Oba­ma­ca­re con­tra los zom­bis re­pu­bli­ca­nos

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Paul Krug­man

Nue­va York– Los ca­sos de Co­vid-19 es­tán au­men­tan­do en los es­ta­dos que si­guie­ron el con­se­jo de Do­nald Trump y re­abrie­ron sus ne­go­cios de­ma­sia­do pron­to. Es­ta nue­va olea­da (¿po­de­mos lla­mar­la una se­gun­da ola?) es­tá afec­tan­do, en pro­me­dio, a per­so­nas más jó­ve­nes que la olea­da ini­cial en el no­res­te de Es­ta­dos Uni­dos. Tal vez a con­se­cuen­cia de eso, el au­men­to de las in­fec­cio­nes no se ha re­fle­ja­do en un au­men­to com­pa­ra­ble de las muer­tes, aun­que tal vez eso sea cues­tión de tiem­po.

Sin em­bar­go, ca­da vez hay más prue­bas de que in­clu­so los que so­bre­vi­ven a la Co­vid-19 pue­den su­frir efec­tos ad­ver­sos a lar­go pla­zo: fi­bro­sis pul­mo­nar, pro­ble­mas car­dia­cos y qui­zás tras­tor­nos neu­ro­ló­gi­cos.

Y si el Go­bierno de Do­nald Trump se sa­le con la su­ya, podría ha­ber otra fuen­te de da­ños a lar­go pla­zo: la in­ca­pa­ci­dad per­ma­nen­te de ob­te­ner un se­gu­ro mé­di­co.

De ma­ne­ra sor­pren­den­te, la se­ma­na pa­sa­da el go­bierno re­afir­mó su apo­yo a una de­man­da que bus­ca anu­lar la Ley de Aten­ción Mé­di­ca Ase­qui­ble, que, en­tre otras co­sas, eli­mi­na­ría la pro­tec­ción pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses con en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes. De te­ner éxi­to, la Co­vid19 se­ría se­gu­ra­men­te una de las en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes que di­fi­cul­ta­ría, si no es que im­po­si­bi­li­ta­ría, ad­qui­rir un se­gu­ro mé­di­co a quie­nes ha­yan pa­de­ci­do es­ta en­fer­me­dad.

Aho­ra, el ar­gu­men­to ju­rí­di­co pa­ra sus­ten­tar es­to es más que en­de­ble: la de­man­da ale­ga que el re­cor­te de im­pues­tos de 2017 in­va­li­dó la ley en la prác­ti­ca, a pe­sar de que esa no era la in­ten­ción del Congreso. Pe­ro con una ma­yo­ría con­ser­va­do­ra en la Cor­te Suprema, na­die sa­be qué pa­sa­rá. Y el apo­yo de Trump a la de­man­da de­ja cla­ro que si re­sul­ta re­ele­gi­do ha­rá to­do lo po­si­ble pa­ra des­truir Oba­ma­ca­re.

No hay de qué preo­cu­par­se, di­ce el pre­si­den­te. En los tuits del fin de se­ma­na in­sis­tió en que se le ocu­rri­ría una alternativ­a al Oba­ma­ca­re “MU­CHO ME­JOR Y MU­CHO ME­NOS CA­RA” y que ade­más pro­te­ge­ría a los es­ta­dou­ni­den­ses con en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes.

No obs­tan­te, des­de que asu­mió la pre­si­den­cia ha es­ta­do afir­man­do que tie­ne una alternativ­a mu­cho me­jor que Oba­ma­ca­re. Los re­pu­bli­ca­nos en el Congreso, que vo­ta­ron pa­ra re­vo­car esa ley 70 ve­ces du­ran­te los años de Oba­ma, han ve­ni­do di­cien­do lo mis­mo des­de ha­ce más de una dé­ca­da.

A pe­sar de ello, de al­gu­na ma­ne­ra, la gran alternativ­a a la Ley de Aten­ción Mé­di­ca Ase­qui­ble nun­ca se ha ma­te­ria­li­za­do. En 2017, cuan­do el Par­ti­do Re­pu­bli­cano por fin es­tu­vo a pun­to de re­vo­car la ley (y fra­ca­só so­lo gra­cias a un cam­bio de opi­nión de úl­ti­mo mi­nu­to del se­na­dor John Mc­cain), el plan pro­pues­to ha­bría eli­mi­na­do la co­ber­tu­ra de las en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes y aña­di­do a 23 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses a las fi­las de los no ase­gu­ra­dos.

En otras pa­la­bras, la in­sis­ten­cia de los re­pu­bli­ca­nos en que tie­nen una alternativ­a su­pe­rior a Oba­ma­ca­re es una men­ti­ra zom­bi: una afir­ma­ción que de­be­ría es­tar muer­ta des­pués de que se ha pro­ba­do una y otra vez que es fal­sa, pe­ro que to­da­vía es­tá dan­do tum­bos, car­co­mien­do los ce­re­bros de la gen­te.

