Es mo­men­to de apren­der de los la­ti­nos

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Ni­cho­las Kris­tof

Cor­ne­lius, Ore­gon— Los aca­dé­mi­cos lo lla­man la “pa­ra­do­ja his­pa­na”: a pe­sar de la po­bre­za y la dis­cri­mi­na­ción, los es­ta­dou­ni­den­ses de ori­gen la­tino vi­ven mu­cho más tiem­po que los blan­cos o los afro­es­ta­dou­ni­den­ses.

Los la­ti­nos tam­bién pa­re­cen te­ner me­no­res ín­di­ces de sui­ci­dios que los blan­cos, son me­nos pro­pen­sos a to­mar al­cohol y a mo­rir de so­bre­do­sis de dro­gas y, al me­nos en­tre los in­mi­gran­tes, pa­re­cen co­me­ter me­nos de­li­tos.

Por dé­ca­das, los in­ves­ti­ga­do­res se han que­bra­do la ca­be­za so­bre la ra­zón de es­to. ¿Fa­mi­lias uni­das? ¿Re­des so­cia­les so­li­da­rias? ¿Creen­cias re­li­gio­sas e igle­sias ac­ti­vas? ¿Una éti­ca la­bo­ral in­mi­gran­te que los im­pul­sa?

Es una pa­ra­do­ja por­que los des­fa­vo­re­ci­dos nor­mal­men­te vi­ven vi­das más cor­tas. Los la­ti­nos en Es­ta­dos Uni­dos so­por­tan dis­cri­mi­na­ción, al­tos ni­ve­les de po­bre­za y me­no­res ta­sas de se­gu­ros mé­di­cos que tan­to blan­cos co­mo afro­es­ta­dou­ni­den­ses. Sin em­bar­go, dis­fru­tan de una ex­pec­ta­ti­va de vi­da de 81.8 años, com­pa­ra­dos con los 78.5 años de las per­so­nas blan­cas y los 74.9 años de las per­so­nas ne­gras.

Es­ta re­si­lien­cia es­tá sien­do pues­ta a prue­ba por el co­ro­na­vi­rus, el cual ha gol­pea­do par­ti­cu­lar­men­te fuer­te a los la­ti­nos: los Cen­tros pa­ra el Con­trol y la Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des re­por­ta­ron es­te mes que el 33 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses que han da­do po­si­ti­vo por el co­ro­na­vi­rus han si­do his­pa­nos, lo que es ca­si el do­ble de la reali­dad: los la­ti­nos con­for­man el 18 por cien­to de la po­bla­ción.

Vi­ne aquí a Cor­ne­lius, una ciu­dad al oes­te de Portland, Ore­gon, con una gran po­bla­ción latina, pa­ra eva­luar el im­pac­to de la cri­sis. Pre­vi­si­ble­men­te, el vi­rus ha gol­pea­do fuer­te a los his­pa­nos. Mu­chos son in­mi­gran­tes que vi­ven en el país sin per­mi­so le­gal y por en­de no es­tán re­ci­bien­do pa­gos fe­de­ra­les de ayu­da. Sin em­bar­go, lo que me sor­pren­dió, y que va en con­so­nan­cia con la “pa­ra­do­ja his­pa­na”, fue la ma­ne­ra en que la co­mu­ni­dad reunió es­fuer­zos pa­ra ali­viar el su­fri­mien­to.

Fran­cis, de 50 años, quien no qui­so ser iden­ti­fi­ca­da con su nom­bre com­ple­to por­que es­tá vi­vien­do en el país sin per­mi­so le­gal, per­dió su tra­ba­jo de re­cep­cio­nis­ta por cul­pa del Co­vid-19. Pe­ro su hi­ja de 30 años y su yerno la han aco­gi­do en su ca­sa. “Po­dría pa­re­cer­les ra­ro te­ner a la sue­gra vi­vien­do con ellos, pe­ro no han di­cho na­da”, afir­mó.

Mien­tras tan­to, Fran­cis ha­ce tra­ba­jo vo­lun­ta­rio pa­ra la co­mu­ni­dad, re­par­te ca­jas de ali­men­tos des­de una igle­sia ca­tó­li­ca a las ca­sas de fa­mi­lias ne­ce­si­ta­das. “Mi ca­rro se so­bre­ca­lien­ta, pe­ro me las arre­glo”, di­jo.

Un es­tu­dio de la Ins­ti­tu­ción Broo­kings re­ve­ló que, des­de el ini­cio de la pan­de­mia, una de ca­da seis fa­mi­lias en Es­ta­dos Uni­dos tie­ne ni­ños pe­que­ños que no es­tán re­ci­bien­do su­fi­cien­te ali­men­ta­ción. Por eso, le pre­gun­té a Fran­cis so­bre el ham­bre. Re­co­no­ció que de­be ha­ber ni­ños con ham­bre, pe­ro aña­dió que “si las per­so­nas su­pie­ran que hay ni­ños pa­san­do ham­bre, ayu­da­rían. La co­mu­ni­dad da­ría un pa­so ade­lan­te”.

En el otro ex­tre­mo de Es­ta­dos Uni­dos, los la­ti­nos en la ciu­dad de Nueva York mues­tran una re­si­lien­cia si­mi­lar. Car­men Isa­si, una epi­de­mió­lo­ga de la Es­cue­la de Me­di­ci­na Al­bert Eins­tein que ha es­tu­dia­do a las po­bla­cio­nes la­ti­nas, afir­mó que úl­ti­ma­men­te ha vis­to car­te­les en igle­sias de ha­bla his­pa­na ofre­cien­do co­mi­da pa­ra los ne­ce­si­ta­dos.

