Con­fir­ma­ción de Ka­va­naugh di­vi­de a Es­ta­dos Uni­dos

El Diario de El Paso - - PANORAMA -

Was­hing­ton – Un se­na­do pro­fun­da­men­te di­vi­di­do vo­tó el sá­ba­do pa­ra con­fir­mar al juez Brett Ka­va­naugh en la Cor­te Su­pre­ma de Es­ta­dos Uni­dos, lo que mu­chos con­si­de­ran co­mo una vic­to­ria del pre­si­den­te Do­nald Trump. Así ter­mi­na una du­ra ba­ta­lla en Was­hing­ton que co­men­zó co­mo un de­ba­te so­bre la ideo­lo­gía y la ju­ris­pru­den­cia, y con­clu­yó con in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre con­duc­ta se­xual inapro­pia­da.

La vo­ta­ción, 50 a 48, fue in­te­rrum­pi­da en va­rias oca­sio­nes por los ma­ni­fes­tan­tes y se pu­do ver a los agen­tes de la po­li­cía del Capitolio que sa­ca­ban a ras­tras a las per­so­nas que gri­ta­ban, mien­tras los se­na­do­res se sen­ta­ban som­bría­men­te en sus es­cri­to­rios de ma­de­ra. “¡Es­to es una man­cha en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos!”, gri­tó una mu­jer, mien­tras ter­mi­na­ba la vo­ta­ción. “¿Lo en­tien­den?”.

La pos­tu­la­ción de Ka­va­naugh con­tó con el apo­yo ca­si to­tal del Par­ti­do Re­pu­bli­cano. La se­na­do­ra Li­sa Mur­kows­ki, de Alas­ka, fue la úni­ca que rom­pió con su par­ti­do y aun­que vo­tó en con­tra lue­go cam­bió su pos­tu­ra a “pre­sen­te” co­mo un ges­to ha­cia su co­le­ga, el se­na­dor Ste­ve Dai­nes de Mon­ta­na, quien asis­tió a la bo­da de su hi­ja y ha­bría vo­ta­do a fa­vor. El se­na­dor Joe Man­chin III de Virginia Oc­ci­den­tal fue el úni­co demócrata que apo­yó al juez Ka­va­naugh.

El re­sul­ta­do fi­nal no fue una sor­pre­sa por­que los se­na­do­res ya ha­bían anun­cia­do sus in­ten­cio­nes el vier­nes, des­pués de que la no­mi­na­ción su­pe­rara un cru­cial obs­tácu­lo pro­ce­sal en una vo­ta­ción de 51 a 49.

Pe­ro aun­que la ba­ta­lla por la con­fir­ma­ción del juez Ka­va­naugh ha ter­mi­na­do, mu­chas per­so­nas creen que ten­drá gra­ves re­per­cu­sio­nes en el Se­na­do, la Cor­te Su­pre­ma y en la na­ción.

Opo­si­ción

Mien­tras los se­na­do­res de­ba­tían el sá­ba­do, cien­tos de opo­si­to­res a Ka­va­naugh se reunie­ron en la Cor­te Su­pre­ma. Más tar­de, pa­sa­ron las ba­rri­ca­das al­re­de­dor del Capitolio y se sen­ta­ron en los es­ca­lo­nes gri­tan­do “¡No, no, no!”, y los ofi­cia­les de la po­li­cía del Capitolio co­men­za­ron a arres­tar­los. Las mu­je­res y los so­bre­vi­vien­tes de agre­sio­nes se­xua­les en to­do el país es­tán fu­rio­sos por­que sien­ten que sus vo­ces no fue­ron es­cu­cha­das.

Den­tro del re­cin­to le­gis­la­ti­vo, las pro­tes­tas es­ta­lla­ron cuan­do el se­na­dor re­pu­bli­cano John Cornyn, de Te­xas, pro­nun­ció un dis­cur­so en el que ha­bla­ba de “tác­ti­cas ma­fio­sas”, en re­fe­ren­cia a los ac­ti­vis­tas y so­bre­vi­vien­tes de agre­sio­nes se­xua­les que du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas han en­fren­ta­do a los se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos en el Capitolio. “Es­toy con los so­bre­vi­vien­tes”, gri­tó un ma­ni­fes­tan­te. “¡Es­te es un pro­ce­so co­rrup­to!”.

