De qué ma­ne­ra Mé­xi­co y Ca­na­dá sal­va­ron el NAFTA

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Pa­resh Nath Ernesto Ze­di­llo

Was­hing­ton – En el mes de ju­lio, hu­bie­ra si­do im­po­si­ble pro­nos­ti­car có­mo ter­mi­na­rían las plá­ti­cas de re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Nor­tea­mé­ri­ca (NAFTA), pri­me­ro se lle­vó a ca­bo un acuer­do con Mé­xi­co el 27 de agos­to, y lue­go con Ca­na­dá el 30 de sep­tiem­bre.

Prác­ti­ca­men­te has­ta esas fe­chas, Es­ta­dos Uni­dos ha­bía he­cho de­man­das es­tra­fa­la­rias, y aun­que pro­ba­ble­men­te nun­ca se­pa­mos qué los mo­ti­vó pa­ra de­jar a un la­do sus re­cal­ci­tran­tes pos­tu­ras, lo im­por­tan­te es que lo hi­cie­ron.

Mé­xi­co y Ca­na­dá no ce­die­ron a las pre­ten­sio­nes del go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos y pre­ser­va­ron la ma­yo­ría de las cláu­su­las im­por­tan­tes del an­ti­guo tra­ta­do mien­tras que Es­ta­dos Uni­dos dio mar­cha atrás.

Mu­chas de las de­man­das de los re­pre­sen­tan­tes co­mer­cia­les es­ta­dou­ni­den­ses fue­ron tan po­co ra­zo­na­bles que le die­ron cre­di­bi­li­dad a la idea de que lo que real­men­te que­ría el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos era con­se­guir un tra­to que, le­jos de pro­mo­ver po­dría des­truir el co­mer­cio y la in­ver­sión en­tre sus so­cios del NAFTA.

Aun­que en re­pe­ti­das oca­sio­nes los ne­go­cia­do­res me­xi­ca­nos y ca­na­dien­ses ex­pre­sa­ron fir­me y creí­ble­men­te que me­jor acep­ta­rían el re­ti­ro uni­la­te­ral de Es­ta­dos Uni­dos del NAFTA que fir­mar un acuer­do que pu­die­ra te­ner la mis­ma con­se­cuen­cia prác­ti­ca.

To­me­mos por ejem­plo la in­sis­ten­cia de la Cláu­su­la Sun­set que po­dría dar por ter­mi­na­do au­to­má­ti­ca­men­te el nue­vo tra­ta­do ca­da cin­co años a me­nos que los tres go­bier­nos lle­ga­ran a un acuer­do so­bre lo con­tra­rio.

Se tra­ta­ba de una cláu­su­la que po­dría ha­ber eli­mi­na­do la cer­ti­dum­bre pa­ra los in­ver­sio­nis­tas que se su­po­ne que esos acuer­dos de­ben pro­por­cio­nar.

En su lu­gar, los ne­go­cia­do­res es­ta­ble­cie­ron una fór­mu­la com­pli­ca­da, pe­ro que por lo me­nos evi­ta la muer­te sú­bi­ta del acuer­do y ha­ce que ten­ga una vi­da más am­plia.

Los ne­go­cia­do­res es­ta­dou­ni­den­ses de­man­da­ban ha­cer op­cio­nal pa­ra Es­ta­dos Uni­dos el pro­ce­so de acuer­dos de dispu­tas en­tre in­ver­sio­nis­tas y el Es­ta­do en el NAFTA, un im­por­tan­te me­ca­nis­mo pa­ra pro­te­ger a las in­ver­sio­nes es­ta­dou­ni­den­ses en Mé­xi­co.

Esa de­man­da fue re­cha­za­da por Mé­xi­co, de acuer­do a una ba­se sen­si­ble de que es im­por­tan­te dar­les se­gu­ri­dad a los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros de que no es­ta­rán su­je­tos a ac­cio­nes dis­cri­mi­na­to­rias o ar­bi­tra­rias si de­ci­den in­ver­tir en el país.

