Los re­sul­ta­dos a me­dias de Ti­ller­son en Amé­ri­ca La­ti­na

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Christopher Sa­ba­ti­ni

El re­co­rri­do de Rex Ti­ller­son, se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos, por cin­co paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be no em­pe­zó bien.

La se­ma­na pa­sa­da, Ti­ller­son co­men­zó la gi­ra con una pa­ra­da en su al­ma ma­ter, la Uni­ver­si­dad de Te­xas, cam­pus Aus­tin, don­de res­pal­dó de ma­ne­ra in­sen­si­ble la doc­tri­na Mon­roe de 1823 al de­cir que el de­re­cho que tie­ne Es­ta­dos Uni­dos de blo­quear la in­ter­fe­ren­cia ex­ter­na en el he­mis­fe­rio es “tan re­le­van­te aho­ra co­mo el día en el que fue re­dac­ta­da”.

En una re­gión que ha su­fri­do in­con­ta­bles in­ter­ven­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses en nom­bre de la doc­tri­na Mon­roe, in­vo­car­la co­mo una guía le­gí­ti­ma de la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos es tan so­lo un po­co me­jor que abo­gar por la “car­ga del hom­bre blan­co”.

Du­ran­te el año pa­sa­do, el go­bierno de Trump trans­gre­dió reite­ra­da­men­te mu­chos de los prin­ci­pios bá­si­cos de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en el he­mis­fe­rio. Aun­que te­nía la in­ten­ción de ser una advertencia pa­ra la cre­cien­te in­fluen­cia chi­na en la re­gión, ha­blar de la doc­tri­na Mon­roe sor­pren­de mu­cho por­que el pro­pó­si­to tá­ci­to del re­co­rri­do de seis días de Ti­ller­son por Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na, Pe­rú, Co­lom­bia y Ja­mai­ca era re­pa­rar al­gu­nos de los da­ños di­plo­má­ti­cos del año pa­sa­do e in­ten­tar apun­ta­lar el apo­yo re­gio­nal pa­ra ais­lar al go­bierno au­to­crá­ti­co de Ve­ne­zue­la.

Aun­que al fi­nal Ti­ller­son ha­ya lo­gra­do su ob­je­ti­vo bá­si­co de ga­ran­ti­zar el apo­yo pa­ra im­po­ner san­cio­nes más se­ve­ras al go­bierno de Ve­ne­zue­la, fue una vic­to­ria es­tre­cha en una re­gión don­de Es­ta­dos Uni­dos tie­ne una am­plia va­rie­dad de in­tere­ses.

Du­ran­te su cam­pa­ña y su pri­mer año en el car­go, el pre­si­den­te Trump lo­gró to­car to­dos los pun­tos sen­si­bles de la re­gión. In­sul­tó a los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos y ame­na­zó con cons­truir un mu­ro fron­te­ri­zo, una afren­ta no so­lo pa­ra el se­gun­do so­cio co­mer­cial más im­por­tan­te de Es­ta­dos Uni­dos, sino tam­bién pa­ra el res­to del he­mis­fe­rio. Se re­fi­rió al Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (NAF­TA) co­mo el “peor acuer­do co­mer­cial” de la his­to­ria: un pac­to que ha crea­do una ma­yor es­ta­bi­li­dad y ri­que­za en Mé­xi­co y más allá. Tam­bién sus­pen­dió el Es­ta­tus de Pro­tec­ción Tem­po­ral (TPS) de cien­tos de mi­les de in­mi­gran­tes de Ni­ca­ra­gua, El Salvador y Hai­tí a los que obli­ga­rá a re­gre­sar a sus paí­ses.

Por lo tan­to, no fue nin­gu­na sor­pre­sa que, in­clu­so an­tes de la sus­pen­sión del TPS pa­ra los sal­va­do­re­ños, una en­cues­ta que Ga­llu­prea­li­zó en 2017 re­ve­la­ra que en vein­te paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na tan so­lo el 16 por cien­to de los ciu­da­da­nos te­nía una opi­nión po­si­ti­va de Trump.

Du­ran­te la vi­si­ta de Ti­ller­son, el pre­si­den­te dio otra sor­pre­sa. El 2 de febrero, en una me­sa re­don­da que se ce­le­bró en Vir­gi­nia y se trans­mi­tió por te­le­vi­sión, Trump desafió a los paí­ses que ha­bían acep­ta­do la ayu­da pa­ra com­ba­tir el nar­co­trá­fi­co de Es­ta­dos Uni­dos: no di­jo nom­bres, pe­ro to­dos sa­bían que ha­bla­ba de Co­lom­bia, Pe­rú, Mé­xi­co y los paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca. Ase­gu­ró que se es­ta­ban rien­do de Es­ta­dos Uni­dos, pues acep­tan los dó­la­res de los con­tri­bu­yen­tes es­ta­dou­ni­den­ses mien­tras se be­ne­fi­cian del trá­fi­co de dro­gas. El pre­si­den­te ame­na­zó con sus­pen­der la ayu­da a los paí­ses que no es­ta­ban ha­cien­do lo su­fi­cien­te pa­ra ter­mi­nar con la pro­duc­ción ile­gal de dro­gas.

