Hon­du­re­ño for­ma nue­va ge­ne­ra­ción de mé­di­cos his­pa­nos en El Bronx

El Diario - - #METRO - /SU­MI­NIS­TRA­DA

Al igual que ocu­rre con mu­chos in­mi­gran­tes, pa­ra el doc­tor Juan Ro­bles, sus co­mien­zos en Es­ta­dos Uni­dos no fue­ron fá­ci­les. El ga­leno lle­gó a Nue­va York des­de Hon­du­ras a la edad de 13 años sin sa­ber ha­blar in­glés, y aun­que su pa­sión era es­tu­diar me­di­ci­na, ca­si desis­te de la idea an­te la can­ti­dad de ba­rre­ras que tu­vo que en­fren­tar.

Sin em­bar­go, tras sor­tear mu­chos obs­tácu­los, Ro­bles se con­vir­tió en un exi­to­so doc­tor es­pe­cia­li­za­do en Me­di­ci­na Fa­mi­liar y ac­tual­men­te tra­ba­ja en el Fa­mily Health Cen­ter del Hos­pi­tal Mon­te­fio­re, en El Bronx.

Des­de allí, el ga­leno se ha de­di­ca­do a ayu­dar, mo­ti­var y for­mar a jo­ven­ci­tos his­pano que, al igual que él, quie­ren se­guir una ca­rre­ra en el campo de la me­di­ci­na, una pro­fe­sión que cuen­ta con muy po­ca re­pre­sen­ta­ción por par­te de los miem­bros de la mi­no­rías, no só­lo en Nue­va York sino a ni­vel na­cio­nal.

Y es pre­ci­sa­men­te por esa la­bor, que el doc­tor Ro­bles re­ci­bió una do­na­ción de $1 mi­llón, por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción de Re­cur­sos y Ser­vi­cios de Sa­lud de EEUU, pa­ra que si­ga for­man­do y desa­rro­llan­do a las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes de mé­di­cos en co­mu­ni­da­des de ba­jos re­cur­sos.

“Es­te do­na­ti­vo va a ser uti­li­za­do pa­ra ayu­dar a avan­zar a los jó­ve­nes la­ti­nos que es­tán in­tere­sa­dos en la ca­rre­ra de sa­lud y que es­tán en el pro­ce­so de en­trar o ins­cri­bir­se en es­cue­las de me­di­ci­na”, di­jo el doc­tor Ro­bles, quien tam­bién es pro­fe­sor ad­jun­to de me­di­ci­na en el Al­bert Eins­tein Co­lle­ge of Me­di­ci­ne.

“Lo que se le pro­vee a tra­vés de ese di­ne­ro es ayu­da en el desa­rro­llo de des­tre­zas y ha­bi­li­da­des aquí en el Mon­te­fio­re y se les pro­vee de guía y co­no­ci­mien­tos pa­ra que ellos bá­si­ca­men­te pue­dan en­ten­der el com­ple­jo pro­ce­so de en­trar a es­tu­diar me­di­ci­na”, agre­gó.

Es­ca­sez de doc­to­res

Se­gún los ex­per­tos, la es­ca­sez de doc­to­res y pro­vee­do­res de sa­lud que re­fle­jen la di­ver­si­dad étnica y cul­tu­ral en las co­mu­ni­da­des de las mi­no­rías es muy gran­de en es­te país.

En el ca­so de los his­pa­nos, es­ti­ma­cio­nes ac­tua­les in­di­can que só­lo 1 de ca­da 20 mé­di­cos es la­tino, a pe­sar que uno de seis es­ta­dou­ni­den­ses se iden­ti­fi­can co­mo tal.

Es­to, ase­gu­ran los es­tu­dios, re­pre­sen­ta un pro­ble­ma de sa­lud ya que se ha de­mos­tra­do que la di­ver­si­dad étnica y cul­tu­ral de los pro­vee­do­res con­lle­va a una me­jor co­mu­ni­ca­ción y con­fian­za con los pa­cien­tes.

