La his­to­ria de Bar­ba­ra La­goa; la po­si­ble pro­pues­ta de Trump pa­ra la Cor­te

Ca­re­ce de al­gu­nas de las cre­den­cia­les tra­di­cio­na­les pa­ra as­pi­rar al car­go, pe­ro sus raí­ces po­drían con­ver­tir­la en una op­ción atrac­ti­va pa­ra el pre­si­den­te

El Diario de El Paso - - ESPECIAL - Pa­tri­cia Maz­zei y Adam Lip­tak / The New York Ti­mes

La­goa tra­ba­jó en va­rios bu­fe­tes de abo­ga­dos de Mia­mi, in­clui­do Green­berg Trau­rig, an­tes de unir­se a la ofi­ci­na del fis­cal de Es­ta­dos Uni­dos

Mia­mi— Cuan­do era una jo­ven aso­cia­da de un pres­ti­gio­so bu­fe­te de abo­ga­dos de Mia­mi, Bar­ba­ra La­goa se en­fren­tó a un inusual ca­so pro bono, sin un so­cio su­per­vi­sor y con­tra un ad­ver­sa­rio for­mi­da­ble: el go­bierno de Bill Clin­ton.

La­goa re­pre­sen­ta­ba a la fa­mi­lia de un ni­ño de 5 años que fue en­con­tra­do en la cos­ta de Flo­ri­da, lue­go de que su ma­dre se aho­ga­ra al in­ten­tar cru­zar des­de Cu­ba. Su nom­bre era Elián Gon­zá­lez.

El Ti­mes: Una se­lec­ción se­ma­nal de his­to­rias en es­pa­ñol que no en­con­tra­rás en nin­gún otro si­tio, con eñes y acen­tos.

Los agen­tes fe­de­ra­les even­tual­men­te de­tu­vie­ron a Elián pa­ra de­vol­ver­lo a Cu­ba, don­de vi­vía su pa­dre, des­en­ca­de­nan­do una con­mo­ción po­lí­ti­ca que po­si­ble­men­te le cos­tó al ex­vi­ce­pre­si­den­te Al Go­re las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2000 cuan­do per­dió Flo­ri­da.

“Des­pués de seis me­ses, in­nu­me­ra­bles es­cri­tos, al­gu­nas no­ches en­te­ras de tra­ba­jo, dos ar­gu­men­tos ora­les y una re­da­da de me­dia­no­che por par­te de co­man­dos ar­ma­dos, su­pi­mos que íba­mos a per­der”, di­jo Eliot Pe­dro­sa, otro abo­ga­do del equi­po, en una ce­re­mo­nia ce­le­bra­da el año pa­sa­do cuan­do la jue­za La­goa se in­cor­po­ró a la Cor­te Su­pre­ma de Flo­ri­da. Di­jo que la ex­pe­rien­cia de “ver a agen­tes fe­de­ra­les ar­ma­dos usan­do la fuer­za pa­ra ade­lan­tar el pro­ce­so”, que­dó “gra­ba­da en el al­ma de ella”.

Ese epi­so­dio for­ma­ti­vo ayu­dó a mol­dear la ca­rre­ra de la jue­za La­goa co­mo fis­ca­la fe­de­ral y jue­za de ape­la­cio­nes y la in­tro­du­jo en la cul­tu­ra po­lí­ti­ca del sur de Flo­ri­da, do­mi­na­da por los re­pu­bli­ca­nos cu­ba­noes­ta­dou­ni­den­ses.

Es una di­ná­mi­ca elec­to­ral que, dos dé­ca­das des­pués, si­gue sien­do po­de­ro­sa y ha ayu­da­do a que la jue­za La­goa, quien aho­ra for­ma par­te de la Cor­te de Ape­la­cio­nes del 11° Cir­cui­to de Es­ta­dos Uni­dos, se po­si­cio­ne co­mo una op­ción atrac­ti­va pa­ra el pre­si­den­te Trump al con­si­de­rar a quién nom­bra­rá pa­ra re­em­pla­zar a Ruth Ba­der Gins­burg en la Cor­te Su­pre­ma.

“Ella es muy apre­cia­da”, di­jo Trump —quien tie­ne pro­gra­ma­do un via­je a Mia­mi es­ta se­ma­na— a los pe­rio­dis­tas el 21 de sep­tiem­bre. “Re­ci­bo lla­ma­das te­le­fó­ni­cas de mu­cha gen­te. Ella tie­ne mu­cho apo­yo. No la co­noz­co, pe­ro es­cu­ché que es so­bre­sa­lien­te”.

