La Su­pre­ma Cor­te de­be se­guir ac­tuan­do jus­ta­men­te

El Diario de El Paso - - PORTADA -

El Se­na­do vo­tó es­te sá­ba­do pa­ra con­fir­mar a Brett Ka­va­naugh a la Su­pre­ma Cor­te, des­pués de una de las ba­ta­llas más po­lé­mi­cas so­bre la no­mi­na­ción en la his­to­ria, y por el mar­gen más es­tre­cho que ha­ya ob­te­ni­do un juez en la era mo­der­na.

Aho­ra, a pe­sar de lo di­fí­cil, de­pen­de­rá del nue­vo juez tra­tar de de­mos­trar­le a un país di­vi­di­do res­pec­to a su de­sig­na­ción que tie­ne el tem­pe­ra­men­to y el jui­cio pa­ra ha­cer su tra­ba­jo; es im­por­tan­te, co­mo lo se­rá pa­ra la cor­te en su to­ta­li­dad, de­mos­trar que no es otra ins­ti­tu­ción par­ti­dis­ta.

Y tam­bién de­pen­de­rá de to­dos los que se opu­sie­ron a su con­fir­ma­ción, in­clu­yen­do es­te ar­tícu­lo, eva­luar a Ka­va­naugh de una ma­ne­ra jus­ta en su nue­vo pues­to.

Mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses creen, con to­da ra­zón, que la ma­yo­ría del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en el Se­na­do im­pul­só la no­mi­na­ción de Ka­va­naugh, con el fin de ins­ta­lar un quin­to vo­to con­ser­va­dor con­fia­ble.

Ac­tual­men­te, en un Con­gre­so que ca­da vez es más dis­fun­cio­nal y una ca­pri­cho­sa pre­si­den­cia que ame­na­za con pre­sen­tar más de­man­das en es­ta nue­va cor­te pa­ra so­lu­cio­nar los im­por­tan­tes pro­ble­mas so­cia­les y tal vez, pa­ra cal­mar las ame­na­zas al or­den cons­ti­tu­cio­nal del país.

Sin em­bar­go, al te­ner una só­li­da ma­yo­ría con­ser­va­do­ra en­fren­ta­rán la ten­ta­ción de ha­cer­le cam­bios im­por­tan­tes a la ley. Mien­tras ellos con­fron­tan esos desafíos, los jue­ces de­ben ac­tuar co­mo ju­ris­tas cui­da­do­sos y me­su­ra­dos, que se­gún di­cen lo son, no co­mo los par­ti­dis­tas con to­ga que mu­chos te­men.

Des­afor­tu­na­da­men­te, Ka­va­naugh se ga­nó esas du­das en la se­gun­da au­dien­cia de con­fir­ma­ción en el Se­na­do, cuan­do ata­có a los se­na­do­res de­mó­cra­tas y a “la iz­quier­da”.

Ka­va­naugh re­co­no­ció en un edi­to­rial que fue pu­bli­ca­do en Wall Street Jour­nal que su “tono fue mor­daz y di­jo unas co­sas que no de­bió de­cir”.

Se com­pro­me­tió a que “de aho­ra en ade­lan­te, us­te­des pue­den con­fiar en que se­ré el mis­mo ti­po de juez y per­so­na que he si­do du­ran­te to­da mi ca­rre­ra le­gal de 28 años: una per­so­na que tra­ba­ja du­ro, equi­li­bra­do, con men­te abier­ta, in­de­pen­dien­te y de­di­ca­do a la Cons­ti­tu­ción y al bien pú­bli­co”.

El nue­vo juez en­fren­ta­rá un es­cep­ti­cis­mo en­ten­di­ble acer­ca de su ha­bi­li­dad pa­ra cum­plir con esa prue­ba. Aun­que es­tá en­fren­tan­do la crí­ti­ca, y aun­que no ha­ya­mos apo­ya­do su con­fir­ma­ción, es­pe­ra­mos fer­vien­te­men­te que lo­gre apro­bar­la.

Los otros jue­ces tam­bién de­ben re­co­no­cer que aho­ra es di­fe­ren­te lo que es­tá en jue­go, con el re­ti­ro del juez Ant­hony Ken­nedy, y des­pués del su­cio jue­go que hi­cie­ron los re­pu­bli­ca­nos pa­ra blo­quear a Me­rrick Gar­land, no­mi­na­do del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma a la cor­te.

En su pro­pia au­dien­cia de con­fir­ma­ción, el pre­si­den­te del tri­bu­nal John Ro­berts Jr. equi­pa­ró el pa­pel de los jue­ces con un um­pi­re, que ca­li­fi­ca los lan­za­mien­tos y las fa­llas pa­ra pe­gar­le a la pe­lo­ta.

Aun­que la cor­te de Ro­berts ha he­re­da­do unas re­glas pre­do­mi­nan­te­men­te con­ser­va­do­ras en al­gu­nos ca­sos im­por­tan­tes que han te­ni­do una car­ga po­lí­ti­ca, des­ta­ca la de­ci­sión de Ro­berts de eli­mi­nar el De­cre­to del De­re­cho a Vo­tar.

El juez Neil Gor­such, quien ocu­pó el pues­to que de­bió ha­ber si­do de Gar­land, hi­zo hin­ca­pié so­bre la im­por­tan­cia de ad­he­rir­se a la ju­ris­pru­den­cia en su au­dien­cia de con­fir­ma­ción.

Lue­go vo­tó pa­ra ha­cer pe­da­zos una im­por­tan­te ju­ris­pru­den­cia so­bre cuo­tas sin­di­ca­les.

Aho­ra es más im­por­tan­te que nun­ca que la cor­te pro­ce­da con cui­da­do y dis­cre­ción.

Des­pués de to­do, el país no con­se­gui­rá na­da del pre­si­den­te.

Es­te vier­nes, el pre­si­den­te Do­nald Trump ata­có a los ma­ni­fes­tan­tes que es­tán en con­tra de Ka­va­naugh en el Capitolio, al­gu­nos de los cua­les ase­gu­ran que han si­do ata­ca­dos se­xual­men­te, di­cien­do que son “pro­fe­sio­na­les pa­ga­dos” y “gri­to­nes gro­se­ros”.

Ya sea que crea­mos o no las acu­sa­cio­nes del ata­que se­xual con­tra Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford, Ka­va­naugh no de­bió ser no­mi­na­do a la cor­te, ya que ella sa­cri­fi­có su vi­da pa­ra re­la­tar su his­to­ria.

Trump só­lo alen­tó a los que ata­can a Ford, bur­lán­do­se de ella por no po­der re­cor­dar cier­tos de­ta­lles re­la­cio­na­dos con la agre­sión.

Las so­bre­vi­vien­tes, te­me­ro­sas que pue­dan ser acu­sa­das de man­char “a un buen hom­bre” al am­pa­ro de al­gu­na agen­da en­cu­bier­ta, aho­ra tie­nen otra ra­zón pa­ra du­dar en re­por­tar sus ata­ques.

És­te es el tris­te le­ga­do, has­ta aho­ra, de la sa­ga so­bre la con­fir­ma­ción de Ka­va­naugh. Aun­que aho­ra, él y sus co­le­gas ten­drán la opor­tu­ni­dad de fa­bri­car al­go más po­si­ti­vo en los pró­xi­mos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.