El co­men­ta­rio fue un in­sul­to di­ri­gi­do a los so­cios que ha te­ni­do Was­hing­ton a lo lar­go de dé­ca­das de gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co. To­do los paí­ses –tres de los cua­les Ti­ller­son iba a vi­si­tar– han si­do alia­dos con­sis­ten­tes al mo­men­to de en­fren­tar el pro­ble­ma de los nar­có­ti­cos.

Co­mo di­jo el pre­si­den­te de Co­lom­bia, Juan Ma­nuel San­tos, mien­tras te­nía a Ti­ller­son a su la­do: “He­mos per­di­do a nues­tros me­jo­res lí­de­res, nues­tros me­jo­res pe­rio­dis­tas, nues­tros me­jo­res jue­ces, nues­tros me­jo­res po­li­cías en es­ta gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co”.

A pe­sar de in­sul­to más re­cien­te de Trump y de la tor­pe­za de Ti­ller­son en su dis­cur­so en Aus­tin, du­ran­te la gi­ra in­ten­tó abor­dar to­dos los te­mas im­por­tan­tes. En Mé­xi­co, en­fa­ti­zó la im­por­tan­cia de NAF­TA pa­ra la eco­no­mía de Es­ta­dos Uni­dos y de­cla­ró con or­gu­llo que el acuer­do co­mer­cial da­ba em­pleo a más de 3 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses y que so­lo ne­ce­si­ta­ba ser “ac­tua­li­za­do”.

A me­di­da que avan­zó el via­je, Ti­ller­son dio la im­pre­sión de ha­ber lo­gra­do uno de sus ob­je­ti­vos. Los go­bier­nos que lo re­ci­bie­ron de­mos­tra­ron la dis­po­si­ción pa­ra de­cla­rar ile­gí­ti­mo el plan del go­bierno de Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la, el cual bus­ca rea­li­zar elec­cio­nes pre­si­den­cia­les an­ti­ci­pa­das en abril, y a no re­co­no­cer cual­quier go­bierno que re­sul­te vic­to­rio­so en las vo­ta­cio­nes. ¿El via­je de Ti­ller­son fue un éxi­to? A pe­sar de que es ne­ce­sa­ria una res­pues­ta co­lec­ti­va más enér­gi­ca al in­mi­nen­te co­lap­so del Es­ta­do ve­ne­zo­lano y al ca­mino de Ni­co­lás Ma­du­ro a la au­to­cra­cia, Es­ta­dos Uni­dos tie­ne un ran­go di­ver­so de in­tere­ses en la re­gión que van más allá de la mo­vi­li­za­ción en con­tra de Ve­ne­zue­la. Es igual de im­por­tan­te com­ba­tir el nar­co­trá­fi­co al la­do de los go­bier­nos lo­ca­les con los que se ha man­te­ni­do una re­la­ción, ex­pan­dir los mer­ca­dos pa­ra los ne­go­cios es­ta­dou­ni­den­ses, pro­mo­ver la pros­pe­ri­dad y de­fen­der la de­mo­cra­cia y los de­re­chos hu­ma­nos; no so­lo en Ve­ne­zue­la y en Cu­ba, sino en otros paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, co­mo Hon­du­ras.

Sin em­bar­go, el dis­cur­so del go­bierno de Trump so­bre la in­mi­gra­ción, el li­bre co­mer­cio y el com­pro­mi­so de los alia­dos de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra com­ba­tir el fla­ge­lo de las dro­gas –ade­más del res­pal­do de la doc­tri­na Mon­roe por par­te de Ti­ller­son– han de­bi­li­ta­do la in­fluen­cia de Was­hing­ton en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca, co­mo lo de­mues­tra el de­cli­ve en la apro­ba­ción po­pu­lar del go­bierno de Trump.

Es pro­ba­ble que Ti­ller­son ha­ya me­jo­ra­do de for­ma gra­dual el pres­ti­gio de Es­ta­dos Uni­dos en la re­gión pe­ro, con to­dos esos an­te­ce­den­tes, no pu­do res­tau­rar­lo por com­ple­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.