In­clu­so al­gu­nos de los fu­tu­ros co­le­gas del juez Ka­va­naugh han ma­ni­fes­ta­do su in­quie­tud an­te el tur­bu­len­to pro­ce­so de no­mi­na­ción. El vier­nes, en la vís­pe­ra de la vo­ta­ción, las jue­zas Ele­na Ka­gan y Sonia So­to­ma­yor ex­pre­sa­ron su preo­cu­pa­ción de que el ren­cor cau­sa­do por su nom­bra­mien­to afec­te la repu­tación de la cor­te.

“Par­te de la fuer­za y la le­gi­ti­mi­dad de la cor­te de­pen­de de que la gen­te no la vea co­mo aho­ra se ve al res­to de las es­truc­tu­ras del go­bierno de es­te país”, di­jo la jue­za Ka­gan en una pre­sen­ta­ción en la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton. “En otras pa­la­bras, las per­so­nas pien­san que la cor­te no es­tá di­vi­di­da po­lí­ti­ca­men­te, creen que no es una ex­ten­sión de la po­lí­ti­ca sino que, de al­gu­na ma­ne­ra, es­tá por en­ci­ma de la re­frie­ga, aun­que eso no su­ce­da en to­dos los ca­sos”.

Una vez con­fir­ma­do, Ka­va­naugh in­cli­na­rá la ten­den­cia ideo­ló­gi­ca de la cor­te ha­cia la de­re­cha con lo que se con­so­li­da­rá una ma­yo­ría con­ser­va­do­ra. Rem­pla­za­rá al juez re­ti­ra­do Ant­hony M. Ken­nedy —un con­ser­va­dor mo­de­ra­do que du­ran­te mu­cho tiem­po tu­vo un vo­to de­ci­si­vo en esa ins­ti­tu­ción— y con 53 años es lo su­fi­cien­te­men­te jo­ven co­mo pa­ra ser­vir du­ran­te dé­ca­das, por lo que po­drá de­fi­nir la ju­ris­pru­den­cia es­ta­dou­ni­den­se du­ran­te una ge­ne- ra­ción, o tal vez más tiem­po.

El se­na­dor Mitch Mc­Con­nell de Ken­tucky, lí­der de la ma­yo­ría, se ex­pre­só de ma­ne­ra ta­jan­te acer­ca de lo que los re­pu­bli­ca­nos ha­bían lo­gra­do el sá­ba­do. “Es la con­tri­bu­ción más im­por­tan­te que le he­mos he­cho al país y la que du­ra­rá más tiem­po”, di­jo Mc­Con­nell en una en­tre­vis­ta.

Mu­chos con­si­de­ran un triun­fo del pre­si­den­te Do­nald Trump

Pro­me­sa cum­pli­da

Trump, quien ha lo­gra­do que el po­der ju­di­cial fe­de­ral lleno de con­ser­va­do­res sea un se­llo de su pre­si­den­cia, cum­ple una de sus pro­me­sas de cam­pa­ña con la con­fir­ma­ción del juez Ka­va­naugh, en me­dio de una di­fí­cil elec­ción de me­dio tér­mino. El man­da­ta­rio ha usa­do el pro­ce­so de Ka­va­naugh pa­ra mo­vi­li­zar a su ba­se; en un mi­tin re­cien­te, en­tu­sias­mó a sus par­ti­da­rios bur­lán­do­se de Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford, la in­ves­ti­ga­do­ra aca­dé­mi­ca que acu­só al juez de in­ten­tar vio­lar­la cuan­do eran ado­les­cen­tes.