Los aca­dé­mi­cos han es­ta­do de­ba­tien­do la “pa­ra­do­ja his­pa­na” des­de al me­nos 1974, cuan­do unos in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron que la ta­sa de mor­ta­li­dad neo­na­tal en Te­xas era me­nor en per­so­nas con ape­lli­dos en es­pa­ñol que en los que te­nían ape­lli­dos en in­glés.

Los in­ves­ti­ga­do­res han ha­lla­do otra pa­ra­do­ja den­tro de la pa­ra­do­ja: los in­mi­gran­tes la­ti­nos de pri­me­ra ge­ne­ra­ción tien­den a vi­vir más tiem­po y sus hi­jos, aun­que es­tán me­jor edu­ca­dos y ga­nan más di­ne­ro, mue­ren an­tes. Ade­más, a los la­ti­nos in­te­gra­dos en en­cla­ves ét­ni­cos les sue­le ir me­jor que a aque­llos que vi­ven en ve­cin­da­rios he­te­ro­gé­neos.

Par­te de la ex­pli­ca­ción pue­de ser que lo que mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses blan­cos con­ci­ben co­mo “va­lo­res tra­di­cio­na­les es­ta­dou­ni­den­ses”, un én­fa­sis en los la­zos de fa­mi­lia, co­mu­ni­ta­rios y de fe, se en­cuen­tran de ma­ne­ra des­pro­por­cio­na­da en los in­mi­gran­tes la­ti­nos, pe­ro lue­go se des­va­ne­cen a me­di­da que sus hi­jos los asi­mi­lan.

“Si des­cu­bri­mos que al­guien ne­ce­si­ta ayu­da, lo ayu­da­mos”, me di­jo Raúl Gon­zá­lez Her­nán­dez, quien tra­ba­ja en un vi­ve­ro de plan­tas y aca­ba de re­cu­pe­rar­se de Co­vid-19. Tam­bién me di­jo que otros lo ha­bían ayu­da­do cuan­do lle­gó del es­ta­do de Mi­choa­cán, en Mé­xi­co, por lo que desea re­gre­sar el fa­vor, so­bre to­do si la per­so­na que ne­ce­si­ta ayu­da tam­bién es de Mi­choa­cán.

He es­ta­do in­tere­sa­do des­de ha­ce tiem­po en la “pa­ra­do­ja his­pa­na” por­que cre­cí en un pue­blo agrí­co­la pre­do­mi­nan­te­men­te blanco en Ore­gon que ha si­do de­vas­ta­do por el des­em­pleo. Co­mo ya he es­cri­to, un cuar­to de los ni­ños que via­ja­ban con­mi­go en mi vie­jo au­to­bús es­co­lar han muer­to por cul­pa de dro­gas, al­cohol, sui­ci­dio y otras “muer­tes por de­ses­pe­ra­ción”.

Las fa­mi­lias la­ti­nas de la zo­na pa­re­cían ser más re­sis­ten­tes por su “ca­pi­tal so­cial” su­pe­rior: la­zos de fa­mi­lia, de su re­gión na­tal o de la igle­sia. En vez de “cri­mi­na­les, nar­co­tra­fi­can­tes y vio­la­do­res” co­mo Do­nald Trump se re­fi­rió a los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos en 2015, los mi­gran­tes la­ti­nos por lo ge­ne­ral pa­re­cen ser mo­de­los de la so­cie­dad ci­vil.

“En nues­tra co­mu­ni­dad de­pen­de­mos mu­cho el uno del otro” me di­jo Pe­tro­na Do­min­guez-fran­cis­co, quien tra­ba­ja con un pro­gra­ma de em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino lla­ma­do Ade­lan­te Mu­je­res.

Mark Hu­go Lopez, di­rec­tor de in­ves­ti­ga­ción de mi­gra­ción glo­bal y de­mo­gra­fía en el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Pew, des­ta­có los la­zos fa­mi­lia­res co­mo par­te de las ba­ses de la pa­ra­do­ja. “En mi pro­pia fa­mi­lia hay mu­cho apo­yo pa­ra aque­llos que afron­tan di­fi­cul­ta­des, co­mo los que pier­den sus em­pleos”, di­jo. “Así es có­mo los la­ti­nos se ayu­dan unos a otros”.

Otro ele­men­to pu­die­ra ser la fe y las co­ne­xio­nes con la igle­sia. Hay cier­ta evi­den­cia de que las creen­cias re­li­gio­sas re­du­cen con­duc­tas co­mo el con­su­mo ex­ce­si­vo de dro­gas y al­cohol, la ac­ti­vi­dad se­xual de ries­go, la vio­len­cia y el sui­ci­dio. Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Har­vard re­ve­ló que fre­cuen­tar una igle­sia u orar o me­di­tar a dia­rio se co­rre­la­cio­na con una me­jor sa­lud y una ma­yor sa­tis­fac­ción de vi­da. Las igle­sias tam­bién ofre­cen una red de ser­vi­cios y co­ne­xio­nes so­cia­les que pue­den ayu­dar a amor­ti­guar las di­fi­cul­ta­des.

Los la­zos fa­mi­lia­res y co­mu­ni­ta­rios tam­bién pro­te­gen de una pan­de­mia de so­le­dad en los paí­ses oc­ci­den­ta­les. Un aca­dé­mi­co ha des­cu­bier­to que el ais­la­mien­to so­cial es más da­ñino pa­ra la sa­lud que fu­mar quin­ce ci­ga­rri­llos al día.

Es­ta es­truc­tu­ra so­cial no es un es­cu­do per­fec­to con­tra una pan­de­mia. Pe­ro ayu­da, y qui­zás ha­ya una lec­ción allí pa­ra to­dos no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.