Por es­ta ra­zón, usan­do los fon­dos otor­ga­dos por la agen­cia fe­de­ral, el doc­tor Ro­bles quie­re cam­biar, aun­que sea a ni­vel lo­cal, las de­sigual­da­des en el sis­te­ma de sa­lud, en cuan­to a los po­cos pro­vee­do­res de las mi­no­rías que exis­ten en la fuer­za la­bo­ral, por lo que no re­fle­jan a las co­mu­ni­da­des a las que sir­ven.

En­tre las ini­cia­ti­vas desa­rro­lla­das por el ga­leno hon­du­re­ño des­ta­ca el pro­gra­ma “Bronx Com­mu­nity Health Leaders (BxCHL)” --co-fun­da­do por él ha­ce tres años--, que fa­ci­li­ta la par­ti­ci­pa­ción de jó­ve­nes de esa co­mu­ni­dad --más del 50% de ellos de ori­gen his­pano y de ba­jos re­cur­sos-- en tra­ba­jos de vo­lun­ta­ria­do en el cen­tro de sa­lud Fa­mily Health Cen­ter en Mon­te­fio­re, don­de apren­den as­pec­tos im­por­tan­tes del cui­da­do mé­di­co pri­ma­rio de per­so­nas de ba­jos re­cur­sos y al mis­mo tiem­po ayu­dan a los pa­cien­tes a na­ve­gar el sis­te­ma de sa­lud.

“Es­ta es un pla­ta­for­ma pa­ra que es­tos jó­ve­nes desa­rro­llen su po­ten­cial al mis­mo tiem­po que les ayu­da­mos a que en­tren en una es­cue­la de me­di­ci­na”, di­jo el ga­leno.

“Al­gu­nos ya han ter­mi­na­do su ca­rre­ra en la uni­ver­si­dad y es­tán en pro­ce­so de so­li­ci­tar su en­tra­da en la es­cue­la de me­di­ci­na, pe­ro ese pro­ce­so pue­de ser com­pli­ca­do y hay mu­chas ba­rre­ras y en eso es en lo que no­so­tros es­ta­mos tra­tan­do de ayu­dar­los (...) Mu­chos de es­tos mu­cha­chos la­ti­nos son, por lo ge­ne­ral, la pri­me­ra ge­ne­ra­ción en la fa­mi­lia que va a la uni­ver­si­dad y no han te­ni­do un men­tor ni la guía que ne­ce­si­tan”, agre­gó Ro­bles.

Se­gún in­di­có el mé­di­co cen­troa­me­ri­cano, el pro­ce­so pa­ra en­trar en una es­cue­la de me­di­ci­na es di­fí­cil y cos­to­so por­que la aplicación de­be es­tar es­cri­ta de una ma­ne­ra muy es­pe­cí­fi­ca y el exa­men es­tan­da­ri­za­do que hay que pre­sen­tar pa­ra po­der in­gre­sar --co­no­ci­do co­mo Me­di­cal Co­lle­ge Ad­mis­sion Test (MCAT) -- es muy ca­ro y mu­chos de los jó­ve­nes no tie­nen los re­cur­sos. Ade­más, ne­ce­si­tan cartas de re­fe­ren­cia y de­mos­trar co­no­ci­mien­tos, cier­tas des­tre­zas, con­fian­za y en­ten­di­mien­to del sis­te­ma de sa­lud. A es­to se le su­ma el he­cho que mu­chos es­tu­dian­tes la­ti­nos no tie­nen la opor­tu­ni­dad de ha­cer tra­ba­jos vo­lun­ta­rios en hos­pi­ta­les y clí­ni­cas y por ello no tie­nen la ba­se pa­ra de­mos­trar que pue­den ser mé­di­cos.

