Una fas­ci­nan­te y sa­lu­da­ble his­to­ria del co­ra­zón

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Est­her J. Ce­pe­da

Chica­go – Mi esposo ase­gu­ra que ca­da can­ción en es­pa­ñol que ha es­cu­cha­do in­clu­ye la pa­la­bra co­ra­zón. Así que, si no lo­gra en­ten­der na­da más, sa­be que tie­ne que ver con cues­tio­nes del co­ra­zón.

En las can­cio­nes de amor, al igual co­mo en la vi­da, el co­ra­zón es el cen­tro de las co­sas, sir­ve co­mo un re­ci­pien­te de in­ter­mi­na­bles me­tá­fo­ras: pue­de ser gran­de, pe­que­ño, va­lien­te, co­bar­de, el asien­to del al­ma, una fuen­te de emo­cio­nes, o só­lo una máquina sus­cep­ti­ble pa­ra te­mas de al­to ries­go.

El co­ra­zón tam­bién es el apa­ra­to a tra­vés del cual el doc­tor San­deep Jauhar, au­tor de las cau­ti­va­do­ras me­mo­rias “In­terno” y “Doc­to­ra­do”, ha con­fron­ta­do su pro­pia mor­ta­li­dad así co­mo tam­bién la muer­te de sus abue­los y su ma­dre.

En su li­bro más re­cien­te: “Co­ra­zón: Una His­to­ria”, Jauhar guía a sus lec­to­res a tra­vés de una in­ten­sa tra­ve­sía per­so­nal que em­pe­zó en el mo­men­to en que no­tó que es­ta­ba te­nien­do pro­ble­mas pa­ra res­pi­rar des­pués de su­bir unos es­ca­lo­nes.

Jauhar se pre­gun­tó si su tra­ba­jo co­mo pa­ra­mé­di­co el 11 de sep­tiem­bre le es­ta­ba pa­san­do la fac­tu­ra o si su fin es­ta­ba cer­ca.

Pa­ra una lec­to­ra co­mo yo, quien usual­men­te de­vo­ra ca­si ca­da li­bro de Me­di­ci­na po­pu­lar, Psi­co­lo­gía y Cien­cia, eso me lla­mó la aten­ción – ya sea que se tra­te de ca­ni­ba­lis­mo, dien­tes, ca­dá­ve­res, nu­tri­ción o de con­fun­dir a una es­po­sa por el som­bre­ro – se ne­ce­si­ta­ría mu­cho más que un via­je in­du­ci­do a la cri­sis a la mi­tad de la vi­da, en cuan­to al tra­ba­jo in­terno de un ór­gano en par­ti­cu­lar pa­ra ha­cer que un li­bro val­ga la pe­na leer.

Jahuar ma­ne­ja fren­tes emo­ti­vos, téc­ni­cos e his­tó­ri­cos.

Sin em­bar­go, de los mu­chos li­bros que he leí­do acer­ca de los avan­ces en la Me­di­ci­na, nun­ca ha­bía es­cu­cha­do acer­ca de la his­to­ria del Dr. Da­niel Ha­le Wi­lliams, un mé­di­co afro­ame­ri­cano que reali­zó lo que se cree fue la pri­me­ra ci­ru­gía a co­ra­zón abier­to.

Co­mo Jahuar lo des­cri­be: “Has­ta ese día de ve­rano de 1893, la ci­ru­gía es­ca­sa­men­te lo ha­bía in­ten­ta­do con un co­ra­zón hu­mano vi­vo. Aun­que es di­fí­cil com­pren­der­lo ac­tual­men­te, cuan­do los tratamientos car­día­cos in­va­si­vos es­tán a la van­guar­dia de la Me­di­ci­na, el co­ra­zón es­tu­vo bá­si­ca­men­te fue­ra del al­can­ce de los mé­di­cos has­ta ca­si ini­cios del si­glo 20. To­dos los ór­ga­nos hu­ma­nos im­por­tan­tes, in­clu­yen­do el ce­re­bro, ha­bían si­do ope­ra­dos, pe­ro el co­ra­zón era al­go apar­te, en­vuel­to en unas prohi­bi­cio­nes his­tó­ri­cas y cul­tu­ra­les mu­cho más grue­sas que su mem­bra­na pe­ri­car­dio”.

En 1891, Wi­lliams, quien era un apren­diz qui­rúr­gi­co au­to­di­dac­ta que con­clu­yó su en­tre­na­mien­to en el Co­le­gio Mé­di­co, que even­tual­men­te se con­vir­tió en la Es­cue­la de Me­di­ci­na Fein­berg de la Uni­ver­si­dad North­wes­tern, es­ta­ble­ció Pro­vi­dent, el pri­mer hos­pi­tal en Es­ta­dos Uni­dos, cu­yo due­ño y en­car­ga­do era un afro­ame­ri­cano.

