Greg Ab­bott se re­eli­ge

Se une a Rick Perry y Geor­ge W. Bush co­mo re­pu­bli­ca­nos que ga­na­ron fá­cil la re­elec­ción en el es­ta­do El año pa­sa­do fir­mó la prohi­bi­ción más se­ve­ra de ciu­dad san­tua­rio en el país

El Diario de El Paso - - PORTADA -

Aus­tin, Te­xas – El go­ber­na­dor re­pu­bli­cano Greg Ab­bott lo­gró su re­elec­ción a un se­gun­do man­da­to ayer en una de las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas con me­nos acon­te­ci­mien­tos no­ta­bles en las úl­ti­mas dé­ca­das.

Su triun­fo se da a pe­sar del en­tu­sias­mo de­mó­cra­ta a ni­vel na­cio­nal y del ge­ne­ra­do por la cam­pa­ña al Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos, por el can­di­da­to Be­to O’Rour­ke, que des­per­tó a los vo­tan­tes li­be­ra­les en el es­ta­do.

Fuer­zas si­mi­la­res pu­sie­ron el con­trol del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en las gu­ber­na­tu­ras en Geor­gia, Flo­ri­da y Wis­con­sin en la de­fen­sa. Pe­ro en Te­xas, la re­elec­ción de Ab­bott ra­ra vez es­tu­vo en du­da con­tra la de­mó­cra­ta Lu­pe Val­dez, ex al­gua­cil que se postuló pa­ra con­ver­tir­se en la pri­me­ra go­ber­na­do­ra la­ti­na y abier­ta­men­te gay del es­ta­do.

La gran vic­to­ria de Ab­bott fue un re­cor­da­to­rio de que Te­xas si­gue sien­do pro­fun­da­men­te re­pu­bli­cano, in­clu­so cuan­do O’Rour­ke le dio al se­na­dor re­pu­bli­cano Ted Cruz la ca­rre­ra más cer­ca­na al es­ta­do en el Se­na­do de los Es­ta­dos Uni­dos en una ge­ne­ra­ción. Val­dez nun­ca or­ga­ni­zó una cam­pa­ña se­ria en to­do el es­ta­do, in­clui­da la emi­sión de anun­cios te­le­vi­si­vos, y lu­chó por ga­nar has­ta un mi­llón de dó­la­res en re­cau­da­ción de fon­dos.

Ab­bott, de 60 años, aho­ra se une a Rick Perry y Geor­ge W. Bush co­mo go­ber­na­do­res re­pu­bli­ca­nos de Te­xas que ga­na­ron fá­cil­men­te la re­elec­ción y ele­va­ron sus am­bi­cio­nes na­cio­na­les en el pro­ce­so. Sin em­bar­go, ca­re­ce de los gran­des per­so­na­jes de Te­xas de sus pre­de­ce­so­res y ha cons­trui­do su nom­bre de otras ma­ne­ras.

El año pa­sa­do, Ab­bott fir­mó la prohi­bi­ción más se­ve­ra de ‘ciu­dad san­tua­rio’ en los Es­ta­dos Uni­dos y fue el úni­co go­ber­na­dor que im­pul­só un pro­yec­to de ley pa­ra ha­bi­li­tar ba­ños pa­ra per­so­nas trans­gé­ne­ro, tal co­mo lo hi­zo el es­ta­do de Ca­ro­li­na del Nor­te, dos cues­tio­nes al­ta­men­te di­vi­so­rias que han sig­ni­fi­ca­do pro­ble­mas pa­ra los fun­cio­na­rios re­pu­bli­ca­nos en otros lu­ga­res.

Pe­ro en Te­xas, Ab­bott es­ta­ba sien­do re­com­pen­sa­do de ma­ne­ra se­gu­ra con cua­tro años más, que pro­ba­ble­men­te in­clui­rán más es­fuer­zos pa­ra res­trin­gir los abor­tos y la re­pre­sión de la in­mi­gra­ción, por lo que un desafío más gran­de lo es­pe­ra a par­tir de hoy. Es­tá dis­pues­to a re­afir­mar su po­der des­pués de que el año pa­sa­do no lo­gró en­men­dar las lu­chas in­ter­nas del par­ti­do en la Le­gis­la­tu­ra con­tro­la­da por los re­pu­bli­ca­nos, y los le­gis­la­do­res ig­no­ra­ron mu­chas de las de­man­das de su po­lí­ti­ca lue­go de que los arras­tró a una se­sión es­pe­cial.

Tam­po­co tu­vo éxi­to en ex­pul­sar a dos de sus ma­yo­res crí­ti­cos re­pu­bli­ca­nos es­te año des­pués de ha­cer cam­pa­ña por sus prin­ci­pa­les opo­nen­tes.

Por su par­te, la aho­ra ex can­di­da­ta de­mó­cra­ta Lu­pe Val­dez, de 71 años, rom­pió ba­rre­ras, pe­ro in­clu­so los gru­pos de­mó­cra­tas na­cio­na­les nun­ca le otor­ga­ron su res­pal­do du­ran­te la cam­pa­ña.

En­tre los pro­ble­mas que en­fren­tó se en­con­tra­ron las reac­cio­nes vio­len­tas de los ac­ti­vis­tas his­pa­nos li­be­ra­les por su his­to­rial de coope­ra­ción con agen­tes de in­mi­gra­ción fe­de­ra­les mien­tras era al­gua­cil del con­da­do de Da­llas.

EL GO­BER­NA­DOR es­ta­rá en el po­der un se­gun­do tér­mino

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.