YÁ­ÑEZ VOL­VIÓ A LU­CIR SU FINEZA

El Diario - - #PARATI -

Qué se­ma­ni­ta, que­ri­dos vi­bo­ro­lec­to­res, qué se­ma­ni­ta. En­tre Kar­la Pa­ni­ni, que no se con­for­mó con ro­bar­le el ma­ri­do a su “ami­ga”, Kar­la Lu­na, sino que aho­ra tam­bién le ro­bó a la hi­jas, y el ener­gú­meno de Eduar­do Yá­ñez, que le sol­tó un tor­ta­zo a un re­por­te­ro, ya no le que­dan ga­nas a uno de pren­der la te­le, de ver­dad.

Pe­ro va­ya­mos por par­tes, di­ga­mos la par­te más ver­gon­zo­sa y re­pro­ba­ble de la se­ma­na: el ac­to de vio­len­cia por par­te del gran­du­lón de

Ya sé que es­ta­rán pen­san­do que na­die se de­be me­ter en su vi­da, que pa­ra qué le ha­cen pre­gun­tas so­bre su hi­jo y de­más. Y pue­den de­cir mi­sa si quie­ren. Pe­ro na­da, na­da, na­da, jus­ti­fi­ca ese com­por­ta­mien­to. NA­DA. Ni la más atre­vi­da o in­dis­cre­ta de las pre­gun­tas.

Yo que tra­ba­jo de es­te la­do del rue­do, so­lo les pue­do de­cir que los co­mu­ni­ca­do­res te­ne­mos el de­re­cho a pre­gun­tar lo que se nos dé la ga­na, a sa­bien­das de que las res­pues­tas pue­den ser agre­si­vas, gro­se­ras, pe­tu­lan­tes, cor­tan­tes y de­más. Es un ries­go que to­ma­mos.

Así tam­bién, por su par­te, las “ce­le­bri­da­des” tie­nen el de­re­cho a con­tes­tar lo que se les an­to­je. He vis­to a gran­des en­tre­vis­ta­do­res que­dar­se de a cua­tro con las res­pues­tas que les dan ar­tis­tas que de ver­dad son ce­le­bri­da­des. Un sim­ple, “no ha­blo de mi vi­da pri­va­da”, o “no quie­ro ha­blar de ese te­ma”, bas­ta pa­ra de­jar ca­lla­do a un re­por­te­ro. Na­die te pue­de ha­cer ha­blar a fuer­zas. Bueno, sí, la PGR de Mé­xi­co, pe­ro so­lo ba­jo tor­tu­ra.

Es por eso que me hier­ve la san­gre cuan­do leo que fi­chi­tas co­mo Lu­pi­llo Ri­ve­ra, Alicia Ma­cha­do y Gerardo Or­tiz fes­te­jan un ac­to co­mo el de Eduar­do Yá­ñez. Y co­mo he­cho a pro­pó­si­to, es­tos tres que men­ciono tie­nen mu­cha

Eduar­do Yá­ñez.

co­la que les pi­sen: acu­sa­cio­nes de vio­len­cia do­més­ti­ca, su­pues­tos ne­xos con nar­cos, le han pues­to el cuerno a sus pa­re­jas y de­más. ¿Y así quie­ren que los me­dios los de­jen en paz? Si no quie­ren ser par­te del cir­co, pues que de­jen de ha­cer pa­ya­sa­das, ¿no?

Y en otras co­sas, ay, mi po­bre Co­ma­dre mo­re­na ha de es­tar re­tor­cién­do­se en su tum­ba. Yo creo que lo úl­ti­mo que se ima­gi­nó es que quien le qui­tó al ma­ri­do aho­ra tam­bién le qui­ta­ría a las hi­jas.

Me re­fie­ro a Kar­la Lu­na, quien al mo­rir de­jó a dos ni­ñas, de 5 y 8 años de edad. Su pa­dre, Amé­ri­co Gar­za, se las lle­vó a la fuer­za de la ca­sa de la ma­má de Lu­na, y des­de en­ton­ces las tie­ne en la ca­sa que com­par­te con

la Co­ma­dre güe­ra del dúo de Las La­van­de­ras. Sí, la mis­ma que fue aman­te de Amé­ri­co cuan­do es­te to­da­vía vi­vía con Lu­na.

¿Qué ma­za­co­te, ver­dad? Así de tris­te pin­tó es­ta se­ma­na.

vez.. Es­pe­ro traer­les no­ti­cias me­nos dra­má­ti­cas la pró­xi­ma

Kar­la Pa­ni­ni,

/AR­CHI­VO

Kar­la Lu­na (izq) de­be es­tar re­tor­cién­do­se en la tum­ba por cul­pa de Kar­la Pa­ni­ni.

Na­da jus­ti­fi­ca la reac­ción vio­len­ta del ac­tor./YOU­TU­BE

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.