¿Pe­ro por qué los re­pu­bli­ca­nos no pue­den en­con­trar una me­jor alternativ­a al Oba­ma­ca­re? ¿Se­rá so­lo por in­com­pe­ten­cia? Pue­de ser, pe­ro in­clu­so si su­pie­ran lo que es­tán ha­cien­do, no po­drían ela­bo­rar un me­jor plan, por­que eso no exis­te. En es­pe­cí­fi­co, a me­nos que es­tén dis­pues­tos a mo­ver­se a la iz­quier­da en vez de a la de­re­cha, op­tan­do por un pa­ga­dor úni­co, la úni­ca ma­ne­ra de ga­ran­ti­zar la co­ber­tu­ra pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses con en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes es un sis­te­ma muy pa­re­ci­do a Oba­ma­ca­re.

La ló­gi­ca aquí ha si­do cla­ra des­de el prin­ci­pio. Pa­ra ase­gu­rar la co­ber­tu­ra de las per­so­nas con en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes, hay que prohi­bir a las ase­gu­ra­do­ras discrimina­r a las per­so­nas con ba­se en su his­to­rial mé­di­co. Pe­ro eso no es su­fi­cien­te: a fin de pro­veer un fon­do co­mún de­cen­te pa­ra los ries­gos, tam­bién hay que con­ven­cer a las per­so­nas sa­nas de ins­cri­bir­se, de pre­fe­ren­cia me­dian­te sub­si­dios y una mul­ta por no te­ner se­gu­ro. En otras pa­la­bras, ne­ce­si­ta­mos un sis­te­ma que sea bá­si­ca­men­te co­mo Oba­ma­ca­re.

El re­cor­te de im­pues­tos de 2017, que eli­mi­nó el man­da­to in­di­vi­dual y la mul­ta por no te­ner se­gu­ro mé­di­co, de­bi­li­tó el sis­te­ma; es­to pue­de ver­se con el he­cho de que los es­ta­dos, co­mo Nue­va Jer­sey, que im­pu­sie­ron sus pro­pios man­da­tos vie­ron una caí­da en las pri­mas de se­gu­ro. Pe­ro el di­se­ño de los sub­si­dios, que pro­te­gie­ron a la ma­yo­ría de las per­so­nas del au­men­to en las pri­mas, con­tu­vo el da­ño: el por­cen­ta­je de es­ta­dou­ni­den­ses sin se­gu­ro mé­di­co, que dis­mi­nu­yó de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va co­mo re­sul­ta­do de Oba­ma­ca­re, si­gue sien­do ca­si his­tó­ri­ca­men­te ba­jo.

En­ton­ces, ¿hay al­gu­na alternativ­a a Oba­ma­ca­re? Por su­pues­to que la hay. Po­dría­mos vol­ver a ser un país en el que las per­so­nas con en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes y/o ba­jos in­gre­sos no pue­den ob­te­ner se­gu­ro mé­di­co, don­de pa­ra una gran frac­ción de la po­bla­ción la en­fer­me­dad o no se tra­ta o te lle­va a la ban­ca­rro­ta. Eso sig­ni­fi­ca­ría, en par­te, que Es­ta­dos Uni­dos se con­vir­tie­ra en un país en el que los es­ta­dou­ni­den­ses que se con­ta­gia­ron de Co­vid-19 du­ran­te la pan­de­mia ya no po­drían te­ner se­gu­ro mé­di­co el tiem­po que les que­da­ra de vi­da.

De he­cho, la ver­da­de­ra me­ta del Par­ti­do Re­pu­bli­cano es con­ver­tir­nos de nue­vo en ese ti­po de país y es lo que su­ce­de­rá si el par­ti­do se sa­le con la su­ya, ya sea co­mo re­sul­ta­do de la ac­tual de­man­da o me­dian­te le­gis­la­cio­nes du­ran­te un se­gun­do pe­rio­do de Trump en la pre­si­den­cia.

Los re­pu­bli­ca­nos no pue­den ad­mi­tir que ese es su ob­je­ti­vo. En su ma­yo­ría, la gen­te es­tá a fa­vor de que se otor­gue pro­tec­ción a los es­ta­dou­ni­den­ses con en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes, así que los po­lí­ti­cos de de­re­cha tie­nen que fin­gir que pue­den otor­gar­les eso mien­tras des­man­te­lan las re­gu­la­cio­nes y sub­si­dios que tal pro­tec­ción re­quie­re. Y tie­nen que re­zar pa­ra que los elec­to­res no re­cuer­den que du­ran­te más de una dé­ca­da han es­ta­do pro­me­tien­do un plan, sin cum­plir.

Es­pe­re­mos que el elec­to­ra­do sea más in­te­li­gen­te. Si me en­ga­ñas una vez, la cul­pa es tu­ya. Si me en­ga­ñas 70 ve­ces y con­tan­do, la cul­pa es mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.