El es­ti­lo pa­ra­noi­co de la po­lí­ti­ca re­pu­bli­ca­na

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Paul Krug­man

Nue­va York— Mu­chas per­so­nas es­tán preo­cu­pa­das, con jus­ta ra­zón, so­bre lo que sig­ni­fi­ca pa­ra Es­ta­dos Uni­dos a lar­go pla­zo el nom­bra­mien­to de Brett Ka­va­naugh. Es un par­ti­dis­ta ma­ni­fies­to que evi­den­te­men­te min­tió ba­jo ju­ra­men­to so­bre va­rios as­pec­tos de su his­to­ria per­so­nal; eso es­tá re­la­cio­na­do y es igual de im­por­tan­te que la in­te­rro­gan­te de lo que le hi­zo a Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford, lo cual si­gue sin re­sol­ver­se de­bi­do a que la su­pues­ta in­ves­ti­ga­ción fue una far­sa muy evi­den­te. Po­ner a un hom­bre co­mo ese en la Cor­te Su­pre­ma de Es­ta­dos Uni­dos ha des­trui­do de un so­lo ta­jo la au­to­ri­dad mo­ral de la cor­te en el fu­tu­ro pró­xi­mo.

No obs­tan­te, es­tas preo­cu­pa­cio­nes a lar­go pla­zo de­be­rían ser se­cun­da­rias en es­te mo­men­to. La ame­na­za más in­me­dia­ta pro­vie­ne de lo que vi­mos del la­do re­pu­bli­cano du­ran­te y des­pués de la au­dien­cia: no so­lo des­pre­cio por la ver­dad, sino tam­bién pri­sa por sa­ta­ni­zar to­do ti­po de crí­ti­cas. En es­pe­cí­fi­co, la pron­ti­tud con la que los re­pu­bli­ca­nos de ma­yor ran­go acep­ta­ron las in­sen­sa­tas teo­rías cons­pi­ra­ti­vas so­bre la opo­si­ción a Ka­va­naugh es una ad­ver­ten­cia pro­fun­da­men­te alar­man­te so­bre lo que po­dría ocu­rrir­le a Es­ta­dos Uni­dos, no en el lar­go pla­zo, sino en unas cuan­tas se­ma­nas a par­tir de aho­ra.

En re­la­ción con esas teo­rías cons­pi­ra­ti­vas: co­men­za­ron en los pri­me­ros mo­men­tos del tes­ti­mo­nio de Ka­va­naugh, cuan­do es­te atri­bu­yó sus pro­ble­mas a “un golpe po­lí­ti­co cal­cu­la­do y or­ques­ta­do” mo­ti­va­do por gen­te que bus­ca­ba “ven­gan­za a nom­bre de los Clin­ton”. Es­ta fue una acu­sa­ción to­tal­men­te fal­sa e his­té­ri­ca y el so­lo he­cho de ha­cer­la de­bió ha­ber des­ca­li­fi­ca­do a Ka­va­naugh pa­ra la Cor­te.

No obs­tan­te, Do­nald Trump lo em­peo­ró de in­me­dia­to to­da­vía más, pues­to que atri­bu­yó las pro­tes­tas con­tra Ka­va­naugh a Geor­ge So­ros y de­cla­ró, fal­sa­men­te (y sin prue­bas), que se les es­ta­ba pa­gan­do a los ma­ni­fes­tan­tes.

He aquí el meo­llo de es­te asun­to: fi­gu­ras im­por­tan­tes en el Par­ti­do Re­pu­bli­cano se apre­su­ra­ron a res­pal­dar a Trump. Char­les Grass­ley, pre­si­den­te del Co­mi­té del Se­na­do que es­cu­chó a Bla­sey y a Ka­va­naugh, in­sis­tió en que los ma­ni­fes­tan­tes en efec­to tra­ba­ja­ban pa­ra So­ros. El se­na­dor John Cornyn de­cla­ró: “No va­mos a de­jar que nos aco­sen los gri­tos de ma­ni­fes­tan­tes pa­ga­dos”. No, na­die les pa­gó a los ma­ni­fes­tan­tes por pro­tes­tar, mu­cho me­nos Geor­ge So­ros. Sin em­bar­go, pa­ra ser un buen re­pu­bli­cano, aho­ra hay que pre­ten­der que así fue.

¿Qué su­ce­de aquí? Has­ta cier­to pun­to, es­to no es nue­vo. Las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas han si­do par­te de la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se des­de el co­mien­zo. Ri­chard Hofs­tad­ter pu­bli­có su cé­le­bre en­sa­yo “The Pa­ra­noid Style in Ame­ri­can Po­li­tics” en 1964 y ci­tó ejem­plos que se re­mon­ta­ban al si­glo XVIII. Los se­gre­ga­cio­nis­tas que lu­cha­ban por los de­re­chos ci­vi­les cul­pa­ban de ma­ne­ra ru­ti­na­ria a “agi­ta­do­res ex­ter­nos” —en es­pe­cial los ju­díos del nor­te— por las pro­tes­tas de los afro­ame­ri­ca­nos.

