¿Vi­vi­mos en la jun­gla?

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Is­mael Ca­la

Mia­mi— La ex­tre­ma po­li­ti­za­ción de to­dos los as­pec­tos de la vi­da, el cre­cien­te fa­na­tis­mo y la ex­ce­si­va co­rrec­ción po­lí­ti­ca pa­re­cen te­ner al mundo con las uñas afi­la­das.

Ca­da vez que una fa­mi­lia se rom­pe por dis­cu­sio­nes po­lí­ti­cas, co­mo su­ce­dió en Ca­ta­lu­ña cuan­do qui­so se­pa­rar­se ile­gal­men­te de Es­pa­ña, o en la Cu­ba de Fi­del Cas­tro; ca­da vez que ami­gos fie­les de­jan de ha­blar­se por­que vo­ta­rán a par­ti­dos dis­tin­tos; ca­da vez que agre­den a al­guien por su co­lor o pro­ce­den­cia, víc­ti­ma de los dis­cur­sos de odio, el mundo em­peo­ra un po­co más.

Se­gún un es­tu­dio re­cien­te de Pew Research Cen­ter, los par­ti­da­rios de Do­nald Trump y Joe Bi­den es­tán di­vi­di­dos no so­lo en sus pun­tos de vis­ta so­bre los dos candidatos, sino tam­bién por sus re­la­cio­nes per­so­na­les: “Apro­xi­ma­da­men­te, cua­tro de ca­da diez vo­tan­tes re­gis­tra­dos en am­bos par­ti­dos di­cen que no tie­nen un so­lo ami­go cer­cano que apo­ye al otro can­di­da­to, y me­nos de una cuar­ta par­te di­ce te­ner unos po­cos ami­gos que lo ha­cen”.

Es cier­to que la Hu­ma­ni­dad ha avan­za­do mu­chí­si­mo a tra­vés de los si­glos. Los ni­ve­les ac­tua­les de paz son su­pe­rio­res a otras épo­cas y con­ta­mos con po­de­ro­sas he­rra­mien­tas co­mo la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos y el im­pe­rio de la ley y la de­mo­cra­cia, en una gran ma­yo­ría de paí­ses.

Sin em­bar­go, los se­res hu­ma­nos, qui­zás con­fia­dos por la le­ja­nía de gue­rras san­grien­tas o de ham­bru­nas no com­pa­ra­bles a las ac­tua­les, es­ta­mos po­nien­do en pe­li­gro to­do lo has­ta aho­ra al­can­za­do. No es ca­tas­tro­fis­mo, sino un lla­ma­do de aler­ta a no­so­tros mis­mos.

Re­sul­tan preo­cu­pan­tes los ni­ve­les de po­la­ri­za­ción. Las re­des so­cia­les, el gran in­ven­to que de­mo­cra­ti­zó el ac­ce­so a la co­mu­ni­ca­ción, hoy pa­re­cen la sel­va de la men­ti­ra y el in­sul­to, sin ley ni au­to-re­gu­la­ción. “El chis­me es una pla­ga peor que el Co­vid”, di­jo el pa­pa Fran­cis­co ha­ce unos días. No era la pri­me­ra vez que abor­da­ba el te­ma.

En los me­dios tam­bién co­me­te­mos erro­res. Quien a dia­rio se po­ne fren­te a una cá­ma­ra o un mi­cró­fono, siem­pre co­rre el ries­go de equi­vo­car­se. Si no es hoy, se­rá ma­ña­na. Son cues­tio­nes ca­si in­he­ren­tes a la pro­fe­sión. La cla­ve es­tá en si hu­bo o no in­ten­ción, en la dis­cul­pa y en la re­pa­ra­ción.

Al de­cir del doc­tor Vish­was Cha­van: “Ad­mi­tir un error no es una de­bi­li­dad; por el con­tra­rio, mues­tra una aper­tu­ra de tu co­ra­zón. Se ne­ce­si­ta aga­llas pa­ra de­cir lo sien­to. So­lo un in­di­vi­duo fuer­te y equi­li­bra­do con cla­ri­dad de men­te pue­de ha­cer­lo sin es­fuer­zo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.