Sa­lón do­mi­ni­cano cin­co me­ses des­pués

La Prensa - Orlando - - PORTADA - MIG­DA­LIA FER­NÁN­DEZ

Ha­ce ya cin­co me­ses del fa­tal ata­que en el sa­lón de be­lle­za Las Do­mi­ni­ca­nas M&M, en Cas­sel­berry, don­de un hombre de­jó se­ria­men­te he­ri­da a Mar­cia San­tia­go y aca­bó con la vi­da de otras tres mu­je­res: Eu­ge­nia Mar­te, pro­pie­ta­ria del sa­lón; Noe­lia Gon­zá­lez, em­plea­da del sa­lón; y Gladys Ca­bre­ra, clien­ta.

Los es­tra­gos de es­te in­ci­den­te aún con­ti­núan cau­san­do su­fri­mien­to pa­ra fa­mi­lia­res.

San­tia­go, quien fue aba­lea­da se­ve­ra­men­te, ha su­fri­do unas cin­co ci­ru­gías, in­clu­yen­do la re­cons­truc­ción de par­te de su ros­tro. To­da­vía ne­ce­si­ta otras ci­ru­gías más pa­ra lle­gar a ser quién era an­tes. En­tre las in­ter­ven­cio­nes qui- rúr­gi­cas fu­tu­ras se en­cuen­tra la ne­ce­si­dad pa­ra re­cons­truir par­te de su den­ta­du­ra.

El Nue­vo Sen­de­ro, un gru­po co­mu­ni­ta­rio de ayu­da, ha crea­do un plan de ac­ción pa­ra ayu­dar a San­tia­go y a otras víc­ti­mas de vio­len­cia do­més­ti­ca que, al igual que ella, su­fren las con­se­cuen­cias de un cri­men.

En el con­da­do Oran­ge, la vio­len­cia do­més­ti­ca es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de crí­me­nes en el área, con 8,500 ca­sos re­por­ta­dos al 911 en 2011, y unas 27 per­so­nas muer­tas a cau­sa de es­to.

Se­gún la or­ga­ni­za­ción Har­bor Hou­se, es­to sig­ni­fi­ca que una per­so­na mue­re ca­da dos se­ma­nas a cau­sa de la vio­len­cia en el ho­gar.

Dia­na Me­jía, di­rec­to­ra de Nue­vo Sen­de­ro, co­men­ta que “la con­di­ción de San­tia- go es de mu­cha ne­ce­si­dad de ayu­da. Emo­cio­nal­men­te la fa­mi­lia es­tá afec­ta­da y eco­nó­mi­ca­men­te tam­bién”.

Apar­te de las ci­ru­gías y de la con­di­ción fí­si­ca, la es­ca­sez de re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra su­fra­gar los gas­tos mé­di­cos, la pér­di­da de su ne­go­cio y la ma­nu­ten­ción de sus hi­jos y ho­gar ha­cen que la re­cu­pe­ra­ción de San­tia­go sea más di­fí­cil.

San­tia­go tie­ne una her­ma­na que vino de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na a ayu­dar­le con su cui­da­do per­so­nal y mé­di­co. Sin em­bar­go, des­co­no­ce el sis­te­ma de ayu­da en los Es­ta­dos Uni­dos.

“Al­go tan cru­cial co­mo lle­nar una so­li­ci­tud de ayu­da pa­ra ali­men­tos es muy di­fí­cil. Por eso de­ci­di­mos in­ter­ve­nir y ayu­dar­la, crean­do en­la­ces con lí­de­res y agen- cias co­mu­ni­ta­rias que la pue­dan ayu­dar”, di­jo Me­jía.

Zul­ma Vé­lez-Es­tra­da, miem­bro de Nue­vo Sen­de­ro, co­men­tó que bus­can “lo­grar una unión con ella y con otras víc­ti­mas que ne­ce­si­ten apo­yo y ayu­da, des­de có­mo lle­nar una so­li­ci­tud pa­ra ayu- da, has­ta do­na­cio­nes de lo que le ha­ga fal­ta pa­ra po­ner­se nue­va­men­te en pie”.

La abo­ga­da In­grid Mor­fa, par­te de la or­ga­ni­za­ción Uni­das por Una Cau­sa en Con­tra de la Vio­len­cia Do­més­ti­ca, que usa co­mo ca­ra prin­ci­pal al ca­so de San­tia- go, di­jo que “la­men­ta­ble­men­te en nues­tro país (Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na) la vio­len­cia do­més­ti­ca es un cri­men de al­ta in­ci­den­cia. No se ha­ce mu­cho pa­ra pre­ve­nir y en los Es­ta­dos Uni­dos al­gu­nos lle­gan con esa men­ta­li­dad”.

Brad­ford Bau­met, el ex­com­pa­ñe­ro de San­tia­go, fue el quien ge­ne­ró es­ta ma­tan­za, y lue­go se sui­ci­dió, se­gún la Po­li­cía.

Es­ta si­tua­ción le pue­de ocurrir a cual­quier mu­jer. “Hoy es una do­mi­ni­ca­na, ma­ña­na pue­de ser una ve­ne­zo­la­na, co­lom­bia­na, puer­to­rri­que­ña o cual­quier otra mu­jer. Hay que uni­fi­car­nos pa­ra ayu­dar y pre­ve­nir es­tas si­tua­cio­nes”, di­jo Me­jía.

/ cortesía

Mar­cia San­tia­go (der.) y Eu­ge­nia ‘Mary’ Mar­te , quien fa­lle­ció en el ata­que, eran co­due­ñas del sa­lón Las Do­mi­ni­ca­nas M&M.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.