UN PAR­TI­DO DEFINIDO POR SUS MEN­TI­RAS

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Paul Krug­man

Du­ran­te mi pri­mer año co­mo co­lum­nis­ta de opi­nión de The New York Ti­mes no se me per­mi­tió usar la pa­la­bra “men­ti­ra”.

Ese pri­mer año coin­ci­dió con la elec­ción pre­si­den­cial del año 2000 y el en­ton­ces can­di­da­to Geor­ge W. Bush es­ta­ba, de he­cho, sien­do des­ho­nes­to de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca so­bre sus pro­pues­tas eco­nó­mi­cas; de­cía fal­se­da­des so­bre quién se be­ne­fi­cia­ría de su re­cor­te fis­cal y las con­se­cuen­cias de la pri­va­ti­za­ción de la Se­gu­ri­dad So­cial. No obs­tan­te, la no­ción de que uno de los prin­ci­pa­les can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia fue­ra más allá del ses­go po­si­ti­vo pa­ra men­tir des­ca­ra­da­men­te to­da­vía pa­re­cía in­to­le­ra­ble y de­cir­lo se con­si­de­ra­ba to­tal­men­te inacep­ta­ble.

Evi­den­te­men­te, esa prohi­bi­ción ya no apli­ca pa­ra es­ta pá­gi­na de opi­nión y las prin­ci­pa­les or­ga­ni­za­cio­nes me­diá­ti­cas es­tán ca­da vez más dis­pues­tas a se­ña­lar las fal­se­da­des des­ca­ra­das. No obs­tan­te, si­guen tra­tan­do de dar­le al blan­co mien­tras se mue­ve, por­que las men­ti­ras si­guen ha­cién­do­se ca­da vez más gran­des y ge­ne­ra­li­za­das. De he­cho, a es­tas al­tu­ras el men­sa­je de cam­pa­ña del Par­ti­do Re­pu­bli­cano só­lo es­tá com­pues­to por men­ti­ras; es di­fí­cil pen­sar una so­la ver­dad con la que los re­pu­bli­ca­nos es­tén con­ten­dien­do.

En efec­to, se tra­ta de un pro­ble­ma re­pu­bli­cano (y no só­lo es Do­nald Trump). Los de­mó­cra­tas no son san­tos, pe­ro en ge­ne­ral sus cam­pa­ñas tie­nen que ver con pro­ble­mas ver­da­de­ros, y por lo ge­ne­ral, de he­cho, de­fien­den más o me­nos lo que afir­man de­fen­der. Los re­pu­bli­ca­nos no y la to­tal des­ho­nes­ti­dad de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les re­pu­bli­ca­nas de­be­ría ser en sí mis­ma un pro­ble­ma po­lí­ti­co de­ter­mi­nan­te, por­que a es­tas al­tu­ras de­fi­ne la na­tu­ra­le­za del par­ti­do.

¿So­bre qué mien­ten los re­pu­bli­ca­nos? Co­mo di­je, ca­si so­bre to­do. No obs­tan­te, hay dos te­mas im­por­tan­tes. Mien­ten so­bre su agen­da, fin­gien­do que sus po­lí­ti­cas ayu­da­rán a la cla­se me­dia y la tra­ba­ja­do­ra cuan­do, más bien, ha­rán lo con­tra­rio. Tam­bién mien­ten so­bre los pro­ble­mas que en­fren­ta Es­ta­dos Uni­dos, pu­bli­ci­tan­do una ame­na­za ima­gi­na­ria por par­te de ate­mo­ri­zan­tes per­so­nas de piel mo­re­na y atri­bu­yen­do, ca­da vez más, esa ame­na­za a cons­pi­ra­do­res ju­díos.

Am­bas cla­ses de men­ti­ra es­tán en­rai­za­das en la ver­da­de­ra agen­da del Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

Lo que los re­pu­bli­ca­nos de­fien­den en reali­dad, y lo han he­cho des­de ha­ce dé­ca­das, es re­cor­tar los im­pues­tos a los ri­cos y aca­bar con los pro­gra­mas so­cia­les. Co­mo era de es­pe­rar­se, el año pa­sa­do lo­gra­ron apro­bar un enor­me re­cor­te fis­cal di­ri­gi­do prin­ci­pal­men­te a las cor­po­ra­cio­nes y a los ri­cos y es­tu­vie­ron a un vo­to de apro­bar una “re­for­ma” sa­ni­ta­ria que, se­gún la Ofi­ci­na Pre­su­pues­tal del Con­gre­so, ha­bría oca­sio­na­do que 32 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses se que­da­ran sin co­ber­tu­ra mé­di­ca.

El pro­ble­ma del Par­ti­do Re­pu­bli­cano es que es­ta agen­da es pro­fun­da­men­te im­po­pu­lar. Una im­por­tan­te ma­yo­ría de es­ta­dou­ni­den­ses se opo­ne a los re­cor­tes a los prin­ci­pa­les pro­gra­mas so­cia­les, mien­tras que la ma­yo­ría de los elec­to­res quie­re ele­var, no re­du­cir, los im­pues­tos a las cor­po­ra­cio­nes y a aque­llos que más ga­nan.

