Otro re­vés

Blo­quea juez po­lí­ti­ca de Trump de ne­gar asi­lo

El Diario de El Paso - - PORTADA -

Was­hing­ton–jue­ces de in­mi­gra­ción di­je­ron en una de­man­da en­ta­bla­da ayer miér­co­les con­tra el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos que es­tán sien­do si­len­cia­dos por el Go­bierno del pre­si­den­te Do­nald Trump, lo que re­pre­sen­ta el en­fren­ta­mien­to más re­cien­te en­tre los jue­ces y el Go­bierno fe­de­ral.

En ad­mi­nis­tra­cio­nes an­te­rio­res, los jue­ces te­nían per­mi­ti­do ha­blar a tí­tu­lo per­so­nal so­bre cues­tio­nes re­la­cio­na­das con la in­mi­gra­ción si de­ja­ban en cla­ro que no ha­bla­ban a nom­bre del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia o del sis­te­ma ju­di­cial, di­jo la jue­za A. Ash­ley Ta­bad­dor, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Jue­ces de In­mi­gra­ción, que re­pre­sen­ta a unos 460 jue­ces fe­de­ra­les.

Pe­ro en el Go­bierno de Trump les prohi­bie­ron ha­blar pú­bli­ca­men­te, y te­men per­der su em­pleo si lo ha­cen, co­men­tó Ta­bad­dor, quien aña­dió que es­to evi­ta que los jue­ces edu­quen al pú­bli­co so­bre los tri­bu­na­les de in­mi­gra­ción del país.

“Fran­ca­men­te, si­len­ciar a un juez y evi­tar que sea par­te de es­te enor­me dis­cur­so na­cio­nal so­bre in­mi­gra­ción es an­ti­es­ta­dou­ni­den­se y es in­cons­ti­tu­cio­nal”, co­men­tó Ta­bad­dor a The Associated Press en una en­tre­vis­ta rea­li­za­da po­co an­tes de que se in­ter­pu­sie­ra la de­man­da.

Kathryn Mat­tingly, por­ta­voz de la Ofi­ci­na Eje­cu­ti­va de Re­vi­sión de Ca­sos de In­mi­gra­ción (EOIR), una de­pen­den­cia del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia que ope­ra los tri­bu­na­les, di­jo en un co­rreo elec­tró­ni­co que el de­par­ta­men­to no co­men­ta so­bre li­ti­gios pen­dien­tes.

La que­re­lla bus­ca blo­quear la po­lí­ti­ca de la agen­cia que im­pi­de que los jue­ces ha­blen pú­bli­ca­men­te so­bre cues­tio­nes de in­mi­gra­ción o el sis­te­ma ju­di­cial.

Si bien los jue­ces de in­mi­gra­ción vis­ten tú­ni­cas ne­gras y pre­si­den los pro­ce­di­mien­tos sin un ju­ra­do, son con­si­de­ra­dos fis­ca­les fe­de­ra­les del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia. Pue­den ser re­ti­ra­dos de sus car­gos por el se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia del país.

En con­tras­te, los jue­ces fe­de­ra­les que su­per­vi­san cues­tio­nes pe­na­les y ci­vi­les tie­nen más au­to­no­mía de­bi­do a que son de­sig­na­dos de por vi­da y tra­ba­jan pa­ra un sis­te­ma ju­di­cial in­de­pen­dien­te.

El sin­di­ca­to de jue­ces de in­mi­gra­ción ha pe­di­do que los tri­bu­na­les sean in­de­pen­dien­tes y es­tén li­bres de la in­fluen­cia del Go­bierno. Por su par­te, el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia ha pe­di­do a las au­to­ri­da­des la­bo­ra­les fe­de­ra­les que pon­gan fin al sin­di­ca­to.

La nue­va ba­ta­lla le­gal es la dispu­ta más re­cien­te en­tre el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia y el sin­di­ca­to, que co­men­zó cuan­do el Go­bierno de Trump so­li­ci­tó a los jue­ces de in­mi­gra­ción com­ple­tar 700 ca­sos al año pa­ra cum­plir con los es­tán­da­res de desem­pe­ño la­bo­ral.

El Go­bierno ha di­cho que el re­que­ri­mien­to de la cuo­ta de ca­sos anua­les tie­ne co­mo fin ace­le­rar los pro­ce­sos a tra­vés de las con­ges­tio­na­das cor­tes, mien­tras que los jue­ces y abo­ga­dos se­ña­la­ron que la cuo­ta po­dría cau­sar que se to­men de­ci­sio­nes apre­su­ra­das e in­jus­tas.

La de­man­da fue en­ta­bla­da en Ale­xan­dria, Virginia, por el Ins­ti­tu­to Knight pa­ra la Pri­me­ra En­mien­da de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia en nom­bre del sin­di­ca­to.

En 2017, la EOIR co­men­zó a re­que­rir que los jue­ces re­ci­bie­ran una au­to­ri­za­ción pre­via pa­ra po­der ha­blar pú­bli­ca­men­te, de acuer­do con la de­man­da.

La de­pen­den­cia fue más le­jos en enero cuan­do prohi­bió que los jue­ces de in­mi­gra­ción ha­bla­ran a tí­tu­lo per­so­nal so­bre le­yes o po­lí­ti­cas de in­mi­gra­ción o so­bre los pro­gra­mas o po­lí­ti­cas de la agen­cia, agre­ga la que­re­lla.

Pa­ra co­men­tar so­bre otros te­mas, los jue­ces de­ben re­ci­bir una au­to­ri­za­ción pre­via por par­te de la agen­cia. Los jue­ces que vio­len la po­lí­ti­ca pue­den en­fren­tar re­pri­men­das, ser sus­pen­di­dos o des­ti­tui­dos, se­gún la de­man­da.

ES­TU­DIAN­TES DEL pro­gra­ma Ac­ción di­fe­ri­da pa­ra los Lle­ga­dos en la in­fan­cia (DA­CA) se reúnen fren­te a la Cor­te su­pre­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.