Sa­li­da de Ha­ley desata ba­ta­lla por fu­tu­ro de po­lí­ti­ca ex­te­rior de Trump

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Josh Ro­gin

Was­hing­ton – La sa­li­da de Nik­ki Ha­ley co­mo em­ba­ja­do­ra de Es­ta­dos Uni­dos an­te la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das des­en­ca­de­nó una nue­va ron­da de com­pe­ten­cia den­tro de los al­tos ran­gos de la ad­mi­nis­tra­ción de Trump —una con­tien­da que no só­lo es por un puesto sino por una ma­yor in­fluen­cia y con­trol so­bre la di­rec­ción de la po­lí­ti­ca ex­te­rior es­ta­dou­ni­den­se en la se­gun­da mi­tad del pri­mer pe­rio­do de man­da­to del pre­si­den­te Do­nald Trump.

El mar­tes, Ha­ley pa­re­ció ha­ber lo­gra­do lo que po­cos fun­cio­na­rios de la ad­mi­nis­tra­ción de Trump has­ta aho­ra han po­di­do con­se­guir: una ho­no­ra­ble sa­li­da. La ma­ne­ra en que lo hi­zo pue­de ser un mo­de­lo a se­guir pa­ra otros que bus­can aban­do­nar al equi­po de Trump con su dig­ni­dad y via­bi­li­dad po­lí­ti­ca in­tac­tas. Ha­ley or­ga­ni­zó su sa­li­da con la Ca­sa Blan­ca, elo­gió a Trump en una con­fe­ren­cia de pren­sa en con­jun­to, pro­me­tió (por es­cri­to) no im­pug­nar sus in­tere­ses po­lí­ti­cos y fue así que lo­gró des­pe­dir­se ba­jo sus pro­pios tér­mi­nos. El se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Jim Mat­tis de­be es­tar to­man­do co­pio­sas no­tas.

Al or­ques­tar su sa­li­da de la ma­ne­ra que lo hi­zo, Ha­ley evi­tó la hu­mi­lla­ción con la que Trump abru­mó a Rex Ti­ller­son (sien­do des­pe­di­do mien­tras es­ta­ba sen­ta­do en el inodo­ro en Áfri­ca), H.R. McMas­ter (quien ne­go­ció una par­ti­da pla­nea­da con un as­cen­so pe­ro lue­go fue des­pe­di­do sin di­cho as­cen­so tras una gran can­ti­dad de fu­gas de in­for­ma­ción), Tom Bos­sert (quien hi­zo to­do lo co­rrec­to pe­ro ca­yó víc­ti­ma de un ase­si­na­to bu­ro­crá­ti­co por par­te del ase­sor de se­gu­ri­dad John Bol­ton) y Re­ni­ce Prie­bus (quien fue­ra des­pe­di­do en un tuit e in­de­co­ro­sa­men­te fue­ra sa­ca­do de la ca­ra­va­na pre­si­den­cial).

Pe­ro aho­ra la ba­ta­lla in­ter­na pa­ra re­em­pla­zar a Ha­ley ha co­men­za­do, y su re­sul­ta­do nos di­rá quién tie­ne la ven­ta­ja pa­ra afian­zar una po­lí­ti­ca ex­te­rior en lo que po­drían ser los úl­ti­mos dos años de la ad­mi­nis­tra­ción de Trump.

In­ter­na­men­te, dos ban­dos han emer­gi­do. La ex subase­so­ra de se­gu­ri­dad na­cio­nal, Di­na Po­well pa­re­ce ser la fa­vo­ri­ta. Ella tie­ne una cer­ca­na re­la­ción con Ja­red Kush­ner, Ivan­ka Trump y los otros que en ve­ces son men­cio­na­dos bur­lo­na­men­te co­mo los “De­mó­cra­tas del Ala Oes­te”. Una eje­cu­ti­va de Gold­man Sachs con ex­pe­rien­cia en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do, ella dis­fru­ta­ría del apo­yo de aque­llos que bus­can po­ner en mar­cha una po­lí­ti­ca ex­te­rior más in­ter­na­cio­na­lis­ta y fa­vo­ra­ble pa­ra el co­mer­cio y pa­ra Wall Street.

De Po­well tam­bién se di­ce que su­po ga­nar­se la con­fian­za del pre­si­den­te du­ran­te el tiem­po que ella pa­só en la Ca­sa Blan­ca y le dio a Trump al­gu­nas sig­ni­fi­ca­ti­vas vic­to­rias, in­clu­yen­do el re­gre­so a sal­vo de los rehe­nes es­ta­dou­ni­den­ses en Egip­to y las cer­ca­nas re­la­cio­nes de la ad­mi­nis­tra­ción con Egip­to y los Es­ta­dos del Gol­fo Pér­si­co.

Pe­ro se es­pe­ra que Bol­ton pro­mue­va a un can­di­da­to al­ter­na­ti­vo, aun­que aún no se sa­be quién po­dría ser. Bol­ton ha es­ta­do con­so­li­dan­do po­der y ejer­cien­do una cre­cien­te in­fluen­cia en torno a la to­ma de de­ci­sio­nes en re­la­ción al per­so­nal de se­gu­ri­dad na­cio­nal, con la ayu­da de su ha­bi­lo­sa sub­al­ter­na, Mi­ra Ri­car­del. Se di­ce que Bol­ton quie­re a un con­ser­va­dor de mano du­ra, al­guien más ape­ga­do a sus pla­nes pa­ra con­ti­nuar im­pug­nan­do a las ins­ti­tu­cio­nes y acuer­dos in­ter­na­cio­na­les.

