Be­to, más acau­da­la­do que Ted

El Diario de El Paso - - TEXAS -

En 2015, el pa­se­ño te­nía un pa­tri­mo­nio de apro­xi­ma­da­men­te $9 mi­llo­nes

Aus­tin – Con un ai­re mo­des­to y una ca­mio­ne­ta To­yo­ta Tun­dra de co­lor ne­gro que ha di­cho “fue el pri­mer vehícu­lo nue­vo que ha com­pra­do”, Be­to O’Rour­ke ha he­cho cam­pa­ña en las mi­les de mi­llas de la su­per­fi­cie de Te­xas y ha al­can­za­do la pro­mi­nen­cia na­cio­nal con una ima­gen de hom­bre co­mún que es acor­de a su po­lí­ti­ca, pe­ro no con sus fi­nan­zas per­so­na­les.

El con­gre­sis­ta de­mó­cra­ta de El Pa­so es hijo de un juez re­pu­bli­cano del Con­da­do, que lo fue só­lo una vez, y ade­más, du­ran­te mu­chos años fue due­ño de una mue­ble­ría.

Be­to se ca­só con la hi­ja de uno de los cons­truc­to­res más pro­mi­nen­tes de es­ta ciu­dad que ha rea­li­za­do in­ver­sio­nes que va­len mi­llo­nes de dó­la­res.

El Con­gre­so es­tá pla­ga­do de per­so­nas acau­da­la­das, aun­que en el 2015, O’Rour­ke te­nía un pa­tri­mo­nio de apro­xi­ma­da­men­te 9 mi­llo­nes de dó­la­res, ocu­pan­do el lu­gar 51 lu­gar de 435 miem­bros de la Cá­ma­ra, de acuer­do al Cen­tro de Res­pues­ta Po­lí­ti­ca, una or­ga­ni­za­ción no par­ti­dis­ta.

Eso es más del do­ble del pa­tri­mo­nio de 3.8 mi­llo­nes de dó­la­res de su con­trin­can­te re­pu­bli­cano, el se­na­dor Ted Cruz, quien ocu­pa la po­si­ción 41 de 100 se­na­do­res.

O’Rour­ke y su fa­mi­lia vi­ven en la ci­ma de una co­li­na, en una ca­sa es­ti­lo ha­cien­da con una su­per­fi­cie de 4 mil 700 pies cua­dra­dos en El Pa­so, mien­tras que Cruz, su es­po­sa e hi­jas, tie­nen un con­do­mi­nio bien equi­pa­do en un ele­gan­te lu­gar en Hous­ton.

“Soy muy afor­tu­na­do y re­co­noz­co que mu­cha gen­te no tie­ne esa mis­ma suer­te”, le co­men­tó O’Rour­ke a The As­so­cia­ted Press des­pués de un even­to en un Com­mu­nity Co­lle­ge en Aus­tin, en don­de vis­tió su ro­pa ha­bi­tual de cam­pa­ña, que con­sis­te en una ca­mi­sa y pan­ta­lón de ves­tir.

O’Rour­ke lo­gró as­cen­der, de ser un roc­ke­ro punk a un des­ta­ca­do po­lí­ti­co aun­que no favorito, y aho­ra se ha con­ver­ti­do en al­guien muy co­no­ci­do des­pués de pos­tu­lar­se a un puesto sor­pren­den­te­men­te com­pe­ti­ti­vo pa­ra el Se­na­do, sien­do un de­mó­cra­ta del Es­ta­do con ma­yor ten­den­cia re­pu­bli­ca­na del país.

Aun­que las par­tes más pri­vi­le­gia­das de su vi­da no en­ca­jan tan fá­cil­men­te en la co­lo­ri­da his­to­ria de su cam­pa­ña y en ra­ras oca­sio­nes han si­do men­cio­na­das.

La opu­len­cia es en don­de ter­mi­nan las co­sas si­mi­la­res que tie­nen los dos can­di­da­tos.

O’Rour­ke es­tá a fa­vor de una aten­ción mé­di­ca en don­de ha­ya una so­la per­so­na que lo pa­gue, ele­var el sa­la­rio mí­ni­mo, re­du­cir la deuda es­tu­dian­til y re­la­jar las po­lí­ti­cas de in­mi­gra­ción, mien­tras que su opo­si­tor Cruz es­tá en el la­do con­tra­rio de esos te­mas.

Dis­tin­ta for­ma­ción aca­dé­mi­ca

Be­to, quien se gra­duó de un ele­gan­te in­ter­na­do de Vir­gi­nia, y su ami­go Ce­dric Bix­ler Za­va­la, le ayu­dó a in­te­grar Foss, un gru­po punk de El Pa­so, que re­co­rrió el país en una SUV apo­da­da el “Va­gón Pe­sa­do”.

Pos­te­rior­men­te, O’Rour­ke de­jó el gru­po pa­ra ob­te­ner una li­cen­cia­tu­ra en Li­te­ra­tu­ra In­gle­sa en la Uni­ver­si­dad Co­lum­bia, gra­cias a préstamos, be­cas y tra­ba­jos que desem­pe­ñó mien­tras es­tu­dia­ba.

Cruz si­guió un ca­mino más rec­to, se gra­duó de Prin­ce­ton y de la Es­cue­la de De­re­cho de Har­vard.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.