Epi­lep­sia en nues­tra co­mu­ni­dad his­pa­na

710,000 la­ti­nos han si­do diag­nos­ti­ca­dos con es­te tras­torno ce­re­bral, sin em­bar­go mu­chos sa­ben po­co al res­pec­to

El Diario - - #salud #especial - Por An­gel Her­nan­dez, M.D.

La epi­lep­sia es una en­fer­me­dad del sis­te­ma ner­vio­so que afec­ta a per­so­nas de to­das las eda­des. Por lo ge­ne­ral, se diag­nos­ti­ca des­pués de que una per­so­na ha te­ni­do al me­nos dos cri­sis epi­lép­ti­cas no pro­vo­ca­das. En el ca­so de cri­sis pro­vo­ca­das por al­gu­na con­di­ción mé­di­ca pre­via, no se con­si­de­ran epi­lép­ti­cas. Apro­xi­ma­da­men­te el 50% de las per­so­nas que tie­nen una cri­sis epi­lép­ti­ca sin una cau­sa co­no­ci­da sue­len te­ner otra cri­sis, usual­men­te den­tro de 6 me­ses. Si es que la cau­sa es una le­sión ce­re­bral u otro ti­po de afec­ción ce­re­bral, en­ton­ces la pro­ba­bi­li­dad de te­ner otra cri­sis epi­lép­ti­ca se du­pli­ca.

Des­de el 2003, los La­ti­nos se han con­ver­ti­do en el gru­po mi­no­ri­ta­rio más gran­de de los Es­ta­dos Uni­dos, re­pre­sen­tan­do una par­te im­por­tan­te de la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se. Ac­tual­men­te, hay apro­xi­ma­da­men­te 60.6 mi­llo­nes de La­ti­nos en los Es­ta­dos Uni­dos (18% de la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se). Sa­be­mos que más de 3.4 mi­llo­nes de per­so­nas que vi­ven en los Es­ta­dos Uni­dos pa­de­cen de epi­lep­sia, y de esas 710,000 son La­ti­nos. Ade­más, apro­xi­ma­da­men­te 1 de ca­da 26 per­so­nas pue­den te­ner epi­lep­sia a lo largo de su vi­da.

Aun­que la epi­lep­sia afec­ta a to­da la po­bla­ción, es más fre­cuen­te en co­mu­ni­da­des con di­fi­cul­tad en el ac­ce­so a los ser­vi­cios mé­di­cos de sa­lud, co­mo co­mu­ni­da­des La­ti­nas. La epi­lep­sia tam­bién es una en­fer­me­dad no muy co­no­ci­da y ro­dea­da de mi­tos y es­tig­ma en­tre es­ta po­bla­ción. To­do es­to con­tri­bu­ye a la dis­cri­mi­na­ción, fal­ta de diag­nós­ti­co y el tra­ta­mien­to.

Da­tos Im­por­tan­tes

Si al­guien en su fa­mi­lia tie­ne epi­lep­sia, lo me­jor es ha­blar con el res­to de la fa­mi­lia y edu­car­los so­bre la en­fer­me­dad, pa­ra que así pue­dan re­co­no­cer los sín­to­mas y au­xi­liar du­ran­te una cri­sis epi­lép­ti­ca.

Se­pa que el fa­lle­ci­mien­to es po­co co­mún en­tre las per­so­nas con epi­lep­sia, a me­nos que es­tas per­so­nas ten­gan otras con­di­cio­nes mé­di­cas.

La epi­lep­sia no es con­ta­gio­sa.

La gran ma­yo­ría de las per­so­nas que pa­de­cen epi­lep­sia pue­den con­du­cir y rea­li­zar tra­ba­jos nor­mal­men­te.

La epi­lep­sia no es una en­fer­me­dad men­tal; la epi­lep­sia es un tras­torno neu­ro­ló­gi­co cró­ni­co que en­vía se­ña­les eléc­tri­cas al ce­re­bro. Las cri­sis epi­lép­ti­cas pue­den es­tar re­la­cio­na­das con una le­sión ce­re­bral, ge­né­ti­ca, con­di­ción in­mu­no­ló­gi­ca, in­fec­ción, es­truc­tu­ra ce­re­bral o cau­sa me­ta­bó­li­ca, pe­ro la ma­yo­ría de las ve­ces se des­co­no­ce la cau­sa.

La epi­lep­sia y CO­VID-19

Es im­por­tan­te ha­blar so­bre la epi­lep­sia y el CO­VID-19, un vi­rus que es­tá afec­tan­do a los La­ti­nos de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Aun­que te­ner epi­lep­sia no aumenta el ries­go de con­traer CO­VID-19 o aumenta la gra­ve­dad de los sín­to­mas (siem­pre y cuan­do no ha­ya otra en­fer­me­dad o las cri­sis epi­lép­ti­cas es­tán ba­jo con­trol) las per­so­nas que vi­ven con epi­lep­sia de­ben fa­mi­lia­ri­zar­se con las pre­cau­cio­nes del CO­VID-19. La for­ma más co­mún de es­tar ex­pues­ta a CO­VID-19 es a tra­vés de la pro­pa­ga­ción de go­tas en el ai­re cuan­do

una per­so­na con el vi­rus to­se, es­tor­nu­da o ha­bla, ra­zón por la cual se si­guen re­co­men­dan­do el dis­tan­cia­mien­to fí­si­co y el uso de más­ca­ras co­mo pre­cau­cio­nes ne­ce­sa­rias. Se­gún los Cen­tros pa­ra el Con­trol y la Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des (CDC), los sín­to­mas pue­den in­cluir tos, fie­bre, do­lor y di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar. La fie­bre pue­de des­en­ca­de­nar cri­sis epi­lép­ti­cas y, por lo tan­to, CO­VID-19 po­dría exa­cer­bar es­tas cri­sis en per­so­nas con epi­lep­sia. Al­gu­nos me­di­ca­men­tos an­ti­epi­lép­ti­cos (co­mo el ACTH, es­te­roi­des, eve­ro­li­mus, in­mu­no­te­ra­pias) po­drían com­pro­me­ter el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, y por lo tan­to, cau­sar que al­guien que es diag­nos­ti­ca­do con CO­VID-19 y tie­ne epi­lep­sia se en­cuen­tre con in­men­sos pro­ble­mas de sa­lud.

An­gel W. Her­nan­dez, MD, es je­fe del De­par­ta­men­to de Neu­ros­cien­ces en He­len DeVos Chil­dren’s Hos­pi­tal (Grand Ra­pids, Mi­chi­gan). Tam­bién es miem­bro de la jun­ta de mé­di­cos de ac­ce­so­ria de la Epi­lepsy Foun­da­tion.

SUMINISTRA­DA

Las fa­mi­lias his­pa­nas no de­ben te­mer bus­car ayu­da so­bre la epi­lep­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.