Sin em­bar­go, la im­por­tan­cia de las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas de­pen­de de quién las ha­ga.

Cuan­do los gru­pos que es­tán en el ex­tre­mo del es­pec­tro po­lí­ti­co cul­pan de sus frus­tra­cio­nes a fuer­zas som­brías —co­mo, sue­le pa­sar, a fi­nan­cie­ros ju­díos siniestros—, se les pue­de des­car­tar di­cien­do que de­li­ran. Cuan­do la gen­te que tie­ne la ma­yo­ría de las pa­lan­cas del po­der ha­ce lo mis­mo, sus fan­ta­sías no son un delirio, son una he­rra­mien­ta: una for­ma de des­le­gi­ti­mar a la opo­si­ción, de crear ex­cu­sas no so­lo pa­ra me­nos­pre­ciar sino pa­ra cas­ti­gar a cual­quie­ra que se atre­va a cri­ti­car sus ac­cio­nes.

Por ello las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas han si­do cen­tra­les pa­ra la ideo­lo­gía de tan­tos re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios, des­de la Ita­lia de Mus­so­li­ni has­ta la Tur­quía de Er­do­gan. Por eso a los go­bier­nos de Hun­gría y Po­lo­nia, de­mo­cra­cias que han de­ja­do de ser­lo y se han con­ver­ti­do de fac­to en Es­ta­dos uni­par­ti­dis­tas, les en­can­ta acu­sar a los extranjeros en ge­ne­ral y a So­ros en par­ti­cu­lar de ati­zar la opo­si­ción a su gobierno. Por­que, cla­ro es­tá, no pue­de ha­ber que­jas le­gí­ti­mas so­bre sus ac­cio­nes y po­lí­ti­cas.

Aho­ra, las fi­gu­ras más im­por­tan­tes del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, que con­tro­la las tres ra­mas del gobierno fe­de­ral —si te­nían al­gu­na du­da so­bre si la Cor­te Su­pre­ma era una ins­ti­tu­ción par­ti­dis­ta, ya de­be­rían ha­ber­la des­pe­ja­do— sue­nan tal co­mo los na­cio­na­lis­tas blan­cos en Hun­gría y Po­lo­nia. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­to?

La res­pues­ta, que sus­cri­bo, es que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano es un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio a la es­pe­ra.

Trump cla­ra­men­te tie­ne los mis­mos ins­tin­tos que los dic­ta­do­res extranjeros a los que tan abier­ta­men­te ad­mi­ra. Exi­ge que los fun­cio­na­rios pú­bli­cos sean lea­les a su per­so­na, no al pue­blo es­ta­dou­ni­den­se. Ame­na­za a los opositores po­lí­ti­cos con ven­gan­zas —dos años des­pués de la úl­ti­ma elec­ción, to­da­vía li­de­ra el co­ro que pi­de “En­cié­rren­la”. Ata­ca a los me­dios no­ti­cio­sos por ser los enemi­gos del pue­blo.

A eso hay que aña­dir que las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre los di­ver­sos es­cán­da­los de Trump se cier­nen so­bre él con ma­yor fuer­za, des­de la de­frau­da­ción fis­cal has­ta apro­ve­char el car­go pa­ra ha­cer ne­go­cios, así co­mo la pro­ba­ble co­lu­sión con Ru­sia, que en con­jun­to le dan to­dos los in­cen­ti­vos pa­ra aca­bar con la li­ber­tad de pren­sa y la in­de­pen­den­cia de la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia. ¿Al­guien du­da que a Trump le gus­ta­ría ser ple­na­men­te au­to­ri­ta­rio si pu­die­ra?

¿Quién lo va a de­te­ner? ¿Los se­na­do­res que re­pi­ten co­mo pe­ri­cos las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas so­bre los ma­ni­fes­tan­tes pa­ga­dos por So­ros? ¿La re­cién ma­ni­pu­la­da Cor­te Su­pre­ma? Si al­go he­mos apren­di­do en las se­ma­nas pa­sa­das es que no hay nin­gu­na bre­cha en­tre Trump y su par­ti­do, na­die pe­di­rá que se de­ten­gan en nom­bre de los va­lo­res es­ta­dou­ni­den­ses.

No obs­tan­te, co­mo di­je, el Par­ti­do Re­pu­bli­cano es un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio en es­pe­ra, pe­ro no en prác­ti­ca (to­da­vía). ¿Qué es lo que es­pe­ra?

Bueno, pien­sen en lo que Trump y su par­ti­do po­drían ha­cer si con­ser­van am­bas cá­ma­ras en el Con­gre­so en las pró­xi­mas elec­cio­nes. Si no les ate­rra dón­de po­dría­mos es­tar en el fu­tu­ro pró­xi­mo, no es­tán po­nien­do aten­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.