Hay se­ña­les de una es­tra­te­gia en acuer­dos co­mer­cia­les

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Neil Ir­win

Nue­va York— Cual­quie­ra que ha­ya es­ta­do ob­ser­van­do con aten­ción la es­tra­te­gia del gobierno de Trump pa­ra re­plan­tear el co­mer­cio glo­bal, qui­zás a ve­ces ha­ya creí­do, de ma­ne­ra ra­zo­na­ble, que no exis­tía es­tra­te­gia al­gu­na pa­ra lo­grar ese ob­je­ti­vo.

No obs­tan­te, eso ha cam­bia­do en las úl­ti­mas se­ma­nas y ha co­men­za­do a sur­gir un en­fo­que más cohe­ren­te, pe­se a que no pa­re­ce te­ner ga­ran­tía de éxito.

La es­tra­te­gia que se ha con­so­li­da­do es más o me­nos es­ta: el pre­si­den­te ha es­ta­do arre­me­tien­do con­tra sus aliados tra­di­cio­na­les, in­clu­yen­do Ca­na­dá, Mé­xi­co, la Unión Eu­ro­pea, Ja­pón y Co­rea del Sur. Los ha em­bes­ti­do pú­bli­ca­men­te po­nien­do aran­ce­les so­bre el ace­ro y el alu­mi­nio y ame­na­zan­do con gra­var sus au­to­mó­vi­les. Pe­ro esen­cial­men­te, eso ha si­do so­lo pa­ra ablan­dar­los con el fin de ob­te­ner con­ce­sio­nes mo­de­ra­das y fa­vo­ra­bles pa­ra los in­te­re­ses de Es­ta­dos Uni­dos.

Es­to se ha lo­gra­do me­dian­te un acuer­do co­mer­cial con Co­rea del Sur a fi­na­les de sep­tiem­bre y un nue­vo NAF­TA, aho­ra lla­ma­do USMCA, que se con­cre­tó el fin de se­ma­na pa­sa­do.

Aho­ra que el gobierno ha de­mos­tra­do con esos acuer­dos que pue­de con­se­guir el sí, se es­pe­ra que si­gan acuer­dos en tér­mi­nos si­mi­la­res con Eu­ro­pa y Ja­pón. Des­pués de que se pon­gan en mar­cha los acuer­dos mo­di­fi­ca­dos con esos aliados, lo más pro­ba­ble es que el gobierno quie­ra ha­cer un tra­ba­jo con­cer­ta­do en­tre ellos con el fin de ais­lar a Chi­na e im­po­ner cam­bios im­por­tan­tes a las em­pre­sas y las prác­ti­cas co­mer­cia­les chi­nas.

En otras pa­la­bras, la me­ta fi­nal es re­ajus­tar las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas en­tre Chi­na y el res­to del mun­do. Tal vez el pro­ce­so sea lar­go y do­lo­ro­so, pe­ro la idea es que es un pro­ce­so de va­rias eta­pas pa­ra ga­nar más fuer­za con el fin de obli­gar a Chi­na a que per­mi­ta que las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses ven­dan su mer­can­cía y tra­ba­jen con li­ber­tad, sin que les ro­ben la tec­no­lo­gía. Ade­más, eso afian­za a Es­ta­dos Uni­dos en una ri­va­li­dad geo­po­lí­ti­ca que se es­tá vol­vien­do más ten­sa, co­mo lo ex­pre­só el vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce en un dis­cur­so la se­ma­na pa­sa­da.

Una prue­ba re­ve­la­do­ra de es­ta es­tra­te­gia es una cláu­su­la del nue­vo tra­ta­do de Amé­ri­ca del Nor­te que di­fi­cul­ta­rá a Mé­xi­co o a Ca­na­dá ne­go­ciar un acuer­do co­mer­cial con una eco­no­mía “no su­je­ta a las le­yes del mer­ca­do”, co­mo Chi­na, sin po­ner en ries­go su ac­ce­so pri­vi­le­gia­do al gran mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se.

Larry Kud­low, ase­sor eco­nó­mi­co de la Ca­sa Blan­ca, des­cri­bió es­ta es­tra­te­gia el jue­ves en el Club Eco­nó­mi­co de Was­hing­ton. “So­bre to­do y an­te to­do, Chi­na”, di­jo en al­gún mo­men­to.

“Exis­ten mu­chas prác­ti­cas co­mer­cia­les des­lea­les y la ma­yor res­pon­sa­ble es Chi­na”, afir­mó. El gobierno pu­do ce­rrar el nue­vo acuer­do de Amé­ri­ca del Nor­te, se­ña­ló, con “una com­bi­na­ción de pre­sión y ne­go­cia­ción”.

