Re­co­mien­dan se­gun­do jui­cio pa­ra pa­se­ño con­de­na­do a muer­te

El Diario de El Paso - - PORTADA - Em­ma Pla­toff/The Te­xas Tri­bu­ne

Una juez de El Pa­so re­co­men­dó el mar­tes un nue­vo jui­cio pa­ra Ri­go­ber­to Ávi­la, un reo con­de­na­do a muer­te sen­ten­cia­do en el año 2000 por la muer­te de un me­nor de 19 me­ses de na­ci­do, en ba­se a que han sur­gi­do nue­vas du­das en torno al tes­ti­mo­nio cien­tí­fi­co uti­li­za­do pa­ra con­de­nar­lo.

Eso es en gran par­te el re­sul­ta­do de una in­no­va­do­ra ley del 2013 en Te­xas que per­mi­te a las cor­tes anu­lar una con­de­na cuan­do la evi­den­cia cien­tí­fi­ca que con­lle­vó al ve­re­dic­to ha cam­bia­do des­de en­ton­ces o ha si­do des­acre­di­ta­da. Aun­que la ley, co­mún­men­te co­no­ci­da co­mo la “ley de la cien­cia cha­ta­rra”, ha en­via­do va­rios ca­sos de per­so­nas con­de­na­das a muer­te de vuel­ta a los tri­bu­na­les pa­ra una re­vi­sión más de­ta­lla­da.

Ávi­la, de 46 años, es el pri­mer reo en re­ci­bir una re­co­men­da­ción fa­vo­ra­ble de par­te de una cor­te dis­tri­tal. El ca­so aho­ra irá a la Cor­te Pe­nal de Ape­la­cio­nes de Te­xas, la cual con­si­de­ra­rá la re­co­men­da­ción de la juez An­na­bell Pé­rez.

En un jui­cio del 2001, los fis­ca­les del con­da­do de El Pa­so sos­tu­vie­ron que Ávi­la ha­bía ma­ta­do al hijo in­fan­te de su no­via, Ni­co­lás Ma­cías, mien­tras cui­da­ba de él en el año 2000. Los abo­ga­dos de Ávi­la ar­gu­men­ta­ron que él no le hi­zo nin­gún da­ño al me­nor y que las lesiones fa­ta­les pu­die­ron ha­ber si­do oca­sio­na­das por el her­mano de cua­tro años de Ni­co­lás. Los fis­ca­les dijeron que ha­bría si­do prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que un ni­ño pe­que­ño oca­sio­na­ra ta­les he­ri­das, por lo que tu­vo que ha­ber si­do Ávi­la.

“No hay otra ma­ne­ra en la que el ni­ño pu­do ha­ber muer­to”, se­gún dijeron los fis­ca­les al ju­ra­do en el jui­cio.

La juez An­na­bell Pé­rez re­vi­só la nue­va evi­den­cia cien­tí­fi­ca y con­clu­yó que si di­cha evi­den­cia hu­bie­ra es­ta­do dis­po­ni­ble en el jui­cio, “pro­ba­ble­men­te ha­bría con­lle­va­do a los miem­bros del ju­ra­do a con­cluir que ha­bía du­da ra­zo­na­ble so­bre la cul­pa­bi­li­dad de Ávi­la”, y que “el es­ta­do pre­sen­tó evi­den­cia fal­sa y ar­gu­men­tos mal in­for­ma­dos” que muy pro­ba­ble­men­te afec­ta­ron la con­clu­sión del ju­ra­do.

Ávi­la fue ori­gi­nal­men­te pro­gra­ma­do pa­ra ser eje­cu­ta­do en el 2013, pe­ro pi­dió un nue­vo jui­cio la mis­ma se­ma­na en la que la nue­va ley en­tró en vi­gor.

En mar­zo del 2017, la cor­te reali­zó una au­dien­cia de va­rios días, en la que se in­clu­yó el tes­ti­mo­nio de un ex­per­to, in­di­can­do que el ni­ño de cua­tro años “pu­do ha­ber si­do fí­si­ca­men­te ca­paz de” oca­sio­nar las he­ri­das fa­ta­les, de acuer­do con la or­den de Pé­rez emi­ti­da el 9 de oc­tu­bre.

“La nue­va evi­den­cia cien­tí­fi­ca crea un ca­so muy con­vin­cen­te pa­ra pro­bar la inocen­cia de Ávi­la, y una juez ha en­con­tra­do que el ve­re­dic­to con­tra él se ba­sa en tes­ti­mo­nios fal­sos y en­ga­ño­sos”, dijeron los abo­ga­dos de Ávi­la, Cathryn Craw­ford y Rob Owen, en una de­cla­ra­ción por co­rreo elec­tró­ni­co.

“Tras ha­ber pa­sa­do 17 años en el pa­be­llón de la muer­te —y en­fren­tan­do cua­tro fe­chas muy se­rias pa­ra su eje­cu­ción— por un cri­men que él no co­me­tió, Ávi­la es­tá an­sio­so de pre­sen­tar la con­fia­ble evi­den­cia cien­tí­fi­ca al ju­ra­do”, con­clu­ye­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.