Gra­cias, Jeff Fla­ke

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Mi­che­lle Gold­berg

En mar­zo, cuan­do to­da­vía es­ta­ba fres­co el ho­rror de la pre­si­den­cia de Do­nald Trump, “Sa­tur­day Night Li­ve” pu­bli­có un fal­so bre­ve de una pe­lí­cu­la so­bre un hé­roe po­lí­ti­co.

“Era un país en caos”, en­to­nó dra­má­ti­ca­men­te un na­rra­dor so­bre un mon­ta­je de no­ti­cias ate­rra­do­ras.

“Una na­ción di­vi­di­da, di­ri­gi­da por un pre­si­den­te de po­der sin con­trol”. De­trás del sc­keth de “S.N.L.” es­ta­ba una su­po­si­ción, que com­par­tí, de que el pri­mer re­pu­bli­cano elec­to que se en­fren­ta­ra real­men­te al pre­si­den­te se­ría de­rra­ma­do en glo­ria.

Durante me­ses, es­ta­ba in­cré­du­lo so­bre la ti­mi­dez de aque­llos re­pu­bli­ca­nos en el Con­gre­so que sa­bían que la pre­si­den­cia de Trump era una abo­mi­na­ción, pe­ro se ne­ga­ron a de­cir­lo pú­bli­ca­men­te. ¿Qué tra­ba­jo va­le tal com­pli­ci­dad ver­gon­zo­sa? ¿No se preo­cu­pan por el jui­cio de la his­to­ria?

Es­ta­se­ma­na,los­se­na­do­res­re­pu­bli­ca­nos Bob Cor­ker de Ten­nes­see y Jeff Fla­ke de Ari­zo­na fi­nal­men­te di­je­ron lo que algunos de no­so­tros he­mos desea­do oír de quie­nes es­tán en su po­si­ción. El mar­tes, Cor­ker le di­jo aCNN­queT­rump se­rá re­cor­da­do por la “de­gra­da­ción de nues­tra na­ción”. Más tar­de ese mis­mo día,Fla­ke anun­ció que no se pre­sen­ta ría a la re­elec­ción y cri­ti­có a Trump en el Se­na­do. “Nun­ca de­be­mos con­si­de­rar co­mo nor­mal el de­bi­li­ta­mien­to re­gu­lar y ca­sual de nues­tras nor­mas e idea­les de­mo­crá­ti­cos”, di­jo Fla­ke al anun­ciar sus in­ten­cio­nes.

De­nun­ció los “ata­ques per­so­na­les, las ame­na­zas con­tra prin­ci­pios, li­ber­ta­des e ins­ti­tu­cio­nes, la fla­gran­te fal­ta de res­pe­to por la ver­dad y la de­cen­cia” de la ad­mi­nis­tra­ción. Nuestros hi­jos, di­jo, ob­ser­van: “Cuan­do la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción nos pre­gun­ta: ¿Por qué no lo hiciste? ¿Por qué no ha­bla­ron?, ¿Qué va­mos a de­cir? Fue un dis­cur­so digno del hé­roe ima­gi­na­rio de S.N.L.

Pe­ro la vi­da real no es una pe­lí­cu­la (fal­sa), y el dis­cur­so de Fla­ke no unió a una na­ción agra­de­ci­da. En cam­bio, mu­chos crí­ti­cos de Trump es­ta­ban des­con­cer­ta­dos. Al se­ña­lar que Fla­ke vo­tó con el pre­si­den­te el 91 por cien­to del tiem­po, el pre­si­den­te del Co­mi­té Na­cio­nal De­mó­cra­ta.

Cier­ta­men­te es cier­to que Fla­ke ha vo­ta­do con Trump pa­ra pro­mo­ver po­lí­ti­cas de de­re­cha, la ma­yo­ría de las cua­les me pa­re­cen mo­ral­men­te re­pul­si­vas. El se­na­dor creía en las po­lí­ti­cas por las que es­ta­ba vo­tan­do; des­de su pun­to de vis­ta, no ha­bía va­lor pa­ra opo­ner­se a ellos.

De to­dos mo­dos, aho­ra es­tá ar­gu­men­tan­do que de­cir la ver­dad so­bre Trump es más im­por­tan­te que pro­mul­gar sus prio­ri­da­des po­lí­ti­cas más pre­cia­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.