“Yo no tu­ve ese pri­vi­le­gio de co­no­cer doc­to­res y de ha­cer tra­ba­jo vo­lun­ta­rio en un hos­pi­tal tan gran­de co­mo Mon­te­fio­re. No tu­ve la orien­ta­ción y el pro­ce­so fue mu­cho más lar­go. Es­tu­ve a pun­to de no ser mé­di­co por­que me re­cha­za­ron de las es­cue­las de me­di­ci­na va­rias ve­ces. Se me dio una so­la opor­tu­ni­dad y esa la apro­ve­ché”, re­cor­dó el ga­leno, quien co­men­zó su ex­pe­rien­cia en el campo de la sa­lud co­mo in­tér­pre­te vo­lun­ta­rio con pa­cien­tes de ha­bla es­pa­ño­la en la clí­ni­ca del Eins­tein Com­mu­nity Health Ou­treach, la pri­me­ra coor­di­na­da por es­tu­dian­tes en la ciu­dad de Nue­va York.

“Los men­to­res son muy im­por­tan­tes en es­te pro­ce­so, por­que nues­tros es­tu­dian­tes pue­den de­sin­te­re­sar­se fá­cil­men­te. He vis­to mu­chos mu­cha­chos que no si­guen por­que no tie­nen el apo­yo, la ayu­da, la orien­ta­ción y no se re­fle­jan ellos mis­mos en otra per­so­na de la mis­ma cul­tu­ra y de la mis­ma ra­za”, en­fa­ti­zó.

Be­ne­fi­cios pa­ra to­dos

Los be­ne­fi­cios del pro­gra­ma del doc­tor Ro­bles no só­lo se ven re­fle­ja­dos den­tro del cen­tro mé­di­co de Mon­te­fio­re, con el tra­ba­jo que rea­li­zan los es­tu­dian­tes al cui­dar a los pa­cien­tes, sino que al mis­mo tiem­po se ex­tien­de a to­da la co­mu­ni­dad. La ma­yo­ría de los pa­cien­tes que acu­den a esa clí­ni­ca son la­ti­nos y afro­ame­ri­ca­nos que re­si­den en ve­cin­da­rios de ba­jos re­cur­sos. Es de­cir, se tra­ta de ve­ci­nos cui­dan­do la sa­lud de sus pro­pios ve­ci­nos.

“El sis­te­ma de sa­lud com­ple­to se pue­de be­ne­fi­ciar mu­cho de ini­cia­ti­vas co­mo és­tas. Los es­tu­dian­tes de El Bronx pue­den de­mos­trar que las di­fe­ren­cias que exis­ten en re­la­ción a la can­ti­dad de pro­fe­sio­na­les de sa­lud y la po­bla­ción que sir­ven en su co­mu­ni­dad se pue­den acor­tar, pe­ro tie­ne que ha­ber li­de­raz­go y apo­yo por par­te de los cen­tros mé­di­co, y el Go­bierno Fe­de­ral ya ha iden­ti­fi­ca­do esa ne­ce­si­dad”, di­jo el ga­leno.

En es­tos mo­men­tos, se­gún in­for­mó Ro­bles, cer­ca de 60 es­tu­dian­tes es­tán par­ti­ci­pan­do en el pro­gra­ma de for­ma ac­ti­va y es­tán ha­cien­do tra­ba­jo vo­lun­ta­rio en el cen­tro mé­di­co del Mon­te­fio­re.

Se­gún in­for­mó una por­ta­voz del Mon­te­fio­re Health Sys­tem, has­ta aho­ra 16 es­tu­dian­tes del pro­gra­ma BxCHL se han ma­tri­cu­la­do en es­cue­las de me­di­ci­na del país.

El doc­tor Juan Ro­bles ha­bla con es­tu­dian­tes que quie­ren con­ver­tir­se en mé­di­cos, en el Fa­mily Health Cen­ter del Hos­pi­tal Mon­te­fio­re en El Bronx.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.