Lo que la Cons­ti­tu­ción da, Trump lo quie­re qui­tar

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Ruben Na­va­rret­te Jr.

San Die­go — Pa­ra dis­traer a los es­ta­dou­ni­den­ses de sus pro­ble­mas, el pre­si­den­te Trump ofre­ce otro lla­ma­ti­vo ob­je­to: la ciu­da­da­nía por na­ci­mien­to.

El con­cep­to le­gal es jus so­li, “el de­re­cho al te­rri­to­rio” en la­tín. En Es­ta­dos Uni­dos —y en más de otros 30 paí­ses, in­clu­yen­do Ca­na­dá y en la ma­yo­ría de Amé­ri­ca La­ti­na— si uno na­ce en tal o cual lu­gar, uno se con­vier­te en ciu­da­dano de di­cho país. Es­to in­clu­ye a los hi­jos de los in­mi­gran­tes ile­ga­les.

En al­re­de­dor de dos do­ce­nas de paí­ses —prin­ci­pal­men­te en Asia, Eu­ro­pa y el Me­dio orien­te— al me­nos uno de los pa­dres de­be te­ner un es­ta­tus le­gal pa­ra que el me­nor que na­ce en su te­rri­to­rio ob­ten­ga la ciu­da­da­nía. Só­lo dos na­cio­nes —In­dia y Mal­ta— son tan es­tric­tas que le nie­gan la ciu­da­da­nía a to­do me­nor na­ci­do en su te­rri­to­rio al me­nos que uno de sus pa­dres sea ciu­da­dano.

Gra­cias a la 14ta. En­mien­da, Es­ta­dos Uni­dos otor­ga di­cho de­re­cho a to­dos los na­ci­dos en su te­rri­to­rio. Pe­ro lo que la Cons­ti­tu­ción de Es­ta­dos Uni­dos nos da, Trump no lo quie­re qui­tar.

Hay que te­ner 9 co­sas en men­te:

— Cuan­do los con­ser­va­do­res par­lo­tean de que la Su­pre­ma Cor­te “nun­ca ha emi­ti­do un fa­llo” so­bre si la cláu­su­la de la ciu­da­da­nía de la 14ta. En­mien­da apli­ca a los hi­jos de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, no es­tán del to­do en­ten­dien­do el asun­to. Hay una gran can­ti­dad de cues­tio­nes so­bre la cua­les la cor­te nun­ca ha emi­ti­do una de­ci­sión de­bi­do a que son ri­dí­cu­las. Só­lo to­men en cuen­ta que la cor­te nun­ca ha emi­ti­do un fa­llo en torno a los uni­cor­nios. Es­to po­dría ser una de esas cues­tio­nes.

— La sub­ya­cen­te su­po­si­ción de aque­llos que quie­ren ne­gar­le la ciu­da­da­nía a los hi­jos de los in­do­cu­men­ta­dos ha­ce pa­re­cer que la ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se es ex­tre­ma­da­men­te va­lio­sa. Pe­ro si quie­ren ser ava­ri­cio­sos so­bre quién se con­ver­ti­ría en ciu­da­dano y quién no, ¿en­ton­ces por qué le otor­ga­mos di­cho pri­vi­le­gio de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca a los na­ci­dos es­ta­dou­ni­den­ses que no hi­cie­ron na­da pa­ra me­re­cer­lo?

— La ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes ile­ga­les vie­ne de Mé­xi­co y Cen­troa­mé­ri­ca. Así que el ata­que de Trump a la ciu­da­da­nía por na­ci­mien­to de­be­rá ser vis­to co­mo otro ata­que de odio con­tra los 58 mi­llo­nes de his­pa­nos en la na­ción, mu­chos de los cua­les se le­van­tan to­dos los días por la ma­ña­na pa­ra ir a tra­ba­jar y ayu­dar a que Es­ta­dos Uni­dos si­ga sien­do gran­de.

— Es sim­ple­men­te fal­so de­cir que “nin­gún otro país” otor­ga la ciu­da­da­nía por na­ci­mien­to. A par­te, las per­so­nas que di­cen eso por lo re­gu­lar quie­ren de­cir que muy po­cos paí­ses en Eu­ro­pa la ofre­cen. ¿A quién le im­por­ta eso? Es­ta­dos Uni­dos nun­ca ha se­gui­do la pau­ta de Eu­ro­pa en ca­si na­da des­de el Plan Mars­hall. ¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez us­ted es­cu­chó al­go so­bre el Sue­ño Fran­cés?