Tu­vo que in­vi­tar al pú­bli­co a su sa­la de ope­ra­ción una vez a la se­ma­na pa­ra ge­ne­rar con­fian­za en una co­mu­ni­dad mar­gi­na­da que apren­dió, a tra­vés de años de tratamientos erró­neos, que la me­di­ci­na mo­der­na no fue es­ta­ble­ci­da pa­ra las per­so­nas de co­lor pa­ra lo­grar un re­sul­ta­do exi­to­so en la sa­lud.

La in­creí­ble his­to­ria de éxi­to de Wi­lliams ha si­do tem­pe­ra­da por otros en “Co­ra­zón: Una His­to­ria” que re­fle­ja par­te del ra­cis­mo que ha ge­ne­ra­do te­mor de un mal tra­ta­mien­to a ma­nos de supuestos cu­ra­do­res.

A fi­na­les de los años 1950, cuan­do C. Wal­ton Li­llehei, pio­ne­ro de un pro­ce­di­mien­to que uti­li­zó ca­té­te­res y bom­bas pa­ra ha­cer cir­cu­lar la san­gre en­tre dos hu­ma­nos con el fin de re­pa­rar de­fec­tos en el co­ra­zón, ne­ce­si­tó un vo­lun­ta­rio pa­ra ayu­dar a un hom­bre afro­ame­ri­cano en­fer­mo, aún los vo­lun­ta­rios de úl­ti­mo re­cur­so – in­ter­nos an­glo­sa­jo­nes de una pe­ni­ten­cia­ría – se rehu­sa­ron a ayu­dar al pa­cien­te de co­lor.

Li­llehei de­ci­dió uti­li­zar el pul­món de un pe­rro pa­ra oxi­ge­nar la san­gre del hom­bre y rá­pi­da­men­te mu­rió en la me­sa de ope­ra­ción.

Jauhar tam­bién nos cuen­ta acer­ca de mu­je­res, co­mo Mary Hop­kin­son Gib­bon, quien fue cru­cial pa­ra desa­rro­llar la pri­me­ra máquina co­ra­zón-pul­món que ha he­cho po­si­bles los mo­der­nos pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos del co­ra­zón.

Mary asis­tió a su esposo, el doc­tor John Gib­bon, en el do­lo­ro­so tra­ba­jo de rea­li­zar ex­pe­ri­men­tos con ga­tos y pe­rros ca­lle­je­ros.

Es­te tra­ba­jo dio co­mo re­sul­ta­do un mé­to­do pre­ci­so pa­ra man­te­ner vi­vos a los ani­ma­les du­ran­te va­rias ho­ras al ha­cer cir­cu­lar la san­gre y oxí­geno con una máquina pa­ra que el co­ra­zón pu­die­ra ser ope­ra­do con se­gu­ri­dad.

Jauhar em­pleó otros even­tos his­tó­ri­cos, es­tu­dios ac­tua­les y ex­pe­rien­cias per­so­na­les con un len­gua­je be­llo y poé­ti­co. El li­bro ter­mi­na con un lla­ma­do a in­ves­ti­gar la ma­ne­ra en que los fac­to­res psi­co­so­cia­les co­mo la co­ne­xión in­ter­per­so­nal, ale­gría, es­ta­do de áni­mo, la se­gu­ri­dad de nues­tros ve­cin­da­rios y el am­bien­te afec­tan nues­tra sa­lud y bienestar.

Na­die sa­be si la tra­ve­sía del co­ra­zón hu­mano de­be ser vis­ta co­mo un “san­tua­rio in­vio­la­ble” o has­ta lo que un es­cri­tor lla­mó “un ob­je­to de ataque qui­rúr­gi­co”, re­sul­ta­rá even­tual­men­te en una tec­no­lo­gía mé­di­ca in­fa­li­ble pa­ra am­pliar la vi­da más allá de nues­tras es­pe­ran­zas ac­tua­les.

Pe­ro si uno no apren­de na­da más de “Co­ra­zón: Una His­to­ria” sa­be que sus pun­tos de vis­ta en esa pro­me­sa de­pen­de­rá de lo bien que uno se sien­ta des­pués de una abrup­ta ca­mi­na­ta.

Tal vez, nos pue­da ayu­dar el es­cu­char al­gu­nas can­cio­nes de amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.