La jue­za La­goa, de 52 años, no tie­ne al­gu­nas de las cre­den­cia­les tra­di­cio­na­les pa­ra ser ma­gis­tra­da. Pe­ro co­mo hi­ja de exi­lia­dos cu­ba­nos, na­ci­da en Es­ta­dos Uni­dos, y sien­do una fi­gu­ra que ha al­can­za­do los más al­tos ni­ve­les de su pro­fe­sión, en­car­na la clá­si­ca ver­sión del sue­ño ame­ri­cano en Mia­mi.

La co­mu­ni­dad cu­ba­noes­ta­dou­ni­den­se ad­mi­ró su tra­ba­jo en el ca­so de Elián, dis­cre­pan­do de la po­si­ción del go­bierno fe­de­ral que afir­ma­ba que el pa­dre del ni­ño, Juan Mi­guel Gon­zá­lez, era su úni­co tu­tor le­gal y te­nía el de­re­cho de exi­gir que re­tor­na­ra a Cu­ba. En ese ca­so tam­bién tra­ba­jó un jo­ven abo­ga­do lla­ma­do Brett M. Ka­va­naugh, quien aho­ra es ma­gis­tra­do de la Cor­te Su­pre­ma, y re­pre­sen­tó a los fa­mi­lia­res del ni­ño en Mia­mi cuan­do ne­ce­si­ta­ban un abo­ga­do pa­ra la ape­la­ción fe­de­ral.

Ca­si to­da la ca­rre­ra ju­di­cial de La­goa se ha desa­rro­lla­do en un tri­bu­nal de ape­la­cio­nes es­ta­tal de ni­vel me­dio en Mia­mi, don­de pro­ce­só prin­ci­pal­men­te casos de ru­ti­na des­de 2006 has­ta 2019. Cuan­do se le pi­dió que enu­me­ra­ra sus opi­nio­nes más im­por­tan­tes, des­ta­có al­gu­nas so­bre dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral, aná­li­sis de al­cohol en san­gre, se­gu­ro de au­to­mó­vil, ju­ris­dic­ción per­so­nal, es­ta­tu­tos de li­mi­ta­cio­nes y ar­bi­tra­je.

Sin em­bar­go, en las po­si­cio­nes ju­di­cia­les que ocu­pó des­pués, par­ti­ci­pó en casos im­por­tan­tes don­de se ana­li­zó si cien­tos de mi­les de per­so­nas con con­de­nas por de­li­tos gra­ves en Flo­ri­da eran ele­gi­bles pa­ra vo­tar. Los abo­ga­dos de las per­so­nas que fue­ron con­de­na­das han ar­gu­men­ta­do que la jue­za La­goa de­be­ría ha­ber­se re­cu­sa­do la se­gun­da vez.

Es­te mes, el 11° Cir­cui­to de­ci­dió pre­ser­var una ley pro­mul­ga­da por la Le­gis­la­tu­ra de Flo­ri­da que re­quie­re que las per­so­nas que cum­plie­ron una con­de­na pa­guen mul­tas y ta­ri­fas ju­di­cia­les an­tes de que pue­dan re­gis­trar­se pa­ra las elec­cio­nes. Des­mond Mea­de, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Coa­li­ción por la Res­tau­ra­ción de los De­re­chos de Flo­ri­da, di­jo en un co­mu­ni­ca­do que eso “si­len­ció a cien­tos de mi­les de vo­tan­tes”.

“Esa de­ci­sión de­mos­tró por qué es­ta­mos lu­chan­do tan du­ro pa­ra que la vi­da de la gen­te es­té por en­ci­ma de la po­lí­ti­ca”. Y agre­gó que “el de­seo de po­ner a la gen­te por en­ci­ma de la po­lí­ti­ca de­be ser la ac­ti­tud de cual­quie­ra que as­pi­re a ser­vir en el tri­bu­nal más al­to del país”.