Has­ta que las acu­sa­cio­nes de Bla­sey se hi­cie­ron pú­bli­cas, la con­fir­ma­ción de Ka­va­naugh pa­re­cía ase­gu­ra­da. Pe­ro su ca­so, que pri­me­ro se ex­pu­so en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en The Was­hing­ton Post y que lue­go se co­no­ció en de­ta­lle du­ran­te su tes­ti­mo­nio an­te el Co­mi­té Ju­di­cial del Se­na­do, desató otras de­nun­cias y pro­vo­có una in­ves­ti­ga­ción del FBI so­bre la con­duc­ta del juez.

Ka­va­naugh ne­gó vi­go­ro­sa­men­te las acu­sa­cio­nes du­ran­te su pro­pio tes­ti­mo­nio an­te el Co­mi­té Ju­di­cial. El sá­ba­do, una de sus acu­sa­do­ras, De­bo­rah Ra­mí­rez, quien di­jo que el juez le pu­so sus ge­ni­ta­les en la ca­ra du­ran­te una fies­ta en un dor­mi­to­rio de Ya­le, emi­tió una de­cla­ra­ción en la que la­men­ta­ba lo que iba a pa­sar.

“Ha­ce trein­ta y cin­co años, los otros es­tu­dian­tes de la sa­la op­ta­ron por reír­se y mi­rar ha­cia otro la­do, mien­tras Brett Ka­va­naugh per­pe­tra­ba ac­tos de vio­len­cia se­xual”, es­cri­bió. “Mien­tras veo a mu­chos de los se­na­do­res ha­blar y vo­tar en el Se­na­do, sien­to que es­toy de re­gre­so en Ya­le, don­de la mi­tad de la sa­la se es­tá rien­do y mi­ran­do ha­cia otro la­do. So­lo que es­ta vez, en vez de uni­ver­si­ta­rios bo­rra­chos, son los se­na­do­res es­ta­dou­ni­den­ses quie­nes de­li­be­ra­da­men­te ig­no­ran su com­por­ta­mien­to. Así es co­mo las víc­ti­mas son ais­la­das y si­len­cia­das”.

Au­dien­cia

Co­mo su­ce­dió du­ran­te la se­ma­na pa­sa­da, el de­ba­te del sá­ba­do gi­ró en torno a la con­duc­ta del juez Ka­va­naugh du­ran­te su tes­ti­mo­nio en el Se­na­do y so­bre los te­mas le­ga­les. En su au­dien­cia en el Se­na­do, Ka­va­naugh de­fi­nió las acu­sa­cio­nes de Bla­sey co­mo “un gol­pe po­lí­ti­co cal­cu­la­do y or­ques­ta­do” y di­ri­gió du­ras crí­ti­cas a los se­na­do­res de­mó­cra­tas que lo in­te­rro­ga­ron.

“Al prin­ci­pio del pro­ce­so te­nía du­das y me te­mo que, al fi­nal, esas du­das per­sis­ten más que nun­ca”, di­jo el se­na­dor demócrata Ch­ris Van Ho­llen, de Mary­land. “Cual­quier es­pe­ran­za de que el juez Ka­va­naugh es im­par­cial o que sea per­ci­bi­do co­mo un juez im­par­cial fue des­trui­da por su de­cla­ra­ción du­ran­te la úl­ti­ma au­dien­cia”.

Pe­ro el se­na­dor re­pu­bli­cano Mi­ke Lee, de Utah, di­jo que quie­nes cues­tio­na­ban el com­por­ta­mien­to del juez Ka­va­naugh no vie­ron lo mis­mo que él. Lee sos­tie­ne que Ka­va­naugh “bus­ca­ba sin­ce­ra­men­te de­fen­der su his­to­rial co­mo ser­vi­dor pú­bli­co, su con­duc­ta pri­va­da an­te una gran ad­ver­si­dad, en cir­cuns­tan­cias en las que él y su fa­mi­lia han si­do en­lo­da­dos sin po­der evi­tar­lo”.

El juEz Brett Ka­va­naugh du­ran­te una au­dien­cia en el Se­na­do es­ta­dou­ni­den­se pa­ra su po­si­ble con­fir­ma­ción, en sep­tiem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.