qui­ño­nes en­fren­ta­ba un car­go por in­ter­fe­rir con la cus­to­dia de un me­nor, del cual tam­bién fue en­con­tra­do cul­pa­ble y re­ci­bió una con­de­na de dos años que ser­vi­rá de ma­ne­ra con­jun­ta.

Tras es­cu­char la de­ci­sión del ju­ra­do fa­mi­lia­res de Wolff no pu­die­ron con­te­ner las lá­gri­mas al ver que el ho­mi­ci­dio de su ser que­ri­do no que­do “im­pu­ne”.

Durante los cua­tro días que du­ró el jui­cio, la de­fen­sa in­ten­tó con­ven­cer al ju­ra­do que su clien­te no era un ase­sino y que no ha­bía tes­ti­gos pre­sen­cia­les que pu­die­ran se­ña­lar­lo di­rec­ta­men­te.

El abo­ga­do ase­gu­ró que la Po­li­cía de El Pa­so no hi­zo su tra­ba­jo “co­rrec­ta­men­te”, ya que en la es­ce­na del cri­men se en­con­tró la hue­lla de un su­je­to lla­ma­do Ed­die La­mar Jordán, quien te­nía un lar­go historial cri­mi­nal.

“La co­mu­ni­dad ha vis­to co­mo la Po­li­cía de El Pa­so no ha­ce su tra­ba­jo, por­que fue más fá­cil pa­ra ellos en­fo­car­se en los Are­llano Qui­ño­nes en lu­gar de ir­se por la hue­lla de Jordán que en­con­tra­ron en el lu­gar del ho­mi­ci­dio”, co­men­tó.

Mien­tras que Mon­to­ya sos­tu­vo que Are­llano Qui­ño­nes era cul­pa­ble del ho­mi­ci­dio del Wolff y que las evi­den­cias eran “cla­ras”.

“Creo que la evi­den­cia es bas­tan­te cla­ra, (el ase­sino) fue Ja­vier Are­llano Qui­ño­nes”, di­jo Mon­to­ya.

El fis­cal agre­gó que las men­tes de Are­llano Qui­ño­nes, su es­po­sa Gua­da­lu­pe y Eri­ka es­ta­ban “en­ve­ne­na­das” ya que la víc­ti­ma só­lo bus­ca­ba con­vi­vir con la me­nor.

“Sus men­tes es­ta­ban mal, en­ve­ne­na­das. Lo úni­co que Wi­lliam Wolff que­ría ha­cer era es­tar con su hi­ja y eso lo ma­tó”, ex­pre­só el fis­cal.

JA­vier Are­llAno Qui­ño­nes, el acu­sa­do

Wi­lliAm Wolff, la víc­ti­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.