No obs­tan­te, en lu­gar de cam­biar su agen­da pa­ra aten­der las preo­cu­pa­cio­nes del elec­to­ra­do, los re­pu­bli­ca­nos han re­cu­rri­do a una es­tra­te­gia de en­ga­ño y dis­trac­ción. Por un la­do, en lo que res­pec­ta al con­te­ni­do de sus po­lí­ti­cas, han adop­ta­do la pos­tu­ra de que lo blan­co es ne­gro y arri­ba es aba­jo. Lo más es­pec­ta­cu­lar de to­do es que se ha­cen pa­sar por de­fen­so­res de la pro­tec­ción pa­ra las per­so­nas con en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes, mis­ma que su fa­lli­do pro­yec­to de ley ha­bría eli­mi­na­do, y que aho­ra es­tán tra­tan­do de eli­mi­nar en los tri­bu­na­les. Ade­más afir­man que los de­mó­cra­tas son quie­nes es­tán po­nien­do en ries­go Me­di­ca­re.

Por el otro, es­tán re­cu­rrien­do a un clá­si­co: el mie­do ra­cial.

No obs­tan­te, ven­der mie­do ra­cial era más fá­cil en los ochen­ta y prin­ci­pios de los no­ven­ta, cuan­do Es­ta­dos Uni­dos real­men­te su­fría de al­tos ni­ve­les de de­lin­cuen­cia en los ba­rrios po­bres de las ciu­da­des. Des­de en­ton­ces, los de­li­tos vio­len­tos han dis­mi­nui­do. ¿Qué le que­da a un alar­mis­ta? La res­pues­ta: men­tir.

Las men­ti­ras no han ce­sa­do des­de el dis­cur­so de la to­ma de pro­tes­ta de Trump, que trans­mi­tió una vi­sión fal­sa de la “car­ni­ce­ría es­ta­dou­ni­den­se”. No obs­tan­te, se han vuel­to mu­cho más ex­tre­mas, lle­gan­do al gra­do de re­tra­tar a una pe­que­ña ca­ra­va­na de re­fu­gia­dos, que to­da­vía se en­cuen­tra a 1609 ki­ló­me­tros de la fron­te­ra, co­mo una in­va­sión ame­na­zan­te e in­mi­nen­te, que de al­gún mo­do es­tá pla­ga­da de te­rro­ris­tas en­fer­mos del Me­dio Orien­te.

Aho­ra es­tá la in­si­nua­ción aña­di­da de que si­nies­tros fi­nan­cia­do­res ju­díos son los ver­da­de­ros cul­pa­bles de­trás de es­ta in­va­sión. Por­que ahí es don­de siem­pre aca­ba la gen­te que ha­ce es­te ti­po de co­sas.

Lo fun­da­men­tal que de­be­mos en­ten­der es que es­tas no son so­lo men­ti­ras feas y des­truc­ti­vas. Más que eso, mol­dean la na­tu­ra­le­za del Par­ti­do Re­pu­bli­cano. Aho­ra re­sul­ta im­po­si­ble te­ner in­te­gri­dad in­te­lec­tual y cons­cien­cia mien­tras se si­gue sien­do un re­pu­bli­cano fiel al par­ti­do. Al­gu­nos con­ser­va­do­res tie­nen es­tos atri­bu­to, pe­ro ca­si to­dos ellos han de­ja­do el par­ti­do, o es­tán al bor­de de la ex­co­mu­nión.

Los que que­dan son fa­ná­ti­cos dis­pues­tos a ha­cer lo que sea pa­ra ha­cer­se del po­der, o bien, cí­ni­cos dis­pues­tos a es­tar de acuer­do con to­do por una ta­ja­da del bo­tín. Así mis­mo, re­sul­ta ton­to ima­gi­nar que hay al­gún lí­mi­te en qué tan le­jos es­ta­ría dis­pues­to a ir un par­ti­do de fa­ná­ti­cos y cí­ni­cos. Cual­quie­ra que pu­die­ra te­ner un es­co­llo, al­gu­na lí­nea ro­ja in­fran­quea­ble de mal com­por­ta­mien­to, ya ha to­ma­do la sa­li­da.

Por eso la cam­pa­ña re­pu­bli­ca­na cons­trui­da en­te­ra­men­te con ba­se en men­ti­ras de­be­ría por sí mis­ma ser un pro­ble­ma po­lí­ti­co: una ra­zón pa­ra vo­tar por los de­mó­cra­tas in­clu­so si quie­ren re­cor­tes fis­ca­les. Ya que no so­lo es­ta­mos ha­blan­do de un par­ti­do que ven­de ma­las ideas me­dian­te de­cla­ra­cio­nes fal­sas. La adic­ción a las men­ti­ras tam­bién lo ha con­ver­ti­do —hay que de­cir­lo sin cor­ta­pi­sas— en un par­ti­do de gen­te ma­la.

Así que, ¿qué ha­rá es­te par­ti­do si con­ser­va to­do el con­trol del Con­gre­so la se­ma­na pró­xi­ma? Lo que he­mos vis­to una y otra vez es que, pa­ra es­tas per­so­nas, no hay lí­mi­tes ni fon­do. Si lo­gran sa­lir­se con la su­ya en es­tas elec­cio­nes in­ter­me­dias, es­pe­ren lo peor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.