Es pre­ci­sa­men­te el cálcu­lo po­lí­ti­co de có­mo el pre­si­den­te po­dría con­so­li­dar su re­elec­ción, ase­gu­rán­do­se de ga­nar en Flo­ri­da, lo que po­dría re­for­zar las po­si­bi­li­da­des de la jue­za La­goa. Los de­mó­cra­tas han es­ta­do lu­chan­do por igua­lar la po­pu­la­ri­dad de Hi­llary Clin­ton en­tre los his­pa­nos en el con­da­do de Mia­mi-da­de, un bas­tión cru­cial pa­ra ga­nar o per­der las elec­cio­nes. Pa­re­ce po­co pro­ba­ble que la ima­gen de los se­na­do­res de­mó­cra­tas ejer­cien­do pre­sión con­tra una la­ti­na, en la te­le­vi­sión na­cio­nal, ayu­de en ese ob­je­ti­vo.

Y aun­que la po­si­ción de Trump en­tre los cu­ba­noes­ta­dou­ni­den­ses con­ser­va­do­res es só­li­da, la no­mi­na­ción de La­goa po­dría atraer emo­cio­nal­men­te a al­gu­nos vo­tan­tes, di­jo Jo­sé Fé­lix Díaz, ex­re­pre­sen­tan­te es­ta­tal y con­sul­tor de Ba­llard Part­ners, una fir­ma de ca­bil­deo.

“Creo que a los abue­los y abue­las cu­ba­noes­ta­dou­ni­den­ses les im­por­ta­rá”, di­jo. “Ha­bla de lo bien que los cu­ba­noes­ta­dou­ni­den­ses se han asi­mi­la­do a Es­ta­dos Uni­dos. Ca­da vez que al­guien es el pri­me­ro en al­go, hay una reac­ción sís­mi­ca”.

Sin em­bar­go, al­gu­nos miem­bros de la de­re­cha po­lí­ti­ca es­tán preo­cu­pa­dos por el he­cho de que la jue­za no pa­re­ce te­ner an­te­ce­den­tes so­bre nin­gún ca­so de abor­to.

Los prin­ci­pa­les ac­ti­vis­tas an­ti­abor­to di­cen que po­drían apo­yar la no­mi­na­ción de la jue­za La­goa, pe­ro fa­vo­re­cen a la jue­za Amy Co­ney Ba­rrett por su his­to­rial más cla­ro so­bre casos co­mo Roe vs. Wa­de, la de­ci­sión de 1973 que es­ta­ble­ció un de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal al abor­to. Les preo­cu­pa que una can­di­da­ta cu­ya ju­ris­pru­den­cia so­bre el te­ma se des­co­no­ce pue­da po­ner en pe­li­gro una cam­pa­ña de dé­ca­das pa­ra po­ner fin al de­re­cho al abor­to en Es­ta­dos Uni­dos, que aho­ra fi­nal­men­te pa­re­ce es­tar a su al­can­ce.

Aun­que es me­nos co­no­ci­da en Was­hing­ton que la jue­za Ba­rrett, du­ran­te años los abo­ga­dos ve­te­ra­nos de Flo­ri­da han te­ni­do a La­goa en la mi­ra.

Gra­dua­da de la Fa­cul­tad de De­re­cho de Co­lum­bia, don­de fue edi­to­ra de The Co­lum­bia Law Re­view, la jue­za La­goa tra­ba­jó en va­rios bu­fe­tes de abo­ga­dos de Mia­mi, in­clui­do Green­berg Trau­rig, an­tes de unir­se a la ofi­ci­na del fis­cal de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra el Dis­tri­to Sur de Flo­ri­da en 2003. Tres años des­pués, el go­ber­na­dor Jeb Bush, un re­pu­bli­cano, la nom­bró pa­ra el Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes del Ter­cer Dis­tri­to.

La­goa es­tá ca­sa­da con Paul C. Huck Jr., so­cio del bu­fe­te de abo­ga­dos Jo­nes Day y miem­bro de la So­cie­dad Fe­de­ra­lis­ta. Huck se desem­pe­ñó co­mo abo­ga­do ge­ne­ral del ex­go­ber­na­dor Char­lie Crist y co­mo fis­cal ge­ne­ral ad­jun­to de Flo­ri­da.

La pa­re­ja tie­ne tres hi­jas, in­clui­das unas me­lli­zas.

Hi­ja de exi­lia­dos cu­ba­nos, y na­ci­da en Es­ta­dos Uni­dos, la jue­za Bar­ba­ra La­goa en­car­na la clá­si­ca ver­sión del sue­ño ame­ri­cano en Mia­mi

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.