Sears, a un pa­so de ce­rrar y de­cla­rar­se en ban­ca­rro­ta

El Diario de El Paso - - ECONOMÍA - Kat­he­ri­ne Doherty, Lau­ren Co­le­man-Loch­ner y Alli­son McNeely/Bloomberg

Nue­va York— El lar­go adiós pa­ra el mi­no­ris­ta más icó­ni­co de Es­ta­dos Uni­dos se acer­ca más al fi­nal. De acuer­do con una per­so­na fa­mi­lia­ri­za­da con el plan, Sears, la ca­de­na es­ta­dou– ni­den­se que es pro­pie­dad del ge­ren­te de fon­dos de co­ber­tu­ra Eddie Lam­pert, se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra una de­cla­ra­ción de ban­ca­rro­ta el do­min­go. La com­pa­ñía en­fren­ta un ven­ci­mien­to de deuda crí­ti­co la pró­xi­ma se­ma­na.

El plan pa­ra so­li­ci­tar la pro­tec­ción del Ca­pí­tu­lo 11 es una de­rro­ta pa­ra Lam­pert, cu­yo fon­do, ESL In­vest­ments, es el ma­yor ac­cio­nis­ta del mi­no­ris­ta y un im­por­tan­te tenedor de deuda.

Du­ran­te se­ma­nas, ESL ha­bía es­ta­do im­pul­san­do una pro­pues­ta de re­es­truc­tu­ra­ción de deuda que evi­ta­ría una de­cla­ra­ción de ban­ca­rro­ta.

La com­pa­ñía aho­ra es­tá en­fo­ca­da en ase­gu­rar el fi­nan­cia­mien­to de las ope­ra­cio­nes a tra­vés de la ban­ca­rro­ta, ex­pli­có la per­so­na, quien pi­dió no ser iden­ti­fi­ca­da por­que las dis­cu­sio­nes son pri­va­das.

Una pre­sen­ta­ción se­ría la cul­mi­na­ción de años de de­cli­ve, ya que Sears ha lu­cha­do pa­ra adap­tar­se a un en­torno mi­no­ris­ta cam­bian­te. Tam­bién mar­ca­ría una caí­da im­pre­sio­nan­te pa­ra una com­pa­ñía que du­ran­te gran par­te del si­glo pa­sa­do per­so­ni­fi­có a Amé­ri­ca.

Su gran po­pu­la­ri­dad le per­mi­tió do­mi­nar su in­dus­tria tan­to o in­clu­so más que lo ha­ce Ama­zon en la ac­tua­li­dad.

35 cen­ta­vos

Los re­pre­sen­tan­tes de Sears y ESL no de­vol­vie­ron in­me­dia­ta­men­te las so­li­ci­tu­des de co­men­ta­rios. Las ac­cio­nes de Sears se ne­go­cia­ron por só­lo 35 cen­ta­vos en Nue­va York, una caí­da del 94 por cien­to en el úl­ti­mo año. El fu­tu­ro de los 89 mil em­plea­dos de Sears, por de­ba­jo de los 246 mil en 2013, si­gue sin es­tar cla­ro.

“An­te una eco­no­mía muy ro­bus­ta y un en­torno mi­no­ris­ta muy di­ná­mi­co, sim­ple­men­te no pu­die­ron rein­ver­tir en to­dos los pi­la­res que per­mi­ten que un mi­no­ris­ta ten­ga éxi­to hoy”, di­jo Ste­ve Gold­berg, pre­si­den­te de Gray­son, una em­pre­sa con se­de en Nue­va York.

“In­fra­es­truc­tu­ra, bie­nes raí­ces, pre­sen­cia di­gi­tal: es di­fí­cil nom­brar un lu­gar don­de real­men­te man­tu­vie­ron su per­fil pa­ra co­nec­tar­se con el clien­te”, pre­ci­só.

Fi­nan­cia­mien­to DIP

La com­pa­ñía ha to­ma­do va­rios pa­sos en los úl­ti­mos días pa­ra pre­pa­rar­se pa­ra una pre­sen­ta­ción.

Con­tra­tó a la fir­ma ase­so­ra M-III Part­ners, in­for­mó el Wall Street Jour­nal el mar­tes, ci­tan­do a per­so­nas fa­mi­lia­ri­za­das con la si­tua­ción. La com­pa­ñía di­jo por se­pa­ra­do que nom­bró al ex­per­to en re­es­truc­tu­ra­ción, Alan Carr, co­mo miem­bro de su jun­ta di­rec­ti­va.

CNBC in­for­mó an­te­rior­men­te que la com­pa­ñía es­ta­ba or­ga­ni­zan­do un prés­ta­mo de ban­ca­rro­ta, co­no­ci­do co­mo fi­nan­cia­mien­to deu­dor en po­se­sión.

Sears en­fren­ta una deuda de 134 mi­llo­nes de dó­la­res con ven­ci­mien­to el 15 de oc­tu­bre. ESL ex­pli­có en una pre­sen­ta­ción el mes pa­sa­do que los préstamos que ven­cían es­ta­ban en­tre los que crea­ban “res­tric­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas de li­qui­dez a cor­to pla­zo” pa­ra la com­pa­ñía.

ESL pro­pu­so el mes pa­sa­do que Sears re­fi­nan­cie su deuda y ven­da bie­nes raí­ces pa­ra ayu­dar a pa­gar los préstamos.

Po­co apo­yo

El plan de re­es­truc­tu­ra­ción de Lam­pert re­ci­bió po­co o nin­gún apo­yo de otros acree­do­res, quie­nes lo vie­ron co­mo una ma­nio­bra pa­ra que se pa­gue a ESL por los bie­nes raí­ces de Sears, se­gún una per­so­na con co­no­ci­mien­to di­rec­to que so­li­ci­tó no ser iden­ti­fi­ca­da.

Des­pués de lo que su­ce­dió con Toys R Us, los in­ver­sio­nis­tas con deu­das en di­fi­cul­ta­des se mues­tran rea­cios a de­po­si­tar di­ne­ro, co­men­tó la per­so­na.

Toys R Us, que una vez fue una im­por­tan­te ca­de­na mi­no­ris­ta de Es­ta­dos Uni­dos, se de­cla­ró en ban­ca­rro­ta en sep­tiem­bre de 2017. En enero, la com­pa­ñía dio a co­no­cer que li­qui­da­ría mu­chas de sus tien­das, un des­tino que mu­chos acree­do­res de Sears di­cen que quie­ren evi­tar.

De acuer­do con los da­tos com­pi­la­dos por Bloomberg, Fair­hol­me Ca­pi­tal Ma­na­ge­ment, TPG Spe­cialty Len­ding y Gug­gen­heim Part­ners se en­cuen­tran en­tre los acree­do­res de Sears.

Di­ne­ro pro­pio

Lam­pert ha es­ta­do usan­do su pro­pio di­ne­ro du­ran­te años pa­ra man­te­ner a Sears a flo­te. El mi­no­ris­ta de 125 años de an­ti­güe­dad, con se­de en Hoff­man Es­ta­tes, Illi­nois, ha con­fia­do en tra­tos y fu­sio­nes por par­te del ad­mi­nis­tra­dor del fon­do de co­ber­tu­ra pa­ra com­pen­sar mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en pér­di­das. Ha ce­rra­do cien­tos de tien­das que pier­den di­ne­ro y pro­me­tió ce­rrar 150 más es­te año.

La ca­de­na de tien­das de­par­ta­men­ta­les ha­ría el anun­cio el do­min­go

La tien­da de­par­ta­men­tal, en Brooklyn, Nue­va York

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.