Los de­mó­cra­tas tam­bién es­tán en cri­sis

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Eu­ge­ne Robinson

El pre­si­den­te Trump no es la en­fer­me­dad que afli­ge a nues­tra po­lí­ti­ca. Es un sín­to­ma, co­mo las náu­seas o una erup­ción ver­gon­zo­sa. Am­bos par­ti­dos prin­ci­pa­les es­tán en cri­sis, y creo que la ra­zón es que el te­rreno se ha mo­vi­do de­ba­jo de ellos de for­mas que no en­tien­den. Has­ta que los con­tor­nos del nue­vo pa­no­ra­ma po­lí­ti­co se vuel­van cla­ros y las par­tes se re­mo­de­len en con­se­cuen­cia, me te­mo que el caos y la agi­ta­ción rei­na­rán co­mo la nue­va nor­ma­li­dad.

Per­mí­tan­me ser cla­ro: no postulo nin­gún ti­po de equi­va­len­cia fal­sa. Fue el Par­ti­do Re­pu­bli­cano el que no­mi­nó a Trump pa­ra pre­si­den­te, y en con­se­cuen­cia el que de­be ser cul­pa­do por es­ta mues­tra de terror de una ad­mi­nis­tra­ción. El par­ti­do al que le en­can­ta in­vo­car el nom­bre de Abraham Lin­coln en­vió a la Ca­sa Blan­ca a un bur­do egó­la­tra que au­men­ta cí­ni­ca­men­te las ani­mo­si­da­des ra­cia­les; un hom­bre que, por tem­pe­ra­men­to y ha­bi­li­dad, es cla­ra­men­te in­ca­paz pa­ra el al­to car­go. Hi­cie­ron eso, re­pu­bli­ca­nos.

Aho­ra el Par­ti­do Re­pu­bli­cano es­tá in­mer­so en una gran gue­rra ci­vil, o al me­nos esa es la na­rra­ti­va que los op­ti­mis­tas re­pu­bli­ca­nos nos quie­ren ha­cer creer. Has­ta aho­ra, no he vis­to na­da más que al­gu­nas es­ca­ra­mu­zas. Des­pués de to­do lo que Trump ha di­cho y he­cho, só­lo tres se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos han te­ni­do las aga­llas pa­ra en­fren­tar­lo: Bob Cor­ker (Tenn.) Y Jeff Fla­ke (Ari­zo­na), que se ju­bi­lan, y John McCain (Ari­zo­na), que es­tá se­ria­men­te en­fer­mo. Cuan­do los otros 49 sal­gan de sus es­con­dri­jos, cree­ré que hay una gue­rra.

Trump es gran­de y es­tá a car­go del Par­ti­do Re­pu­bli­cano por­que es­tá más en con­tac­to con la ba­se que el es­ta­ble­ci­mien­to re­pu­bli­cano, lo que sig­ni­fi­ca que los lí­de­res del par­ti­do han per­di­do con­tac­to con el país.

Mien­tras tan­to, ¿dón­de es­tán los de­mó­cra­tas? Bá­si­ca­men­te en nin­gu­na par­te.

Los lí­de­res de­mó­cra­tas en la Cá­ma­ra y el Se­na­do, Nancy Pe­lo­si (Ca­li­for­nia) y Char­les E. Schu­mer (N.Y.), son me­jo­res en po­lí­ti­ca y arit­mé­ti­ca bá­si­ca que sus ho­mó­lo­gos re­pu­bli­ca­nos. Es­te he­cho les ha da­do a los de­mó­cra­tas más po­der en el Con­gre­so de lo que me­re­cen.

Pe­ro el par­ti­do lo­gró per­der una elec­ción pre­si­den­cial a un hom­bre que nun­ca ha­bía si­do ele­gi­do pa­ra un car­go pú­bli­co, que ca­lum­nia­ba a los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos co­mo vio­la­do­res, que usa­ba afro­ame­ri­ca­nos y la­ti­nos pa­ra ayu­dar­lo a ali­men­tar sen­ti­mien­tos de agra­vio en­tre los blan­cos, y que se jac­ta­ba de aco­sar se­xual­men­te y agre­dir a mu­je­res al azar. Per­die­ron con ese ti­po, de­mó­cra­tas.

