El NAFTA des­tru­yó la ma­ne­ra en que co­me­mos

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Est­her Cepeda

Chicago– Ha­ce unas se­ma­nas, mi tía vino de vi­si­ta des­de Mé­xi­co por pri­me­ra vez des­de ha­ce ca­si 20 años. Du­ran­te su es­ta­día de un mes, mi fa­mi­lia y yo dis­fru­ta­mos de so­pes he­chos a mano, de tor­ti­llas con fri­jo­les, car­ne, que­so y una sal­sa me­ticu­losa­men­te mo­li­da, ade­más de po­zo­le, ela­bo­ra­do con po­llo y gra­nos de maíz, cu­ya pre­pa­ra­ción es tan la­bo­rio­sa que mi ma­má só­lo lo co­ci­na en el Año Nue­vo.

Ese ti­po de co­mi­das tan ela­bo­ra­das son las que Alys­hia Gál­vez, una pro­fe­so­ra del De­par­ta­men­to La­ti­noa­me­ri­cano y Es­tu­dios La­ti­nos del Co­le­gio Leh­man de la Uni­ver­si­dad de la Ciu­dad de Nue­va York, lla­ma una co­ci­na ba­sa­da en la mil­pa, un tér­mino que se de­ri­va de las pa­la­bras en es­pa­ñol pa­ra re­fe­rir­se a un “sem­bra­dío de maíz”.

En su nue­vo li­bro ti­tu­la­do “Co­mien­do NAFTA: Co­mer­cio, Po­lí­ti­cas Ali­men­ti­cias y la Des­truc­ción de Mé­xi­co”, Gál­vez describe ese es­ti­lo de cocinar que se lle­va a ca­bo en una am­plia va­rie­dad de re­gio­nes de Mé­xi­co.

Com­par­ten un gru­po de in­gre­dien­tes bá­si­cos co­mo el maíz y ti­pos de ve­ge­ta­les y plan­tas fres­cos (ca­la­ba­za, fri­jo­les, to­ma­tes, chi­le) que pue­den ser cul­ti­va­dos en un pe­que­ño pre­dio cer­ca de ca­sa pa­ra ela­bo­rar ali­men­tos que es­tán fres­cos in­me­dia­ta­men­te an­tes de su con­su­mo.

Es­ta ma­ne­ra de co­mer es lo opues­to a lo que ge­ne­ral­men­te se con­si­de­ra co­mo “co­mi­da me­xi­ca­na” en Es­ta­dos Uni­dos, es­pe­cial­men­te si uno se de­tie­ne a con­si­de­rar una reali­dad abu­rri­da so­bre lo que en­con­tró re­cien­te­men­te el son­deo Ha­rris: que Ta­co Bell es el res­tau­ran­te me­xi­cano fa­vo­ri­to de los es­ta­dou­ni­den­ses. Y es­tá en pe­li­gro de ex­tin­ción.

Eso se de­be al NAFTA y a otras po­lí­ti­cas co­mer­cia­les, que han in­cen­ti­va­do a la gen­te de to­do el mun­do a mi­grar pa­ra con­se­guir tra­ba­jo o acep­tar em­pleos en fá­bri­cas a cam­bio de un ba­jo sa­la­rio, afec­tan­do su ma­ne­ra de vi­vir.

Eso lo ha con­ver­ti­do en una al­ter­na­ti­va atrac­ti­va de co­mi­da sú­per ba­ra­ta y ul­tra pro­ce­sa­da que pa­ra los fa­bri­can­tes de co­mi­da in­dus­tria­li­za­da es ca­da vez más di­fí­cil ven­dér­se­la a unos es­ta­dou­ni­den­ses que es­tán cons­cien­tes de la nu­tri­ción.

“Jun­to con sus con­tra­par­tes de otros paí­ses, los me­xi­ca­nos que vi­ven en zo­nas ru­ra­les y per­ci­ben ba­jos in­gre­sos les han pro­por­cio­na­do un mer­ca­do a los pro­duc­to­res de co­mi­da in­dus­trial pa­ra com­pen­sar el des­cen­so en las ven­tas en Es­ta­dos Uni­dos”, es­cri­bió Gál­vez.

“Aun­que las ten­den­cias eco­nó­mi­cas y las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas que han pro­vo­ca­do que las ma­ne­ras an­ces­tra­les de co­mer es­tén fue­ra del al­can­ce de los ciu­da­da­nos me­xi­ca­nos pro­me­dio, tam­bién es­tán ha­cien­do que la co­mi­da tra­di­cio­nal dis­po­ni­ble sea un pro­duc­to de al­to va­lor y es­ta­tus “ele­va­do” y ha­ya si­do re­in­ter­pre­ta­do por chefs de eli­te glo­bal”.