“El re­em­pla­zo de Ha­ley es la con­ti­nua­ción de una ba­ta­lla en­tre Bol­ton y las fac­cio­nes que se re­sis­ten a su tan co­no­ci­da po­lí­ti­ca ex­te­rior con­ser­va­do­ra”, se­gún me di­jo un fun­cio­na­rio de la ad­mi­nis­tra­ción. “Si Trump escoge a al­guien si­mi­lar a Ha­ley o al mis­mo Bol­ton, se­rá una gran vi­to­ria pa­ra Bol­ton. Al­guien co­mo Di­na Po­well sig­ni­fi­ca­rá que otras fuer­zas es­tán reite­ran­do su con­trol del per­so­nal pa­ra los pró­xi­mos dos años”.

La es­pe­cu­la­ción en torno al po­ten­cial can­di­da­to de Bol­ton se cen­tra en el em­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos en Ale­ma­nia, Ri­chard Gre­nell, un favorito de los co­men­ta­ris­tas que fa­vo­re­cen a Trump, y quie­nes ya han da­do co­mien­zo a su cam­pa­ña de ca­bil­deo pú­bli­co. Pe­ro la con­fir­ma­ción de Gre­nell pa­ra su ac­tual puesto fue pos­ter­ga­da por va­rios me­ses de­bi­do a las in­quie­tu­des de los de­mó­cra­tas en el Se­na­do en torno a su com­por­ta­mien­to po­co di­plo­má­ti­co y los co­men­ta­rios des­pec­ti­vos que hi­zo so­bre las mu­je­res en Twit­ter. Des­de que asu­mió su puesto en Ber­lín, el es­ti­lo agresivo de Gre­nell ha en­fu­re­ci­do a sus anfitriones ale­ma­nes.

Bol­ton y Trump po­drían fa­vo­re­cer esa más que arro­gan­te pos­tu­ra, pe­ro el pro­ce­so de con­fir­ma­ción de Gre­nell se­ría tor­tuo­so y len­to. Si los de­mó­cra­tas de al­gu­na ma­ne­ra to­man el con­trol del Se­na­do, se­ría im­po­si­ble. Es por eso que es muy pro­ba­ble que Trump ha­ya desecha­do la idea el mar­tes por la tar­de, al de­cir que, “Le es­tá yen­do muy bien en Ale­ma­nia… Pre­fe­ri­ría que Rick se que­da­ra dón­de es­tá”.

Hay mu­chos otros con­ser­va­do­res de mano du­ra en la es­fe­ra de Bol­ton que po­drían con­ver­tir­se en can­di­da­tos. Ch­ris­top­her Burn­ham sir­vió co­mo sub­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de ad­mi­nis­tra­ción de las Na­cio­nes Uni­das du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Geor­ge W. Bush, esen­cial­men­te co­mo fun­cio­na­rio ope­ra­ti­vo en je­fe de las Na­cio­nes Uni­das. Tam­bién es un exi­to­so eje­cu­ti­vo em­pre­sa­rial que ha tra­ba­ja­do en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do, a Trump le agra­da y se ha man­te­ni­do cer­ca de la ad­mi­nis­tra­ción des­de la tran­si­ción. Ro­bert O’Brien es el ac­tual re­pre­sen­tan­te del De­par­ta­men­to de Es­ta­do pa­ra asun­tos de rehe­nes y ha tra­ba­ja­do con Bol­ton, cuan­do és­te fue­ra em­ba­ja­dor de las Na­cio­nes Uni­das. Go­za de un gran res­pe­to y re­cien­te­men­te sa­lió li­bra­do del es­cru­ti­nio. Otros can­di­da­tos po­drían emer­ger.

Ha­ley fue siem­pre más bien una neo-con­ser­va­do­ra, al igual que el vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce, y no tan­to una con­ser­va­do­ra de mano du­ra co­mo Bol­ton y el se­cre­ta­rio de Es­ta­do Mi­ke Pompeo. Pe­ro des­de la sa­li­da de aque­llos fun­cio­na­rios con una pos­tu­ra más rea­lis­ta, ta­les co­mo Ti­ller­son y McMas­ter, el equi­po de po­lí­ti­ca ex­te­rior de Trump ha es­ta­do más sin­cro­ni­za­do que an­tes. En­con­tra­ron una cau­sa en co­mún pa­ra lle­var a ca­bo la anu­la­ción del acuer­do con Irán, una nue­va po­lí­ti­ca en torno a Chi­na y una no­ta­ble­men­te agre­si­va po­lí­ti­ca ha­cia Ru­sia, la cual al pa­re­cer con­cuer­da con los pro­pios de­seos de Trump de me­jo­rar las re­la­cio­nes en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia.

Aho­ra con la sa­li­da de Ha­ley —y la es­pe­ra­da sa­li­da de Mat­tis des­pués de las elec­cio­nes de mi­tad de pe­rio­do— se ha puesto di­cha di­ná­mi­ca en du­da. En cual­quier ad­mi­nis­tra­ción, el per­so­nal equi­va­le a una po­lí­ti­ca. Pe­ro la ad­mi­nis­tra­ción de Trump, tan­to el per­so­nal y la po­lí­ti­ca siem­pre es­tán en cons­tan­te mo­vi­mien­to. La op­ción de Trump se­ña­la­rá la di­rec­ción que to­ma­rá la po­lí­ti­ca ex­te­rior es­ta­dou­ni­den­se, y es por eso que las lí­neas de la ba­ta­lla es­tán sien­do de­ter­mi­na­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.