COM­PAR­TEN DO­LOR

La­men­tan ase­si­na­tos en lu­ga­res sa­gra­dos

El Diario de El Paso - - PANORAMA -

Pit­ts­burgh — Es­te vier­nes por la ma­ña­na un pas­tor me­to­dis­ta afri­cano, ves­ti­do con un tra­je os­cu­ro y un cue­llo blan­co de clé­ri­go, sa­lu­dó a un ra­bino con­ser­va­dor, que ves­tía un abri­go y un som­bre­ro de co­lor ne­gro en un ho­tel del cen­tro de la ciu­dad.

Los dos hom­bres no se co­no­cían, pe­ro en una se­ma­na han es­ta­do uni­dos en un due­lo in­des­crip­ti­ble por dos su­ce­sos que ocu­rrie­ron. El pas­tor es el re­ve­ren­do Eric S.C. Man­ning, quien di­ri­ge la Igle­sia Epis­co­pal Me­to­dis­ta Afri­ca­na Ema­nuel en Char­les­ton, Carolina del Sur, en don­de nue­ve fe­li­gre­ses fue­ron ase­si­na­dos en un ata­que ra­cis­ta du­ran­te un miér­co­les de lec­tu­ra de la Bi­blia el 17 de ju­nio del 2015. El ra­bino es Jef­frey Myers de la con­gre­ga­ción Ár­bol de la Vi­da si­tua­da en el ve­cin­da­rio Squi­rrel Hill de Pit­ts­burgh, en don­de 11 miem­bros fue­ron aba­ti­dos du­ran­te unos ser­vi­cios re­li­gio­sos el pa­sa­do sá­ba­do.

Cuan­do un des­pia­da­do an­ti­se­mi­ta en­tró por las puer­tas ce­rra­das de una si­na­go­ga esa ma­ña­na y abrió fue­go con­tra los cre­yen­tes en ora­ción, las ana­lo­gías de la ma­sa­cre en Ema­nuel AME no pu­die­ron ser ig­no­ra­das. En un pe­río­do de 40 me­ses se re­gis­tra­ron es­tos dos ata­ques im­pla­ca­bles en lu­ga­res sa­gra­dos, vic­ti­mi­zan­do a co­mu­ni­da­des de las mi­no­rías— una ra­cial y otra re­li­gio­sa— que han com­par­ti­do un si­glo de pro­ble­mas en con­tra de la in­to­le­ran­cia y la per­se­cu­ción.

En am­bos ca­sos, los res­pon­sa­bles de­ja­ron co­men­ta­rios en lí­nea lle­nos de odio y en don­de ex­pli­ca­ban sus mo­ti­vos.

“Ten­go que hacer es­to”, les di­jo Dy­lann S. Roof, quien te­nía 21 años en ese mo­men­to, a sus víc­ti­mas afro­ame­ri­ca­nas en la igle­sia Ema­nuel mien­tras dis­pa­ra­ba 77 ti­ros de una pis­to­la Glock se­mi-au­to­má­ti­ca, “por­que us­te­des es­tán vio­lan­do a nues­tras mu­je­res y es­tán in­va­dien­do nues­tro mun­do”, de acuer­do con los so­bre­vi­vien­tes que de­cla­ra­ron en el jui­cio rea­li­za­do en el 2016.

Po­co des­pués del ata­que a la si­na­go­ga, en don­de la po­li­cía di­jo que ha­bían es­ta­do in­vo­lu­cra­das cua­tro ar­mas, in­clu­yen­do una Glock .357, Ro­bert Bo­wers de 46 años co­men­tó en sus re­des so­cia­les; “No pue­do que­dar­me sen­ta­do y ver có­mo mi gen­te es ase­si­na­da”, se­gún es­cri­bió. “Al dia­blo con sus opi­nio­nes, voy por ellos”. Des­pués de ren­dir­se an­te ofi­cia­les del SWAT di­jo que que­ría “que mu­rie­ran to­dos los ju­díos por­que es­ta­ban co­me­tien­do ge­no­ci­dios con­tra la gen­te”, de acuer­do con una de­nun­cia de de­li­to.

A pe­sar de la abru­ma­do­ra evi­den­cia fí­si­ca y de los tes­ti­gos, Bo­wers se de­cla­ró inocen­te de los 44 car­gos fe­de­ra­les, in­clu­yen­do crí­me­nes de odio que es po­si­ble que con­lle­ven la pe­na de muer­te si, tal co­mo fue pro­me­ti­do, el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia in­ten­ta apli­car se­me­jan­te sen­ten­cia. Al igual que Roof, quien fue con­de­na­do y sen­ten­cia­do a muer­te, Bo­wers so­li­ci­tó un jui­cio an­te un ju­ra­do.

Man­ning se en­te­ró de los ti­ro­teos en Pit­ts­burgh en la ma­ña­na del sá­ba­do pa­sa­do cuan­do su te­lé­fono in­te­li­gen­te vi­bró con la aler­ta de la no­ti­cia. Se en­con­tra­ba en Ema­nuel, par­ti­ci­pan­do en un pa­nel de dis­cu­sión so­bre la ma­sa­cre en Char­les­ton pa­ra un gru­po vi­si­tan­te de abo­ga­dos. Sin­tió en­ton­ces su co­ra­zón des­plo­mar­se.

“Otra vez no”, re­cuer­da ha­ber pen­sa­do.

En el ser­món que pro­nun­ció el pa­sa­do do­min­go, el pas­tor Man­ning no cul­pó al pre­si­den­te Trump di­rec­ta­men­te por in­ci­tar la vio­len­cia. Sino que se re­fi­rió in­ten­cio­nal­men­te al “tras­fon­do y men­ti­ras” del pre­si­den­te. Lue­go con­tras­tó el po­de­ro­so tri­bu­to en con­tra del odio que hi­zo el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma des­pués de la tra­ge­dia de Ema­nuel, mien­tras que la res­pues­ta in­me­dia­ta de Trump fue que los ase­si­na­tos se hu­bie­ran po­di­do pre­ve­nir si la si­na­go­ga tu­vie­ra guar­dias ar­ma­dos.

En un pe­río­do de 40 me­ses se re­gis­tra­ron es­tos dos ata­ques

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.