EL TIEM­PO SE AGO­TA pa­ra los re­fu­gia­dos en ho­te­les

A cin­co me­ses de que el hu­ra­cán Ma­ría de­vas­ta­ra la is­la, te­men ser des­alo­ja­dos de su al­ber­gue tem­po­ral

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Rick Ro­jas y Luis Ferré-Sa­dur­ní The New York Ti­mes

Hart­ford, Con­nec­ti­cut— Un vier­nes por la no­che ha­ce al­gu­nos días, el cuar­to pi­so del ho­tel Red Roof Inn pa­re­cía una ca­lle de la ciu­dad, da­do que to­das las fa­mi­lias ha­bían sa­li­do de sus ha­bi­ta­cio­nes al pa­si­llo. Las puer­tas es­ta­ban abier­tas. Los pe­rros chihuahua se es­ca­bu­llían por la al­fom­bra y un gru­po de ado­les­cen­tes se ha­bía apro­pia­do de un es­pa­cio fren­te a los ele­va­do­res, con un al­to­par­lan­te del que bro­ta­ba mú­si­ca hip-hop.

Al fi­nal del pa­si­llo, en una ha­bi­ta­ción con una ven­ta­na que en­mar­ca­ba el do­mo del Ca­pi­to­lio es­ta­tal co­mo si fue­ra una pos­tal, el ma­ri­do de Ja­net­te Fe­bres y su hi­jo de 12 años mi­ra­ban te­le­vi­sión en la ca­ma que los tres han es­ta­do com­par­tien­do des­de ha­ce ya ca­si tres me­ses; era el fi­nal de un día tan va­cío e in­quie­tan­te co­mo mu­chos de los an­te­rio­res.

Vi­vían ha­ci­na­dos y la ha­bi­ta­ción no con­ta­ba con mi­cro­on­das ni re­fri­ge­ra­dor. Ja­net­te le ha­bía pe­di­do a la mu­ca­ma que de­ja­ra de ha­cer el aseo pa­ra te­ner al­go en qué ocu­par su tiem­po. A pe­sar de to­do, es­ta­ba agra­de­ci­da; la Agen­cia Fe­de­ral pa­ra el Ma­ne­jo de Emer­gen­cias de Es­ta­dos Uni­dos (FEMA, por sus si­glas en in­glés) pa­ga­ba su ha­bi­ta­ción, al igual que las de mu­chas otras fa­mi­lias en el ho­tel.

En me­dio del caos que ha pre­va­le­ci­do en ca­si to­dos los as­pec­tos de la vi­da de su fa­mi­lia des­de su sa­li­da de Puer­to Rico tras el hu­ra­cán Ma­ría, la ha­bi­ta­ción era la úni­ca co­sa que pa­re­cía es­ta­ble.

“Pa­ra no­so­tros, és­te es nues­tro ho­gar”, di­jo.

Sin em­bar­go, le preo­cu­pa cuán­to tiem­po más con­ti­nua­rá la ayu­da.

La de­ses­pe­ra­ción que si­guió a la de­vas­ta­ción cau­sa­da por el hu­ra­cán Ma­ría y la va­ci­lan­te res­pues­ta ofi­cial han cau­sa­do in­cer­ti­dum­bre en­tre mu­chos puer­to­rri­que­ños en to­do el país. Al­gu­nos de los que de­ja­ron la is­la pa­ra di­ri­gir­se a tie­rra fir­me es­ta­dou­ni­den­se ya re­gre­sa­ron a sus ca­sas, mien­tras otros han echa­do raí­ces en si­tios nue­vos de­bi­do a que en­con­tra­ron em­pleos y han con­se­gui­do vi­vien­das per­ma­nen­tes.

