Gins­burg de­jó su mar­ca… sin el pri­vi­le­gio de ser hom­bre

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Ru­ben Na­va­rre­te Jr.

San Die­go— No en­tien­do a las mu­je­res. Sin em­bar­go, de vez en cuan­do no me afec­ta que me re­cuer­den que tam­po­co en­tien­do qué sig­ni­fi­ca ser mu­jer. Es­pe­cial­men­te una mu­jer pro­fe­sio­nal que lo­gró im­po­ner­se, du­ran­te la ma­yor par­te del 2020, en el mundo de los hom­bres.

Aun­que mi es­po­sa o her­ma­na lo­gran que acep­te esa reali­dad con un co­da­zo en mis cos­ti­llas.

Re­cien­te­men­te re­ci­bí un gol­pe si­mi­lar al es­cu­char el re­la­to de la ex­tra­or­di­na­ria vi­da de la des­apa­re­ci­da juez de la Su­pre­ma Cor­te Ruth Ba­der Gins­burg.

Pri­me­ro, no me cie­go an­te la idea de que al­gu­nas per­so­nas tie­nen ven­ta­jas. Lo que pa­sa es que no es­toy acos­tum­bra­do a pen­sar so­bre mí mis­mo co­mo al­guien que tie­ne ven­ta­jas.

Co­mo mé­xi­coa­me­ri­cano, es­toy se­gu­ro que mi vi­da hu­bie­ra si­do más fá­cil, y des­pués de 30 años de ser pe­rio­dis­ta, hu­bie­ra si­do más exi­to­sa, si hu­bie­ra na­ci­do sien­do un hom­bre an­glo­sa­jón.

Aun­que he te­ni­do al­gu­nas fa­ci­li­da­des y he lo­gra­do im­po­ner­me, ya que he si­do ver­da­de­ra­men­te ben­de­ci­do.

Pe­ro he te­ni­do que ga­nar­me a pul­so ca­da lo­gro, sin el im­pul­so ini­cial del pri­vi­le­gio an­glo­sa­jón. En mi pro­fe­sión, no es que los hom­bres cau­cá­si­cos no ten­gan que en­ca­rar a sus je­fes que pien­san que tie­nen una agen­da en te­mas co­mo la in­mi­gra­ción, o los lec­to­res que pien­san que por­que al­guien tie­ne ape­lli­do en es­pa­ñol es­tán a fa­vor de las fron­te­ras abier­tas. Tam­bién es­tá el he­cho de que mu­chos hom­bres an­glo­sa­jo­nes que se de­di­can al pe­rio­dis­mo ac­tual­men­te re­ci­bie­ron un im­pul­so al ini­cio de­bi­do a que su ma­dre o pa­dre se de­di­ca­ban a lo mis­mo ha­ce 50 años, cuan­do el pe­rio­dis­mo y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no eran más blan­cos que lo que son aho­ra.

Yo nun­ca re­ci­bí ese es­tí­mu­lo. Mi pa­pá fue un ofi­cial de po­li­cía y mi ma­má era se­cre­ta­ria en una ofi­ci­na. Mis abue­los eran jor­na­le­ros.

Sin em­bar­go, la his­to­ria de la vi­da de Gins­burg me re­cuer­da que siem­pre he te­ni­do una ven­ta­ja: el te­ner el pri­vi­le­gio de ser hom­bre.

Y sin ha­cer nin­gún es­fuer­zo de su par­te, mi hi­jo tam­bién ten­drá ese in­gre­dien­te se­cre­to a su fa­vor.

Mis hi­jas no se­rán tan afor­tu­na­das du­ran­te sus vi­das, ellas ten­drán que competir con los chi­cos y hom­bres que, co­mo di­ce el di­cho, na­cie­ron en la ter­ce­ra ba­se pe­ro ac­túan co­mo si hu­bie­ran co­nec­ta­do un tri­ple. Mis hi­jas ten­drán que di­ge­rir­lo, cuan­do des­pués de lu­char pa­ra ser me­jor que el se­xo opues­to, pier­dan un em­pleo o una pro­mo­ción que se le otor­ga­rá a un hom­bre quien se­rá un me­dio­cre, en el me­jor de los casos.