El par­ti­do de Fran­klin Roo­se­velt per­mi­tió que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano pre­ten­die­ra de­fen­der los in­tere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. La fal­ta de co­ne­xión con los vo­tan­tes blan­cos en el Rust Belt es só­lo una par­te de la his­to­ria de la de­rro­ta del año pasado, y tal vez no la par­te más im­por­tan­te. Los de­mó­cra­tas no lo­gra­ron di­na­mi­zar su­fi­cien­te­men­te a sus elec­to­res prin­ci­pa­les: ur­ba­ni­tas, afro­ame­ri­ca­nos, la­ti­nos, mu­je­res y jó­ve­nes.

Si la cam­pa­ña re­lám­pa­go de Trump no hu­bie­ra su­ce­di­do, la gran his­to­ria po­lí­ti­ca del año ha­bría si­do el as­cen­so del se­na­dor Ber­nie San­ders (I-Vt.), un so­cia­lis­ta en­ve­je­ci­do sin per­fil na­cio­nal, al es­ta­tus de es­tre­lla de rock. San­ders le dio una opor­tu­ni­dad a Hi­llary Clin­ton por su di­ne­ro y de­mos­tró que el Par­ti­do De­mó­cra­ta tam­bién tie­ne fac­cio­nes y fi­su­ras. Sim­ple­men­te no son tan im­por­tan­tes co­mo las grie­tas en el Par­ti­do Re­pu­bli­cano en es­te mo­men­to, ya que los de­mó­cra­tas tie­nen tan poco po­der.

Creo que la ra­zón por la que am­bas par­tes es­tán lu­chan­do es por­que es­tá en mar­cha un am­plio reali­nea­mien­to po­lí­ti­co de al­gún ti­po.

To­dos te­ne­mos una ima­gen men­tal del es­pec­tro po­lí­ti­co. A la de­re­cha, es­tá el Par­ti­do Re­pu­bli­cano con un con­jun­to de po­lí­ti­cas con­ser­va­do­ras: re­cor­te de im­pues­tos, re­duc­ción de go­bierno, li­mi­ta­ción de de­re­chos, des­re­gu­la­ción, et­cé­te­ra. En la iz­quier­da, exis­te el Par­ti­do De­mó­cra­ta con un con­jun­to de po­lí­ti­cas li­be­ra­les: am­pliar la aten­ción de la sa­lud, au­men­tar sa­la­rios, re­gu­lar Wall Street, pro­mo­ver la jus­ti­cia, et­cé­te­ra.

El as­cen­so de Trump y San­ders y el he­cho de que al­gu­nas de sus po­si­cio­nes de cam­pa­ña fue­ron idén­ti­cas: de­be­ría­mos te­ner aten­ción mé­di­ca pa­ra to­dos, pac­tos de li­bre co­mer­cio han per­ju­di­ca­do a los tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses, el “sis­te­ma” es­tá ama­ña­do pa­ra fa­vo­re­cer a los ri­cos y po­de­ro­sos a ex­pen­sas de la cla­se me­dia: su­gié­ra­me que el es­pec­tro fa­mi­liar de iz­quier­da a de­re­cha ya no es un es­que­ma pre­ci­so de la opi­nión pú­bli­ca.

Las lí­neas de fa­llas cla­ve de hoy en día pue­den ser en­tre áreas me­tro­po­li­ta­nas y po­bla­dos prós­pe­ros fue­ra de la ciu­dad y pe­que­ñas ciu­da­des en­ca­de­na­das a lo lar­go de las ca­rre­te­ras in­ter­es­ta­ta­les; en­tre los que han ido a la uni­ver­si­dad y los que no; en­tre las fa­mi­lias que se han be­ne­fi­cia­do de la eco­no­mía glo­ba­li­za­da y las que no; y en­tre una ma­yo­ría blan­ca an­sio­sa y ca­da vez me­nor y los gru­pos mi­no­ri­ta­rios que en un par de dé­ca­das cons­ti­tui­rán más de la mi­tad de la po­bla­ción.

Mi con­se­jo pa­ra los de­mó­cra­tas es de­cir la pa­la­bra “opor­tu­ni­dad” tan a me­nu­do que se con­vier­ta en la mar­ca re­gis­tra­da del par­ti­do, y luego en­mar­car po­lí­ti­cas pro­gre­sis­tas en ese con­tex­to. Mi con­se­jo pa­ra los re­pu­bli­ca­nos, que es­tán atra­pa­dos con Trump, es re­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.