Al in­ver­tir en Mé­xi­co, las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses, ade­más de rea­li­zar par­te del pro­ce­so de fa­bri­ca­ción a un cos­to me­nor pa­ra ser más com­pe­ti­ti­vos no só­lo en to­da la re­gión sino tam­bién glo­bal­men­te, les per­mi­te pre­ser­var y me­jo­rar las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les pa­ra sus tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses.

Con­se­cuen­te­men­te, es bueno pa­ra los dos paí­ses que el me­ca­nis­mo pa­ra pro­te­ger la in­ver­sión es­ta­dou­ni­den­se en Mé­xi­co fue­ra pre­ser­va­da a pe­sar de las in­ten­cio­nes de­cla­ra­das ori­gi­nal­men­te por los ne­go­cia­do­res de Es­ta­dos Uni­dos.

De la mis­ma ma­ne­ra, Es­ta­dos Uni­dos tra­tó de eli­mi­nar el pro­ce­di­mien­to de re­so­lu­ción de dispu­tas que pro­te­ge a los ex­por­ta­do­res con­tra una apli­ca­ción in­jus­ta de las le­yes do­més­ti­cas co­mo el an­ti­dum­ping y an­ti­sub­si­dio de im­pues­tos.

Eso fue un fac­tor no ne­go­cia­ble pa­ra Ca­na­dá, en don­de exis­te la sen­sa­ción de que Es­ta­dos Uni­dos ha abu­sa­do en el pa­sa­do de la apli­ca­ción de ta­les me­di­das en con­tra de los ex­por­ta­do­res ca­na­dien­ses.

La per­se­ve­ran­cia de Ca­na­dá dio re­sul­ta­do y sus ex­por­ta­do­res ten­drán el re­cur­so de apli­car el sis­te­ma de acuer­do de dispu­tas co­mo es­tá es­pe­ci­fi­ca­do en el NAFTA.

Los ne­go­cia­do­res de Es­ta­dos Uni­dos tam­bién in­sis­tie­ron mu­cho pa­ra que Mé­xi­co acep­ta­ra un me­ca­nis­mo es­pe­cial por el cual Es­ta­dos Uni­dos po­dría apli­car fá­cil­men­te unas ta­ri­fas es­ta­cio­na­les so­bre las ex­por­ta­cio­nes me­xi­ca­nas de fru­tas y ve­ge­ta­les.

Mé­xi­co no ac­ce­dió a la in­clu­sión de ese me­ca­nis­mo, y al fi­nal, el nue­vo acuer­do no lo con­ten­drá – pa­ra be­ne­fi­cio tan­to de los con­su­mi­do­res es­ta­dou­ni­den­ses co­mo de los pro­duc­to­res me­xi­ca­nos.

La úni­ca y sig­ni­fi­ca­ti­va de­man­da de Es­ta­dos Uni­dos que Mé­xi­co y Ca­na­dá acep­ta­ron fue en el sec­tor au­to­mo­triz, en don­de se­rán adop­ta­das unas re­glas de ori­gen más res­tric­ti­vas y en­go­rro­sas.

Por ejem­plo, se acor­dó que el 75 por cien­to de cual­quier au­to o ca­mio­ne­ta que sea fa­bri­ca­do con­ten­drán com­po­nen­tes de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra po­der ca­li­fi­car pa­ra las im­por­ta­cio­nes li­bres de aran­ce­les, has­ta por el ni­vel ac­tual del 62.5 por cien­to.

Sin em­bar­go, el 70 por cien­to del ace­ro y alu­mi­nio uti­li­za­dos en ese sec­tor ten­drán que ser pro­du­ci­dos en Es­ta­dos Uni­dos, y el 40 por cien­to de un au­to o ca­mio­ne­ta ten­drá que ser fa­bri­ca­do por tra­ba­ja­do­res que ga­nen por lo me­nos 16 dó­la­res la ho­ra, una me­di­da ob­via­men­te cal­cu­la­da pa­ra cau­sar im­pac­to en la ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va de Mé­xi­co.