En una en­tre­vis­ta re­cien­te, Gál­vez me di­jo que se en­fo­có en co­nec­tar los pun­tos en­tre el co­mer­cio, las po­lí­ti­cas ali­men­ta­rias, mi­gra­ción y sa­lud, tan­to en Es­ta­dos Uni­dos co­mo en Mé­xi­co cuan­do em­pe­zó a ver que sus se­res que­ri­dos me­xi­ca­nos se es­ta­ban en­fer­man­do con el mis­mo ti­po de en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el pe­so cor­po­ral (obe­si­dad, dia­be­tes y en­fer­me­da­des del co­ra­zón) que afli­gen a mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses, aun cuan­do esos pa­rien­tes nun­ca han mi­gra­do.

“Yo no me ha­bía da­do cuen­ta del to­do de esa in­ter­co­ne­xión, el co­mer­cio no era al­go en lo que yo es­tu­vie­ra par­ti­cu­lar­men­te in­tere­sa­da”, di­jo Gál­vez, “pe­ro ja­lé un hi­lo y to­dos los de­más que­da­ron al des­cu­bier­to. La his­to­ria so­bre la ma­ne­ra en que el NAFTA al­te­ró el sis­te­ma ali­men­ta­rio en to­do el con­ti­nen­te y los efec­tos que ha te­ni­do en la sa­lud, nos afec­ta a to­dos no­so­tros”.

Gál­vez to­ca te­mas co­mo el sur­gi­mien­to del agua­ca­te, de la ma­ne­ra en que los im­pues­tos a los re­fres­cos fue­ron di­lui­dos por los in­tere­ses cor­po­ra­ti­vos y “la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal” so­bre la ma­ne­ra en que co­men las po­bla­cio­nes , ha­cien­do que las fru­tas y ve­ge­ta­les fres­cos sean más ca­ros y di­fí­ci­les de en­con­trar pa­ra que los pobres ten­gan que con­su­mir co­mi­da ba­ra­ta y pro­ce­sa­da.

Fi­nal­men­te, quie­ren que la gen­te en­tien­da las con­se­cuen­cias in­vo­lun­ta­rias de un am­plio ran­go de acuer­dos co­mer­cia­les, y lo ha­ce ape­lan­do a nues­tro egoís­mo.

“Por su­pues­to, te­ne­mos ac­ce­so a las fru­tas y ve­ge­ta­les fres­cos de Mé­xi­co to­do el año, pe­ro el pro­ble­ma es fun­da­men­tal­men­te acer­ca de la de­mo­cra­cia”, se­ña­la Gál­vez.

“Cuan­do esos acuer­dos son ne­go­cia­dos a puer­ta ce­rra­da por los eje­cu­ti­vos, y el Con­gre­so vo­ta a fa­vor o en con­tra, to­dos per­de­mos por­que esas po­lí­ti­cas afec­tan al 99 por cien­to de la po­bla­ción de los tres paí­ses, y por­que no­so­tros no es­ta­mos en la me­sa de ne­go­cia­cio­nes”.

“Gru­pos de in­te­rés muy es­pe­cí­fi­cos y cor­po­ra­cio­nes son las que es­tán en la me­sa y ellos tie­nen una lis­ta de de­seos bien de­fi­ni­dos. Si nos im­por­ta­ra la de­mo­cra­cia, en­ton­ces nos im­por­ta­ría nues­tra re­pre­sen­ta­ción y quién es­tá sien­do to­ma­do en cuen­ta cuan­do se ha­cen esos acuer­dos”.

“Mien­tras el pre­si­den­te Trump re­ne­go­cia­ba el acuer­do co­mer­cial, que al pa­re­cer se lla­ma­rá Acuer­do Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co y Ca­na­dá, USMCA por sus si­glas en in­glés, yo me en­con­tra­ba en una po­si­ción in­có­mo­da es­pe­ran­do que Trump no eche a per­der ne­gli­gen­te­men­te el NAFTA”.

Se­ría muy do­lo­ro­so pa­ra to­dos los que es­ta­mos in­vo­lu­cra­dos. No po­de­mos dar­nos el lu­jo de des­mo­ro­nar nues­tro ac­tual sis­te­ma ali­men­ta­rio. No nos he­mos da­do cuen­ta qué tan en­tre­la­za­dos e in­ter­de­pen­dien­tes so­mos.

“Los cam­bios drás­ti­cos po­drían cau­sar un in­creí­ble ato­lla­de­ro en los pro­duc­tos de los que de­pen­de­mos dia­ria­men­te. Ve­ría­mos cos­tos in­creí­ble­men­te al­tos, las co­se­chas de los agri­cul­to­res se echa­rían a per­der y el ham­bre se­ría a una es­ca­la ma­si­va”.

La evo­lu­ción de la ma­ne­ra en que co­me­mos es un he­cho real. Pe­ro ne­go­ciar la he­ren­cia cul­tu­ral gas­tro­nó­mi­ca de to­dos los paí­ses (in­clu­yen­do el nues­tro) en nom­bre de me­jo­rar el co­mer­cio, no es un tra­to que mu­chos ha­rían si es­tu­vie­ran cons­cien­tes de lo que es­tá en jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.