Sin em­bar­go, mi­les de fa­mi­lias per­ma­ne­cen en el lim­bo y han te­ni­do que de­pen­der de las ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel que pro­por­cio­na la FEMA, mien­tras de­ci­den si re­gre­sar o se­guir ade­lan­te en otra par­te. Mu­chos de los que se en­cuen­tran en ho­te­les han di­cho sen­tir­se con­fun­di­dos so­bre si sus ca­sos si­guen vi­gen­tes, y es­tán preo­cu­pa­dos por­que no sa­ben si po­drán que­dar­se en esas ha­bi­ta­cio­nes en vis­ta de que la fe­cha lí­mi­te es­tá ca­da vez más cer­ca: pa­ra al­gu­nos, el lí­mi­te es es­ta se­ma­na.

“Es­toy en as­cuas”, di­jo Wan­da Arro­yo, de 56 años, quien ha es­ta­do vi­vien­do en un ho­tel en Queens, Nue­va York.

“He lle­ga­do al pun­to de no le­van­tar la co­rres­pon­den­cia que des­li­zan de­ba­jo de mi puer­ta por mie­do a que al­gún so­bre di­ga que me es­tán echan­do”, agre­gó.

Ca­si 4 mil fa­mi­lias di­se­mi­na­das en 40 es­ta­dos y en Puer­to Rico per­ma­ne­cen en ho­te­les gra­cias al pro­gra­ma de Asis­ten­cia de Alo­ja­mien­to Tran­si­to­rio de la FEMA, se­gún fun­cio­na­rios fe­de­ra­les. La ma­yo­ría de las fa­mi­lias –más de 1 mil 500– ha­bían si­do alo­ja­das en Flo­ri­da, mien­tras que cien­tos más fue­ron re­par­ti­das en Con­nec­ti­cut, Mas­sa­chu­setts y Nue­va York. Más de 800 es­tán en ho­te­les de Puer­to Rico.

La ma­yo­ría de las es­ta­días se han ex­ten­di­do has­ta el 20 de mar­zo, pe­ro a cer­ca de 200 fa­mi­lias ya se les in­for­mó que la FEMA ce­sa­rá los pa­gos a par­tir de es­te miér­co­les. La agen­cia ya de­jó de brin­dar asis­ten­cia el mes pa­sa­do a al­gu­nas fa­mi­lias des­pués de que los fun­cio­na­rios fe­de­ra­les de­ter­mi­na­ran que sus ho­ga­res en Puer­to Rico ya eran ha­bi­ta­bles y con­ta­ban con ser­vi­cios pú­bli­cos.

La FEMA sos­tu­vo que es­ta­ba ana­li­zan­do las ape­la­cio­nes de aque­llos a los que se les ha ne­ga­do se­guir re­ci­bien­do asis­ten­cia y agre­gó que era po­si­ble que el pro­gra­ma si­guie­ra des­pués de mar­zo si los fun­cio­na­rios puer­to­rri­que­ños con­si­de­ra­ban que to­da­vía era ne­ce­sa­rio. No obs­tan­te, los fun­cio­na­rios de la agen­cia en­fa­ti­za­ron que se su­po­nía que el pro­gra­ma –que tam­bién se usó pa­ra apo­yar a las fa­mi­lias des­pla­za­das por los hu­ra­ca­nes de Te­xas y Flo­ri­da– era a cor­to pla­zo.

“És­te es un puen­te ha­cia otras so­lu­cio­nes a lar­go pla­zo”, de­cla­ró el vo­ce­ro de la FEMA, Wi­lliam Booher, y aña­dió que “los so­bre­vi­vien­tes son res­pon­sa­bles de su pro­pia recuperación y de bus­car ac­ti­va­men­te so­lu­cio­nes per­ma­nen­tes de vi­vien­da”.

Al­gu­nos a quie­nes les di­je­ron que sus ho­ga­res eran ha­bi­ta­bles no es­tu­vie­ron de acuer­do, co­mo Ja­net­te, quien ar­gu­men­tó que su ca­sa ne­ce­si­ta­ba re­pa­ra­cio­nes con­si­de­ra­bles. Otros di­je­ron que te­nían pro­ble­mas pa­ra ob­te­ner una res­pues­ta cla­ra de la agen­cia so­bre el es­ta­do de su ca­so.

