UR­GE UNA SO­LU­CIÓN PA­RA DREA­MERS

El Diario - - #negocios -

Es di­fí­cil pre­de­cir el sig­ni­fi­ca­do que tie­ne el pre­sun­to acuer­do en­tre el pre­si­den­te Do­nald Trump y el li­de­raz­go le­gis­la­ti­vo de­mó­cra­ta so­bre DA­CA. Lo po­si­ti­vo es que la con­ver­sa­ción na­cio­nal so­bre el apor­te de los be­ne­fi­cia­rios del pro­gra­ma fe­de­ral per­ma­nez­ca al fren­te de la agen­da po­lí­ti­ca.

La ac­ción pre­si­den­cial de eli­mi­nar pau­la­ti­na­men­te el pro­gra­ma a par­tir de seis me­ses pu­so fren­te al pre­ci­pi­cio de la de­por­ta­ción a más de 800,000 per­so­nas que son es­ta­dou­ni­den­ses en to­do, ex­cep­to en los pa­pe­les.

Trump mos­tró te­ner una con­si­de­ra­ción di­fe­ren­te ha­cia los me­no­res de edad traí­dos por sus pa­dres in­do­cu­men­ta­dos- los so­ña­do­res aco­gi­dos a DA­CA- que a los in­do­cu­men­ta­dos en ge­ne­ral.

La pre­sión de los na­cio­na­lis­tas y ul­tra­con­ser­va­do­res lo for­zó a to­mar una de­ci­sión al que era rea­cio ha­cer­lo.

La ale­gría que es­to cau­só en un sec­tor an­ti­in­mi­gran­te al­re­de­dor del pre­si­den­te se ofus­có por un to­rren­cial de crí­ti­cas an­te una ac­ción cr uel y co­bar­de. Es­pe­cial-

DA­CA

«Con Trump nun­ca se sa­be. Pri­me­ro di­ce una co­sa, lue­go otra» men­te cuan­do las en­cues­tas mues­tran una ma­yo­ría de es­ta­dou­ni­den­ses es­tá en fa­vor de re­gu­la­ri­zar la si­tua­ción de es­tos jó­ve­nes y adul­tos.

La for ma de pen­sar del Pre­si­den­te, los bue­nos co­men­ta­rios que re­ci­bió por su acuer­do pre­su­pues­ta­rio con los de­mó­cra­tas y el res­pal­do a los so­ña­do­res de DA­CA, hoy con­du­ce a la co­no­ci­da in­con­sis­ten­cia de la Ca­sa Blan­ca.

En un mo­men­to pa­re­ce ha­ber un acuer­do con los de­mó­cra­tas en el te­ma de DA­CA, en otro no es tan­to. Que el mu­ro fron­te­ri­zo va pri­me­ro en te­ma mi­gra­to­rio, pe­ro no se de­fi­ne esa prio­ri­dad.

La am­bi­va­len­cia en es­te ca­so es una bue­na se­ñal. Mu­cho peor se­ría que el te­ma de DA­CA fue­ra en­ga­ve­ta­do en un ca­jón y se espere en si­len­cio la cuen­ta re­gre­si­va a la de­por­ta­ción.

Aun­que, de nue­vo, con Tr u mp nu nc a s e s ab e e n don­de se es­tá pa­ra­do. Es­to se pres­ta a to­do ti­po de es­pe­cu­la­cio­nes. La in­cer­ti­dum­bre es cruel pa­ra los so­ña­do­res, pe­ro man­tie­ne un ra­yo de esperanza.

La ac­ti­tud del Pre­si­den­te pue­de ser sin­ce­ra o una es­tra­te­gia pa­ra in­ti­mi­dar al Con­gre­so re­pu­bli­cano. Es im­po­si­ble pre­de­cir si es­to pue­de con­du­cir a un pro­yec­to de ley bi­par­ti­dis­ta que in­clu­ya se­gu­ri­dad fron­te­ri­za por la es­ta­bi­li­dad mi­gra­to­ria de los so­ña­do­res, mu­cho me­nos cal­cu­lar có­mo se­ría una vo­ta­ción so­bre el mis­mo.

El des­tino de los so­ña­do­res pa­re­ce se­guir li­ga­do a la pre­si­den­cia.

Hoy pa­re­ce que Trump no es­tá dis­pues­to a des­li­gar­se de DA­CA pa­ra de­jar­lo en ma­nos del Con­gre­so. El ala más du­ra de la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na do­mi­na por aho­ra el te­ma de in­mi­gra­ción, aun­que el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ba­ja, Paul Ryan, es más mo­de­ra­do.

Es­te nue­vo capítulo en la his­to­ria de DA­CA abre la bre­cha in­ter­na que cau­sa el te­ma mi­gra­to­rio en los re­pu­bli­ca­nos. Por el bien de los so­ña

ideo­ló­gi­co.. do­res es­pe­ra­mos que triun­fe el sen­ti­do co­mún so­bre el ex­tre­mis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.