Ini­cia jui­cio vs hom­bre acu­sa­do de ‘pro­vo­car’ ase­si­na­to

El Diario de El Paso - - EL PASO - Kar­la Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

Lue­go de po­co más de dos años, ayer dio ini­cio el jui­cio con­tra un hom­bre acu­sa­do de pro­vo­car un ase­si­na­to tras una pe­lea por un vehícu­lo es­ta­cio­na­do fren­te a su vi­vien­da.

Ray­mond Ro­berts II, com­pa­re­ció el mar­tes an­te el juez Fran­cis­co X. Do­mín­guez, a car­go de la Cor­te del Dis­tri­to 205 del Con­da­do de El Pa­so.

Du­ran­te las de­cla­ra­cio­nes de aper­tu­ra, la fis­cal De­ni­se But­ter­worth bus­có con­ven­cer al ju­ra­do me­dian­te el tes­ti­mo­nio de tes­ti­gos y el desaho­go de prue­bas que Ro­berts II pro­vo­có el ti­ro­teo don­de mu­rió Sche­drick Duf­fey de 23 años.

El pri­me­ro en su­bir al es­tra­do fue Johnny Hol­guín, an­ti­guo je­fe de Ro­berts II, quien es­tu­vo pre­sen­te la no­che del cri­men.

Hol­guín di­jo al ju­ra­do que la no­che del 7 de agos­to de 2015, él ha­bía es­ta­do to­man­do con Ro­berts II y otros com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo ho­ras an­tes del al­ter­ca­do con Duf­fey.

“Era vier­nes de pa­go y cuan­do sa­li­mos del tra­ba­jo nos fui­mos a to­mar al bar Más Te­qui­la y nos to­ma­mos ca­da quien tres o cua­tro cer­ve­zas y de ahí Ray (Ro­berts II) y yo nos fui­mos al Poc­kets de Za­ra­go­za y to­ma­mos otra cer­ve­za”, co­men­tó Hol­guín.

El hom­bre men­cio­nó que an­tes de ir al se­gun­do bar, Ro­berts II le su­gi­rió de­jar su au­to­mó­vil afue­ra de su ca­sa pa­ra ir­se en un so­lo vehícu­lo.

“Cuan­do ya íba­mos de re­gre­so Ray (Ro­berts II) me di­jo que un au­to­mó­vil nos se­guía y en­ton­ces él se es­ta­cio­nó y un au­to blan­co nos pa­só muy que­di­to, y co­mo ya era no­che no pu­di­mos ver quién era y Ray lo co­men­zó a se­guir”, re­la­tó.

El tes­ti­go men­cio­nó que el vehícu­lo blan­co se es­ta­cio­nó fren­te a la ca­sa de Ro­berts II, por lo que el acu­sa­do se le em­pa­re­jó y em­pe­zó a cues­tio­nar al con­duc­tor (Duf­fey) por qué lo es­ta­ba si­guien­do.

“Ray (Ro­berts II) ba­jó la ven­ta y le co­men­zó a de­cir al hom­bre que por qué lo se­guía, qué que­ría y por qué es­ta­ba fren­te a su ca­sa. El con­duc­tor (Duf­fey) le di­jo que no lo es­ta­ba si­guien­do y que no se iba a ir”, ex­pli­có Hol­guín.

Sube de tono la pe­lea

Hol­guín ex­pli­có que a pe­sar de los re­cla­mos de Ro­berts II, Duf­fey se mos­tró tran­qui­lo, y rien­do le di­jo que no se iba a mo­ver por­que esa era su ca­lle.

“Ray (Ro­berts II) se enojó y di­jo que era la ca­lle de él por­que te­nía años vi­vien­do ahí y que que­ría que se qui­ta­ra, y el con­duc­tor (Duf­fey) le con­tes­tó ‘quí­ta­me’”, co­men­tó.

Tras la dis­cu­sión, el acu­sa­do le dio de re­ver­sa a su au­to, lo es­ta­cio­nó le lla­mó a su pa­dre pa­ra de­cir­le que un hom­bre lo es­ta­ba ame­na­zan­do con una pis­to­la y lo que­ría ma­tar, pe­ro el tes­ti­go ase­gu­ra que él ja­más vio el ar­ma.

Al re­ci­bir la lla­ma­da, el pa­dre del acu­sa­do sa­lió de su ca­sa con una pis­to­la ca­li­bre .38 en la mano pa­ra con­fron­tar a Duf­fey.

El tes­ti­go co­men­tó que él se subió a su au­to­mó­vil y al­can­zó a ver co­mo Ro­berts II pa­tea­ba el vehícu­lo de Duf­fey y mo­men­tos des­pués es­cu­chó un dis­pa­ro, se­gui­do de otras dos de­to­na­cio­nes.

“Me asus­té y me fui. Yo no que­ría ser par­te de eso”, ex­pli­có.

Des­pués de Hol­guín, to­có el turno a Ray­mond Ro­berts, pa­dre del acu­sa­do, quien re­sal­tó que dis­pa­ró con­tra Duf­fey en de­fen­sa pro­pia.

“Sa­lí a de­fen­der a mi hi­jo de un hom­bre que le es­ta­ba apun­tan­do con una pis­to­la, qui­se arre­glar las co­sas de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca pe­ro él (Duf­fey) dis­pa­ró pri­me­ro”, ase­gu­ró.

La fis­cal le pre­gun­tó al tes­ti­go que si era ver­dad que cuan­do él sa­lió su hi­jo co­men­zó a gri­tar­le a Duf­fey “aho­ra si ¿no que muy ma­lo?, bá­ja­te”.

“No re­cuer­do que mi hi­jo ha­ya di­cho eso, él me de­cía a mí que no me acer­ca­ra por­que es­ta­ba preo­cu­pa­do por mi se­gu­ri­dad”, con­tes­tó el hom­bre.

Se­gún la ver­sión de Ro­berts (pa­dre), la víc­ti­ma le apun­tó a la ca­be­za, le dis­pa­ró pe­ro fa­lló, por lo que el hom­bre dis­pa­ró dos ve­ces pa­ra re­pe­ler la agre­sión.

“El dis­pa­ro pa­só cer­ca de mi ca­ra y le dis­pa­ré a la al­tu­ra del pe­cho, él in­ten­tó dis­pa­rar­me otra vez y yo vol­ví a dis­pa­rar”, tes­ti­fi­có.

But­ter­worth se­ña­ló que que cuan­do el pa­dre del acu­sa­do le ha­bía dis­pa­ra­do a la víc­ti­ma, és­te co­men­zó a gri­tar “mué­re­te mal­di­to, mué­re­te”.

Ray­mond Ro­beRts II

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.