La si­tua­ción ha si­do un re­cor­da­to­rio de cómo con­ti­núa pro­lon­gán­do­se la de­vas­ta­ción pro­vo­ca­da por la tor­men­ta cin­co me­ses des­pués de que el hu­ra­cán Ma­ría arra­sa­ra la is­la. Las fa­mi­lias en los ho­te­les han si­do par­te de un éxo­do, mien­tras Puer­to Rico lu­cha pa­ra re­cu­pe­rar­se. Los in­ves­ti­ga­do­res han pro­yec­ta­do que, pa­ra el año pró­xi­mo, cer­ca de me­dio mi­llón de per­so­nas se ha­brán ido de Puer­to Rico a tie­rra fir­me es­ta­dou­ni­den­se a cau­sa del hu­ra­cán.

To­da­vía no se sa­be dón­de aca­ba­rán las fa­mi­lias que se en­cuen­tran en los ho­te­les.

En la re­cep­ción del ho­tel Hart­ford, una mu­jer co­men­tó que su hi­ja ha­bía con­se­gui­do un tra­ba­jo de en­fer­me­ría y que su fa­mi­lia es­ta­ba bus­can­do un apar­ta­men­to. En otros hués­pe­des se per­ci­bía una sen­sa­ción de ago­ta­mien­to de­bi­do a la an­gus­tia por lo que po­dría su­ce­der­les. No les ha­bía ido bien en las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo o la ba­rre­ra lin­güís­ti­ca ha­bía di­fi­cul­ta­do que en­con­tra­ran uno. Otros sen­ci­lla­men­te se sen­tían per­di­dos a me­di­da que trans­cu­rrían las se­ma­nas sin po­der ha­cer de­ma­sia­do. Cuan­do Ja­net­te ne­ce­si­ta­ba ir a la tien­da, su fa­mi­lia ca­mi­na­ba los ca­si cin­co ki­ló­me­tros has­ta el Wal­mart só­lo pa­ra que­mar ener­gías.

Mu­chos to­da­vía no se re­cu­pe­ran del trau­ma que se ha pro­fun­di­za­do des­de la tor­men­ta.

A Arro­yo la lle­va­ron a la ciu­dad de Nue­va York el 15 de no­viem­bre y pa­só se­ma­nas con una tía an­tes de re­gis­trar­se en un ho­tel en Co­ro­na, Queens. Pa­de­ce va­rias en­fer­me­da­des, en­tre ellas, dia­be­tes y de­pre­sión. Ne­ce­si­ta una si­lla de rue­das y ha per­di­do la vi­sión del ojo iz­quier­do, que es­tá cu­bier­to por un par­che de ga­sa de co­lor blan­co co­lo­ca­do so­bre sus ga­fas de lec­tu­ra.

Des­pués de la tor­men­ta y an­tes de la eva­cua­ción a Nue­va York, Arro­yo es­ta­ba prin­ci­pal­men­te con­fi­na­da a la ca­ma de su ca­sa en Pon­ce, ba­jo los cui­da­dos de la viu­da de su pa­dre. En me­dio del ca­lor so­fo­can­te, te­mía que sus he­ri­das se in­fec­ta­ran. Tu­vo tan­to mie­do que has­ta es­cri­bió un testamento e ins­truc­cio­nes pa­ra que cre­ma­ran sus res­tos en la par­te pos­te­rior de una fo­to­gra­fía de sus pa­dres, que afe­rra­ba en­tre las ma­nos mien­tras dor­mía.

“No sé cómo so­bre­vi­ví”, di­jo.

Los puer­to­rri­que­ños que han es­ta­do vi­vien­do en el Red Roof Inn es­tán an­sio­sos por­que se acer­ca la fe­cha lí­mi­te que pon­dría fin al fi­nan­cia­mien­to del go­bierno pa­ra su es­ta­día

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.