Gins­burg co­no­ció esa sen­sa­ción. Co­mo fre­cuen­te­men­te lo co­men­ta­ba con sus au­dien­cias, a pe­sar de ha­ber­se gra­dua­do con el pri­mer lu­gar de su ge­ne­ra­ción en la Es­cue­la de De­re­cho en 1959, no pu­do ob­te­ner em­pleo en nin­gún des­pa­cho le­gal de la Ciu­dad de Nue­va York. El he­cho de que ella era ma­dre de una ni­ña de 4 años con­ven­ció a los hom­bres que se de­di­ca­ban a la pro­fe­sión le­gal que ella no to­ma­ría en se­rio sus de­be­res pro­fe­sio­na­les.

Co­mo hom­bre, y miem­bro de una ge­ne­ra­ción di­fe­ren­te, dé­jen­me de­cir es­to: “Bo­la de idio­tas!”, pue­den apos­tar que ellos nun­ca le di­je­ron al­go pa­re­ci­do a los hom­bres que con­tra­ta­ron y que eran pa­dres de fa­mi­lia.

Gins­burg apren­dió pron­to la lec­ción de que las mu­je­res son de­ja­das a un la­do pa­ra fa­vo­re­cer a hom­bres me­dio­cres. Eso mis­mo su­ce­dió den­tro de su pro­pia fa­mi­lia, ya que la ma­má de Gins­burgh tu­vo que ha­cer a un la­do sus sue­ños pa­ra fa­vo­re­cer los de su her­mano.

“Su ma­dre era el ce­re­bro de la fa­mi­lia”, le co­men­tó re­cien­te­men­te Ja­ne Gins­burgh, la hi­ja de Gins­burg, a Erin Mo­riarty de CBS News. “Sin em­bar­go, sus pa­dres que­rían que ella tra­ba­ja­ra, aun an­tes de ter­mi­nar la pre­pa­ra­to­ria por­que ha­bía un chi­co en la fa­mi­lia y ha­bía que ga­nar di­ne­ro pa­ra que él pu­die­ra asis­tir a la uni­ver­si­dad”.

Esa his­to­ria mar­có a la fu­tu­ra juez de la Su­pre­ma Cor­te. “El ver a hom­bres me­nos ca­li­fi­ca­dos ser pre­fe­ri­dos en lu­gar de una mu­jer pre­pa­ra­da fue al­go que la mar­có des­de tem­pra­na edad”, co­men­tó Ja­ne Gins­burgh acer­ca de su ma­má.

Aun cuan­do Ruth Ba­der Gins­burg asis­tió a la Uni­ver­si­dad Cor­nell a prin­ci­pios de los años 1950, se te­nía en­ten­di­do que la ra­zón prin­ci­pal por la que la ma­yo­ría de las mu­je­res jó­ve­nes asis­tían a la uni­ver­si­dad era pa­ra po­der ca­sar­se.

Gins­burg co­no­ció a su es­po­so en la uni­ver­si­dad, pe­ro con­ti­nuó con su edu­ca­ción. Asis­tió a la Es­cue­la de De­re­cho de Har­vard, pe­ro fue trans­fe­ri­da y ob­tu­vo su li­cen­cia­tu­ra en De­re­cho en la Uni­ver­si­dad Co­lum­bia cuan­do su es­po­so con­si­guió un em­pleo en Nue­va York.

Ac­tual­men­te, a pe­sar del lu­ju­rio­so com­por­ta­mien­to de los hom­bres que sa­lió a la luz de­bi­do al Mo­vi­mien­to #Metoo, pre­fie­ro pen­sar que las mu­je­res en­fren­tan me­nos se­xis­mo que sus ma­dres. Hay mu­chas más opor­tu­ni­da­des. Las mu­je­res pue­den ha­cer cual­quier co­sa que ha­cen los hom­bres y usual­men­te lo ha­cen me­jor.

To­do eso sin el man­to pro­tec­tor del pri­vi­le­gio de ser hom­bre. Eso se de­be a que cons­tan­te­men­te se es­fuer­zan y usual­men­te son me­jo­res, más in­te­li­gen­tes y fuer­tes que los hom­bres.

Cuan­do se tra­ta de las mu­je­res, eso es lo que yo en­tien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.