Com­pro­mi­so con en­car­ce­la­dos

La Prensa - Orlando - - PORTADA - MIG­DA­LIA FER­NÁN­DEZ

La la­bor de vi­si­tar un pre­si­dio y com­pro­me­ter su tiem­po a la en­tre­ga y de­di­ca­ción de aque­llos que están pri­va­dos de la li­ber­tad es una ta­rea que Ma­ría Ma­til­de Lon­do­ño, cón­sul de Co­lom­bia en Or­lan­do, ha to­ma­do co­mo una mi­sión de vi­da.

Su em­pe­ño en sal­va­guar­dar las con­di­cio­nes de vi­da de sus com­pai­sa­nos en­car­ce­la­dos es al­go muy per­so­nal pa­ra Lon­do­ño. Mu­cho an­tes de ser cón­sul, es­ta co­lom­bia­na vi­vía en una fin­ca en Co­lom­bia que ad­mi­nis­tra­ba su es­po­so.

La con­di­ción po­lí­ti­ca en Co­lom­bia en aque­lla épo­ca no es­ta­ba muy bien y su es­po­so, Die­go Me­jía, fue víc­ti­ma de se­cues­tro de las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia (FARC) en el 2007. Él per­dió la vi­da lue­go de un in­ten­to fa­lli­do pa­ra res­ca­tar­le.

“Él era una per­so­na hu­mil­de, muy de su fin­ca, pe­ro era muy ru­ti­na­rio”, co­men­tó Lon­do­ño, aña­dien­do que “siem­pre su­pe muy den­tro de mí que al­go así le po­dría pa­sar”.

Pier­de a su es­po­so

El en­ton­ces pre­si­den­te de Co­lom­bia, Álvaro Uri­be, “me vi­si­tó, fue al en­tie­rro de mi es­po­so, y me di­jo que me en­via­ría fue­ra del país”, cuen­ta Lon­do­ño. (El pa­dre de Uri­be tam­bién fue víc­ti­ma de las FARC).

Fue así que Lon­do­ño fue nom­bra­da co­mo cón­sul de Co­lom­bia en Hous­ton, Te­xas, don­de sir­vió has­ta su tér­mino lí­mi­te de cua­tro años. En Hous­ton, Lon­do­ño ex­pe­ri­men­tó otro abrir de ojos, cuan­do tu­vo la opor­tu­ni­dad de hablar con una de las gue­rri­lle­ras más gran­des de las FARC, or­ga­ni­za­ción que arre­ba­tó el amor de su vi­da.

“Allí pu­de en­fren­tar­la y mi­rar­le a la ca­ra y de­cir­le, des­de lo más sin­ce­ro de mi co­ra­zón, que los per­do­na­ba por lo que ha­bían he­cho en mi fa­mi­lia”, co­men­tó la cón­sul.

Asom­bra­da por la con­di­ción de vi­da de sus pai­sa­nos en las cár­ce­les y pri­sio­nes de los Es­ta­dos Uni­dos, Lon­do­ño des­de en­ton­ces ha he­cho su mi­sión vi­si­tar los co­lom­bia­nos, que co­mo su es­po­so, están pri­va­dos de la li­ber­tad, pa­ra dar­le su apo­yo.

Des­cu­bre su mi­sión

Mu­chos de los co­lom­bia­nos en pri­sio­nes no tie­nen ac­ce­so a fa­mi­lia­res ni ami­gos, otros no tie­nen ser­vi­cios de sa­lud apro­pia­dos, y aún otros sólo les ha­ce fal­ta una voz, una vi­si­ta de al­guien que les pres­te aten­ción a sus ne­ce­si­da­des.

“Les di­go que no los pue­do sa­car de allí, pe­ro que les pue­do ayu­dar pa­ra lo que se les ofrez­ca, que ayu­de a me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da”, ex­pli­ca Lon­do­ño.

Es­ta ser­vi­do­ra pú­bli­ca ha ser­vi­do co­mo en­la­ce múl­ti­ples ve­ces en­tre fa­mi­lia­res y en­car­ce­la­dos que no te­nían otra ma­ne­ra de co­mu­ni­car­se.

“Es muy cos­to­sa una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca y mu­chos de ellos no tie­nen di­ne­ro pa­ra co­mu­ni­car­se con sus fa­mi­lia­res”, di­jo.