— Trump ad­vier­te que los hi­jos na­ci­dos en Es­ta­dos Uni­dos de in­mi­gran­tes ile­ga­les re­ci­ben los “be­ne­fi­cios” de la ciu­da­da­nía. Es­to im­pli­ca que son apro­pia­do­res. Pe­ro in­con­ta­bles es­tu­dios mues­tran que los in­mi­gran­tes son tam­bién miem­bros pro­duc­ti­vos de la so­cie­dad al igual que los na­ci­dos es­ta­dou­ni­den­ses, si no es que has­ta más.

— Los opo­nen­tes de la ciu­da­da­nía por na­ci­mien­to tam­bién sos­tie­nen que el pri­vi­le­gio ac­túa co­mo un “imán” que atrae a re­fu­gia­dos y mi­gran­tes a es­te país. Eso no tie­ne sen­ti­do. He ha­bla­do con de­ce­nas de in­mi­gran­tes por el trans­cur­so de mu­chos años, y les pue­do de­cir lo si­guien­te: hay un imán de em­pleos, y un imán de reuni­fi­ca­ción con sus fa­mi­lias. No hay un imán de la ciu­da­da­nía.

— Es in­sen­sa­to ob­se­sio­nar­se con la “in­ten­ción” de la 14ta. En­mien­da. Con la Cons­ti­tu­ción, la in­ten­ción es de­ba­ti­ble —y no sig­ni­fi­ca mu­cho. La 14ta. En­mien­da tam­bién ga­ran­ti­za “pro­tec­ción igua­li­ta­ria de la ley”. El he­cho de que esas pa­la­bras fue­ron es­cri­tas pa­ra pro­te­ger a los es­cla­vos li­be­ra­dos no sig­ni­fi­ca que di­chas pa­la­bras no pro­te­ge­rán a otros gru­pos de un tra­to in­jus­to.

— La 14ta. En­mien­da otor­ga la ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se a “to­das las per­so­nas na­ci­das o na­tu­ra­li­za­das en Es­ta­dos Uni­dos, y que que­dan su­je­tas a la ju­ris­dic­ción del mis­mo”. Al­gu­nos in­sis­ten que los in­mi­gran­tes ile­ga­les no ca­li­fi­can. Eso es ab­sur­do. Es­ta­mos ha­blan­do de los me­no­res, no de los pa­dres de fa­mi­lia. Y si el Go­bierno lo pue­de a us­ted de­por­tar o apre­sar­lo, en­ton­ces us­ted es­tá su­je­to a su ju­ris­dic­ción.

A los re­pu­bli­ca­nos co­mo Trump no les im­por­ta la ciu­da­da­nía en ver­dad. A ellos les im­por­ta lo que la ciu­da­da­nía con­ce­de: el de­re­cho al vo­to. Ellos sa­ben que se han por­ta­do mal mo­les­tan­do a los his­pa­nos, y se me­re­cen una pa­li­za en las ur­nas, al­go que de­ses­pe­ra­da­men­te in­ten­tan evi­tar a to­da cos­ta. De eso se tra­ta to­do es­to.

— Una vez, ha­ce tiem­po, al­gu­nos re­pu­bli­ca­nos in­ten­ta­ron ga­nar­se a los vo­tan­tes his­pa­nos. Esos días se aca­ba­ron. Los úni­cos vo­tan­tes que Trump in­ten­ta hacer que par­ti­ci­pen en las elec­cio­nes el mar­tes son aque­llos cu­yo sue­ño ame­ri­cano es un Es­ta­dos Uni­dos sin gen­te mo­re­na en el país.

A Trump y a otros re­pu­bli­ca­nos les gus­ta azu­zar a los his­pa­nos. Pe­ro es­ta vez es­co­gie­ron el mal mo­men­to pa­ra ha­cer­lo.

A esos vo­tan­tes les preo­cu­pan los me­no­res y las fa­mi­lias. De­fién­dan­los, y siem­pre lo re­cor­da­re­mos. Atá­quen­los, y nun­ca lo ol­vi­da­re­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.