El amor, fuen­te de fe­li­ci­dad

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Is­mael Ca­la

Con­si­de­ran­do a la fe­li­ci­dad co­mo el ca­mino, en lu­gar del des­tino, po­dría de­cir­se que el amor son esas bal­do­sas amarillas que se­guía Do­rothy en la his­to­ria del Ma­go de Oz. En al­gu­nos tra­mos, de acuer­do con ese clá­si­co de la literatura, los re­cua­dros es­tán com­ple­tos y son fá­ci­les de tran­si­tar pa­ra se­guir el ca­mino, en otros; hay os­cu­ri­dad y fal­tan bal­do­sas que nos guíen en el trans­cu­rrir de la vi­da.

Ve­ni­mos del amor y va­mos ha­cia el amor. La ma­yo­ría de no­so­tros fui­mos con­ce­bi­dos a par­tir del amor y ese sen­ti­mien­to es una de las dos co­sas que to­dos los se­res hu­ma­nos an­he­la­mos y desea­mos, aun­que no siem­pre lo ver­ba­li­ce­mos, ser ama­dos y ser acep­ta­dos.

No obs­tan­te, co­mo en otras opor­tu­ni­da­des, de­be­mos vol­tear la mi­ra­da ha­cia no­so­tros mis­mos y no bus­car en el afue­ra, lo que re­si­de irre­me­dia­ble­men­te den­tro de no­so­tros. Es­to es: amar­nos y acep­tar­nos an­tes de as­pi­rar a que otro nos ame y acep­te.

In­de­pen­dien­te­men­te de nues­tra creen­cia re­li­gio­sa, al­gu­na vez he­mos es­cu­cha­do o re­ci­ta­do la má­xi­ma de “ama a tu pró­ji­mo co­mo a ti mis­mo” y es que ese con­cep­to de amor pro­pio es uno de los más re­pe­ti­dos pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te de los más ejer­ci­dos en nues­tra co­ti­dia­ni­dad.

Por ejem­plo, cuan­do no somos gen­ti­les con nues­tro cuer­po, que es nues­tro tem­plo, y a sa­bien­das de que te­ne­mos há­bi­tos da­ñi­nos pa­ra él, los se­gui­mos ha­cien­do sin la de­ter­mi­na­ción pa­ra cam­biar­los, es­ta­mos de­jan­do en un se­gun­do plano el amor a no­so­tros mis­mos. Aquí es im­por­tan­te di­fe­ren­ciar amor de pla­cer, aun­que al­gu­nos há­bi­tos nos pro­por­cio­nen pla­cer, si los ana­li­za­mos des­de la óp­ti­ca del amor ge­nuino, no in­sis­ti­ría­mos en rea­li­zar­los.

Tam­bién ha­brás es­cu­cha­do al­gu­na vez que no se pue­de amar lo que no co­no­ces. Vol­vien­do al te­ma del au­to­des­cu­bri­mien­to, pa­ra amar­nos ha­ce fal­ta co­no­cer­nos y esa es una ta­rea que even­tual­men­te de­be­mos rea­li­zar, aun­que ge­ne­re mie­do por la in­cer­ti­dum­bre de qué en­con­tra­re­mos o por la creen­cia de que nos sen­ti­re­mos in­có­mo­dos con lo que po­de­mos des­cu­brir.

La cien­cia ha po­di­do con­fir­mar la im­por­tan­cia de es­ta­ble­cer re­la­cio­nes fuer­tes ba­sa­das en el amor (fi­lia­les, la­bo­ra­les o de amis­tad) con otros. Así lo vie­ne de­mos­tran­do un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, a car­go de Ro­ber­to Wal­din­ger, quien de­mos­tró que la fe­li­ci­dad no se ob­tie­ne de la acu­mu­la­ción de bie­nes ma­te­ria­les.

Du­ran­te 78 años, los in­ves­ti­ga­do­res han mo­ni­to­rea­do a más de 700 hom­bres, a los que des­pués aña­die­ron sus es­po­sas e hi­jos. Es­te se­gui­mien­to de­mos­tró que la cla­ve pa­ra ser fe­li­ces es­tá en las re­la­cio­nes que cul­ti­van.

Ha­blan­do de cla­ves pa­ra tran­si­tar el ca­mino de la fe­li­ci­dad, no pue­do des­pe­dir­me sin an­tes in­vi­tar­los a co­nec­tar­se a nues­tra se­rie de mas­ter­class que es­te año es­ta­rán de­di­ca­dos al “ne­go­cio de ser tú”. Allí, abor­da­mos el te­ma de um­bral del me­re­ci­mien­to co­mo una de las vías pa­ra mos­trar amor pro­pio de una for­ma sa­na y cons­truc­ti­va.

¡En­fó­ca­te en el amor, y al­can­za to­do lo que te pro­po­nes y me­re­ces!

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.