“Aho­ra es­ta­mos tra­tan­do otra vez con la Unión Eu­ro­pea, es­ta­mos en plá­ti­cas de nue­vo con Ja­pón, y es­ta­mos avan­zan­do ha­cia lo que he des­cri­to co­mo una coa­li­ción co­mer­cial de vo­lun­ta­des pa­ra con­fron­tar a Chi­na”, co­men­tó Kud­low. (No se­ña­ló que ha­bía to­ma­do pres­ta­do un tér­mino em­plea­do pa­ra re­fe­rir­se tam­bién a los aliados que se unie­ron en la in­va­sión a Irak en 2003, a la cual el pre­si­den­te Do­nald Trump ha ca­li­fi­ca­do de desas­tro­sa).

La per­cep­ción ac­tual en­tre los ana­lis­tas de que el gobierno ha es­ta­do pro­cu­ran­do una so­la es­tra­te­gia cohe­ren­te con­tras­ta con la que se te­nía en la pri­me­ra par­te de es­te año. En ese entonces, al me­nos des­de fue­ra, pa­re­cía que el gobierno es­ta­ba cam­bian­do sus plan­tea­mien­tos ca­da se­ma­na, y en oca­sio­nes ca­da día. Con frecuencia ha pa­re­ci­do que ha ha­bi­do una se­rie de ac­cio­nes im­pro­vi­sa­das, con di­fe­ren­tes al­tos fun­cio­na­rios a fa­vor de dis­tin­tos plan­tea­mien­tos.

Los aran­ce­les al ace­ro y al alu­mi­nio se iban a apli­car a to­das las im­por­ta­cio­nes, lue­go se otor­ga­ron exen­cio­nes a los aliados cer­ca­nos, pe­ro dos me­ses des­pués de­ja­ron de es­tar exen­tos.

Pa­re­cía ha­ber un acuer­do pa­ra au­men­tar las im­por­ta­cio­nes chi­nas de pro­duc­tos agrí­co­las y ener­gé­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses, lo cual lo­gró una paz co­mer­cial que se des­mo­ro­nó al­gu­nos días des­pués, cuan­do Trump cam­bió de rum­bo y exi­gió cam­bios más pro­fun­dos en la eco­no­mía y las prác­ti­cas co­mer­cia­les chi­nas.

Aho­ra, con el nue­vo acuer­do de Amé­ri­ca del Nor­te, es más fá­cil ver la for­ma en que en­ca­jan las di­fe­ren­tes piezas de Trump. Pa­re­ce que la cláu­su­la de “no su­je­ción a las le­yes del mer­ca­do” fue di­se­ña­da pa­ra otor­gar­le a Es­ta­dos Uni­dos po­der de ve­to so­bre cual­quier acuer­do que Ca­na­dá o Mé­xi­co pu­die­ran bus­car con Chi­na.

No obs­tan­te, el he­cho de que exis­ta una es­tra­te­gia más cohe­ren­te que en el pa­sa­do re­cien­te en la pos­tu­ra gu­ber­na­men­tal ha­cia el co­mer­cio glo­bal no quie­re de­cir que fun­cio­na­rá, y hay mu­chas ra­zo­nes pa­ra ser es­cép­ti­cos.

“Sí creo que ha­ya una es­tra­te­gia, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que sea una bue­na es­tra­te­gia”, se­ña­ló Mary E. Lo­vely, ca­te­drá­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Si­ra­cu­sa y miem­bro del Ins­ti­tu­to Pe­ter­son pa­ra la Eco­no­mía In­ter­na­cio­nal. “Em­plea­rán es­tos acuer­dos bi­la­te­ra­les pa­ra obli­gar a los paí­ses a ali­near­se de­trás de Es­ta­dos Uni­dos con res­pec­to a Chi­na. Pe­ro ¿cuál se­rá el si­guien­te pa­so cuan­do lo lo­gre­mos? No sé cuál sea la me­ta fi­nal”.

Sin em­bar­go, aho­ra se pue­den ver cla­ras al­gu­nas co­sas que al prin­ci­pio del ve­rano no eran na­da evi­den­tes.

El gobierno de Trump no es­tá bus­can­do na­da más ha­cer es­ta­llar las co­sas; mien­tras los ne­go­cia­do­res pue­dan al­can­zar la vic­to­ria pa­ra los in­te­re­ses de Es­ta­dos Uni­dos, hay acuer­dos a los que se pue­de lle­gar con los aliados. Y por muy des­agra­da­bles que sean los en­fren­ta­mien­tos co­mer­cia­les con Eu­ro­pa, Ca­na­dá o Ja­pón, en reali­dad so­lo son una pre­pa­ra­ción pa­ra una gue­rra co­mer­cial con Chi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.