Afor­tu­na­da­men­te, los des­truc­ti­vos efec­tos de las nue­vas re­glas de ori­gen pa­ra el co­mer­cio e in­ver­sión pu­die­ron ser mi­ti­ga­das, por lo me­nos en el ca­so de los au­tos, con la pro­vi­sión de que los vehícu­los que no cum­plan con esas re­glas po­drían pa­gar sim­ple­men­te una tarifa ba­ja y muy fa­vo­re­ci­da del 2.5 por cien­to, siem­pre y cuan­do las ex­por­ta­cio­nes no ex­ce­dan un nú­me­ro ra­zo­na­ble y acor­da­do de vehícu­los.

Eso sig­ni­fi­ca que la pos­tu­ra di­fí­cil e ini­cial de Es­ta­dos Uni­dos so­bre los au­tos se sua­vi­zó afor­tu­na­da­men­te.

Sin em­bar­go, otras co­sas que­da­rán igual, es cla­ro que el nue­vo ré­gi­men re­du­ci­rá tan­to la com­pe­ti­ti­vi­dad re­gio­nal co­mo la glo­bal de la in­dus­tria au­to­mo­triz es­ta­dou­ni­den­se, un re­sul­ta­do que no se­rá bueno pa­ra los tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses, ca­na­dien­ses ni me­xi­ca­nos.

Otras co­sas que no se­rán igua­les son en el ca­so de que el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos de­ci­da im­po­ner ta­ri­fas, co­mo ha ame­na­za­do con ha­cer­lo, so­bre vehícu­los pro­du­ci­dos por em­pre­sas eu­ro­peas o asiá­ti­cas.

Si el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos im­po­ne esos aran­ce­les, la car­ga del nue­vo ré­gi­men po­dría ser des­pro­por­cio­na­da pa­ra el con­su­mi­dor es­ta­dou­ni­den­se.

Co­mo se su­po des­de el pri­mer día, el acuer­do co­mer­cial es­ta­ría su­je­to a una ac­tua­li­za­ción so­bre una se­rie de te­mas co­mo el co­mer­cio di­gi­tal, los de­re­chos a la pro­pie­dad in­te­lec­tual, po­lí­ti­cas am­bien­ta­les y prác­ti­cas la­bo­ra­les.

Lo que es in­tere­san­te es que las nue­vas pro­vi­sio­nes real­men­te son sim­ple­men­te una co­pia de lo que con­te­nía la So­cie­dad Trans­pa­cí­fi­co, que fue des­car­ta­da des­de el ini­cio de la ad­mi­nis­tra­ción Trump, una de­ci­sión muy da­ñi­na pa­ra los in­tere­ses es­ta­dou­ni­den­ses que siem­pre se­rá un mis­te­rio pa­ra los his­to­ria­do­res eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos.

Fi­nal­men­te, el cam­biar­le de nom­bre al NAFTA y con­ver­tir­lo en USMCA, que es una abre­via­tu­ra del Acuer­do Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co y Ca­na­dá – y que fue nom­bra­do de esa ma­ne­ra pa­ra co­lo­car a Es­ta­dos Uni­dos pri­me­ro – po­dría no me­re­cer más co­men­ta­rios si el nue­vo acró­ni­mo no fue­ra gra­cio­so cuan­do es tra­du­ci­do al es­pa­ñol. Se lee­ría EUMCA.

Si to­ma­mos en cuen­ta que el nom­bre ofi­cial de Mé­xi­co es Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos, en­ton­ces, el EUMCA po­dría ser in­ter­pre­ta­do co­mo el acuer­do en­tre Mé­xi­co y Ca­na­dá, lo cual im­pe­di­ría que el pre­si­den­te Trump pu­die­ra des­truir el NAFTA.

Al fi­nal de cuen­tas, Mé­xi­co y Ca­na­dá fue­ron los que ga­na­ron esa di­fí­cil ba­ta­lla pa­ra pre­ser­var la ma­yo­ría del acuer­do co­mer­cial ori­gi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.