La se­ño­ra cón­sul ha re­ci­bi­do ex­pre­sio­nes de gra­ti­tud por su la­bor, co­mo la si­guien­te ex­pre­sa­da por un con­na­cio­nal en el cen­tro car­ce­la­rio fe­de­ral Co­le­man, en el con­da­do Sum­ter: "Mu­chas gra­cias por­que con la vi­si­ta nos trans­por­tan a Co­lom­bia y por lo que están ha­cien­do por no­so­tros. Me sien­to or­gu­llo­so de te­ner una re­pre­sen­ta­ción del Go­bierno tan hu­ma­na".

Sie­te cár­ce­les

fe­de­ra­les

En el año que Lon­do­ño fue nom­bra­da cón­sul de Co­lom­bia en Or­lan­do, ella ha ayu­da­do a va­rias per­so­nas a re­unir­se con sus fa­mi­lia­res.

“Tu­ve un ca­so que me pi­dió un hu­mil­de se­ñor que lla­ma­ra a su hi­jo y que le di­je­ra de re­ca­do que por fa­vor no cam­bia­ra el te­lé­fono, que era el úni­co nú­me­ro que te­nía pa­ra co­mu­ni­car­se con su fa­mi­lia”, co­men­tó Lon­do­ño.

En otra oca­sión, lo­gró bus­car aten­ción mé­di­ca pa­ra un pre­so que llevaba más de 24 ho­ras con có­li­cos sin ser aten­di­do. “Con una so­la lla­ma­da bas­tó pa­ra que le aten­die­ran”, con­tó.

Du­ran­te su pri­mer año en la Flo­ri­da, Lon­do­ño ya ha vi­si­ta­do las sie­te cár­ce­les fe­de­ra­les en su ju­ris­dic­ción, que com­pren­de el cen­tro y nor­te de la Flo­ri­da.

Pró­xi­ma­men­te es­ta­rá en gi­ra por tres se­ma­nas pa­ra vi­si­tar unas 60 cár­ce­les es­ta­ta­les en es­te es­ta­do. Ade­más, aca­ba de lan­zar el pro­gra­ma Adop­te a Un Con­na­cio­nal Pri­va­do de la Li­ber­tad, que conecta a per­so­nas de la co­mu­ni­dad con los en­car­ce­la­dos más ne­ce­si­ta­dos que ha vi­si­ta­do.

Cum­plir lo com­pro­me­ti­do

Jua­ni­ta Cár­de­nas, asis­ten­te so­cial del Con­su­la­do, ex­pre­só que la la­bor de la cón­sul con los pri­sio­ne­ros de­mues­tra su gran en­tre­ga.

“Un con­su­la­do sir­ve pa­ra trá­mi­tes, pe­ro lo que ella ha­ce sa­le de su gran co­ra­zón y ca­li­dad hu­ma­ni­ta­ria”, se­gún Cár­de­nas.

La per­so­na que siem­pre ha acom­pa­ña­do a la se­ño­ra cón­sul en sus vi­si­tas a las cár­ce­les ha si­do la ase­so­ra ju­rí­di­ca del Con­su­la­do, Jenny Iba­rra.

“Des­de que yo lle­gué a tra­ba­jar con ella, soy tes­ti­go fiel no sólo del pro­pó­si­to, sino del ca­mino que (Lon­do­ño) ha re­co­rri­do. Se ha cum­pli­do con el 80% de su com­pro­me­ti­do”, di­jo Iba­rra.

Y no es sólo en el es­fuer­zo de des­pla­zar­se” de acuer­do con Iba­rra. “Sino tam­bién que, jun­to con la ase­so­ra so­cial, Lon­do­ño ade­lan­tó una cam­pa­ña de do­na­cio­nes de Bi­blias, es­tam­pi­llas, so­bres, cua­der­nos, ropa tér­mi­ca, lá­pi­ces, la­pi­ce­ros y pa­pel” a los pri­sio­ne­ros co­lom­bia­nos.

Lon­do­ño con­clu­ye que “uno ha­ce en una po­si­ción de po­der lo más que uno pue­da por ayu­dar a los de­más. ... Sal­go fe­liz cuan­do vi­si­to a una cár­cel, por­que sé que en reali­dad apre­cian mi ayu­da y me ne­ce­si­tan”.

/cortesía

La cón­sul de Co­lom­bia frente a una pri­sión en Flo­ri­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.