Hon­du­ras re­quie­re abrir más su eco­no­mía si

Quie­re avan­zar a la se­gun­da fa­se de la reaper­tu­ra, ase­gu­ró Al­den Ri­ve­ra de la Me­sa Mul­ti­sec­to­rial.

El Diario - - #nuestrospa­íses #méxico -

abre pa­so en si­nuo­sos ca­mi­nos mon­ta­ño­sos, pe­dre­go­sos. Agres­tes.

Es­te que­re­tano de 34 años fun­dó su pro­pia em­pre­sa pa­ra ser él mis­mo quien ha­ce los tra­tos con las em­pre­sas cons­truc­to­ras: Gu­tié­rrez Hea­ting and Air, INC.

No fue un ca­mino sen­ci­llo. Ni si­quie­ra fue una elec­ción, sino una iner­cia.

Sus pa­dres lo lle­va­ron a Atlan­ta cuan­do era ado­les­cen­te y él es­tu­dió tres años en la es­cue­la, pe­ro pron­to lo ab­sor­bió el tra­ba­jo de su pa­dre en el ai­re acon­di­cio­na­do.

En ese tiem­po, los me­xi­ca­nos que se ha­bían me­ti­do en el te­ma só­lo sa­bían ha­cer las ins­ta­la­cio­nes en ca­sas nue­vas, en obra ne­gra.

Les iba bien has­ta que en el 2008 la cri­sis in­mo­bi­lia­ria los de­jó con el mí­ni­mo de in­gre­sos, con em­pleo de uno o dos días por se­ma­na. En­ton­ces Miu­ler Gu­tié­rrez le pi­dió a un ami­go que lo lle­va­ra con él a ha­cer tra­ba­jo de man­te­ni­mien­to. “No me pa­gues, só­lo en­sé­ña­me”.

Des­pués es­tu­dió los li­bros pa­ra te­ner el cer­ti­fi­ca­do que se re­quie­re pa­ra abrir los equi­pos del ai­re y tra­ba­jar en ellos por­que sin es­te re­qui­si­to no pue­den ope­rar. Pa­so si­guien­te, la com­pa­ñía.

Cons­tan­cia

Miu­ler Gu­tié­rrez em­pe­zó co­mo sub­con­tra­tis­ta (co­mo aho­ra es Is­rael Nie­to).

En­tre 2009 y 2010 mon­tó la com­pa­ñía. Al prin­ci­pio ha­cía tra­ba­jos pe­que­ños con clien­tes di­rec­tos que lle­ga­ban por re­co­men­da­ción del bo­ca a bo­ca.

Ahí se dio cuen­ta de dos ver­da­des ab­so­lu­tas: la im­por­tan­cia del in­glés y de la le­ga­li­za­ción. El in­glés ya lo te­nía por la es­cue­la y la prác­ti­ca; pa­ra los pa­pe­les, co­men­zó a bus­car la for­ma de ob­te­ner­los… y ¡la en­con­tró!

Cre­cer en gran­de pa­ra ser me­jor es hoy el le­ma de la com­pa­ñía y una ac­ti­tud ca­rac­te­rís­ti­ca. No só­lo de las cua­dri­llas de Gu­tié­rrez

Hea­ting and Air, INC, sino de to­dos los me­xi­ca­nos que se su­man a la ta­rea ti­tá­ni­ca de dar la tem­pe­ra­tu­ra ideal a Atlan­ta.

La mi­tad de esos tra­ba­ja­do­res tie­ne fa­mi­lia en Mé­xi­co y la otra en Es­ta­dos Uni­dos, aun­que aho­ra hay un po­co me­nos en EEUU por­que lo cier­to es que cuan­do les da la ga­na a las au­to­ri­da­des lo­ca­les, de­jan a un la­do cual­quier afán pro­gre­sis­ta y les caen arri­ba pa­ra de­por­tar­los.

La se­ma­na pa­sa­da, por ejem­plo, des­pués de una pau­sa por la pan­de­mia, de­tu­vie­ron a al­re­de­dor de 1,000 per­so­nas en to­do el país, va­rias de ellas en Atlan­ta

Es­tas re­da­das se vuel­ven en con­tra del bo­yan­te mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio lo­cal que ca­re­ce de per­so­nal y ba­ta­lla pa­ra con­ven­cer a los me­xi­ca­nos pa­ra que vuel­van por­que en las ta­reas con el ai­re acon­di­cio­na­do son co­ti­za­dos y en­tre­gan un pro­duc­to de al­ta ca­li­dad ya sea con o sin pa­pe­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.