RE­GLA DE PER­SE­CU­CIÓN

El Diario - - #opinión -

La ad­mi­nis­tra­ción Trump pu­so de nue­vo en mar­cha la nor­ma que li­mi­ta la po­si­bi­li­dad de que un in­do­cu­men­ta­do pue­da ob­te­ner su re­si­den­cia a me­nos que ten­ga un in­gre­so por arri­ba de lo ga­na una fa­mi­lia me­dia es­ta­dou­ni­den­se. Por el so­lo he­cho de no te­ner pa­pe­les, un in­di­vi­duo es con­si­de­ra­do co­mo un car­ga pú­bli­ca in­clu­so cuan­do re­ci­be bas­tan­te más di­ne­ro que la mi­tad de los ciu­da­da­nos.

La ofi­ci­na de Ser­vi­cios de Ciu­da­da­nía e In­mi­gra­ción (USCIS) anun­ció que des­pués de va­rias dispu­tas le­ga­les vol­ve­rá a im­ple­men­tar una con­tro­ver­sial nor­ma apro­ba­da el año pa­sa­do. Las so­li­ci­tu­des de tar­je­ta ver­de pen­dien­tes pre­sen­ta­das des­pués del 24 de fe­bre­ro de 2020, cuan­do la agen­cia im­ple­men­tó la re­gla de la re­gla des­pués de la luz ver­de de la Cor­te Su­pre­ma, se­rán con­si­de­ra­das ba­jo la nue­va nor­ma. Las acep­ta­das des­pués de la sus­pen­sión ju­di­cial de la re­gla de abril, no se­rán re­con­si­de­ra­das.

Allí se es­ta­ble­cen con­di­cio­nes nue­vas que de­ben cum­plir quie­nes so­li­ci­tan la re­si­den­cia per­ma­nen­te. Se am­plía la lis­ta de aque­llos be­ne­fi­cios pú­bli­cos que des­ca­li­fi­can a un so­li­ci­tan­te. Al mis­mo tiem­po, se so­li­ci­ta un in­gre­so ele­va­do pa­ra de­jar afue­ra, de­li­be­ra­da­men­te, a la ma­yor can­ti­dad de gen­te po­si­ble.

Un ejem­plo de re­gla des­ca­li­fi­ca­to­ria es no te­ner una en­tra­da por en­ci­ma del 250% de la lí­nea de po­bre­za, o sea 76,700 dó­la­res anua­les. Es­to de­ja afue­ra al so­li­ci­tan­te de la tar­je­ta ver­de. En con­tras­te, el in­gre­so me­dio de un ho­gar es­ta­dou­ni­den­se si­mi­lar es de $58,300 por año, se­gún el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Pew.

La prue­ba de “car­ga pú­bli­ca” se usó du­ran­te dé­ca­das pa­ra prohi­bir la en­tra­da de cier­to ti­po de in­mi­gran­tes y, en al­gu­nos casos, pa­ra de­por­tar­los. La ad­mi­nis­tra­ción Clin­ton hi­zo un cam­bio pa­ra ex­cluir a quie­nes es­ta­ban re­ci­bien­do be­ne­fi­cios en efec­ti­vo del go­bierno o aten­ción ins­ti­tu­cio­na­li­za­da a largo pla­zo. Trump lo adap­tó a su po­lí­ti­ca res­tric­ti­va.

Es­tas nor­mas ig­no­ran las reali­da­des bá­si­cas de la in­mi­gra­ción. De gen­te más po­bre que vie­ne a nues­tro país a tra­ba­jar y que cons­tru­ye una fa­mi­lia cu­yos hi­jos su­birán en la es­ca­la so­cio­eco­nó­mi­ca por arri­ba de sus pa­dres. Ade­más, la ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes vie­nen a rea­li­zar tra­ba­jos que re­quie­ren me­nos ca­pa­ci­ta­ción, ofre­cen me­nos pa­go y que los es­ta­dou­ni­den­ses no quie­ren ha­cer. Así se les con­de­na a vi­vir en la som­bra de la ile­ga­li­dad.

El fa­llo de abril, que con­ge­ló el cam­bio, se ba­só en el im­pac­to ne­ga­ti­vo que tie­ne en la co­mu­ni­dad in­mi­gran­te du­ran­te la pan­de­mia. Se com­pren­dió que los in­do­cu­men­ta­dos de­ja­rán de usar ser­vi­cios muy ne­ce­sa­rios por­que ello los po­dría fue­ra de la re­si­den­cia.

La in­sis­ten­cia de la Ca­sa Blan­ca de re­ins­ta­lar la nor­ma es otro ejem­plo de có­mo el pe­li­gro de con­ta­gio del coronaviru­s pa­sa a se­gun­do plano cuan­do se cru­za con otras prio­ri­da­des. Co­mo la de per­se­guir a los in­mi­gran­tes.•

Tar­je­ta ver­de «La Ad­mnis­tra­ción Trump in­sis­te en po­ner tra­bas a in­mi­gran­tes que bus­can la re­si­den­cia per­ma­nen­te».

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.