Con­ge­la­das re­la­ción di­plo­má­ti­ca

La Prensa - Orlando - - PANORAMA - EFE

Los Es­ta­dos Uni­dos se mos­tró “de­cep­cio­na­do” por las acu­sa­cio­nes en su con­tra que lle­va­ron a Ve­ne­zue­la a sus­pen­der los con­tac­tos di­plo­má­ti­cos pa­ra la nor­ma­li­za­ción de las re­la­cio­nes, pe­ro con­fió en que aún sea po­si­ble me­jo­rar los la­zos.

“Re­cha­za­mos ca­te­gó­ri­ca­men­te las ale­ga­cio­nes de que el Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos es­tá in­vo­lu­cra­do en un com­plot pa­ra des­es­ta­bi­li­zar o da­ñar a al­guien en Ve­ne­zue­la”, di­jo un por­ta­voz del De­par­ta­men­to de Es­ta­do, que pi­dió el ano­ni­ma­to, en un co­rreo elec­tró­ni­co.

El can­ci­ller de Ve­ne­zue­la, Elías Jaua, anun­ció re­cien­te­men­te la sus­pen­sión de las con­ver­sa­cio­nes que se ini­cia­ron en no­viem­bre pa­sa­do con Es­ta­dos Uni­dos pa­ra nor- ma­li­zar sus re­la­cio­nes, con­ge­la­das des­de 2010.

No obs­tan­te, Es­ta­dos Uni­dos aún ve fu­tu­ro en esos con­tac­tos.

“A pe­sar de las sig­ni­fi­ca­ti­vas di­fe­ren­cias en­tre nues­tros dos Go­bier­nos, se­gui­mos cre­yen­do que es im­por­tan­te bus­car una re­la­ción fun­cio­nal y pro­duc­ti­va con Ve­ne­zue­la, ba­sán­do­nos en asun­tos de in­te­rés mu­tuo”, in­di­có el por­ta­voz.

“La re­pe­ti­ción de acu­sa­cio­nes sin sus­tan­cia de fun­cio­na­rios ve­ne­zo­la­nos so­bre tra­mas con ba­se en Es­ta­dos Uni­dos es de­cep­cio­nan­te”, con­clu­yó.

Los con­tac­tos co­men­za­ron a fi­na­les de no­viem­bre 2012 con una lla­ma­da de la se­cre­ta­ria de Es­ta­do ad­jun­ta pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca de E.U., Ro­ber­ta Ja­cob­son, al en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la, Ni­co­lás Ma­du­ro.

Des­de en­ton­ces hu­bo unos po­cos con­tac­tos bi­la­te­ra­les en­tre fun­cio­na­rios de me­nor ran­go, pe­ro el pro­ce­so se es­tan­có a fi­nal de 2012 y las con­ver­sa­cio­nes “realmente no fue­ron muy le­jos”, se­gún di­jo a pe­rio­dis­tas a prin­ci­pios de mar­zo una fuente ofi­cial es­ta­dou­ni­den­se.

Esa mis­ma fuente atri­bu­yó las nue­vas ten­sio­nes “a la cam­pa­ña elec­to­ral” que aho­ra vi­ve Ve­ne­zue­la, en la que an­ti­ci­pó que ha­bría “co­men­ta­rios so­bre Es­ta­dos Uni­dos que no ayu­da­rán a me­jo­rar es­ta re­la­ción”, pe­ro con­fió en que, una vez ele­gi­do un nue­vo Go­bierno ve­ne­zo­lano, pu­die­ran re­to­mar­se los con­tac­tos con más fuer­za.

El 5 de mar­zo, an­tes de co­no­cer­se el fa­lle­ci­mien­to de Chá­vez, Ve­ne­zue­la ex­pul­só a dos in­te­gran­tes de la Agre­ga­du­ría Aé­rea de la le­ga­ción es­ta­dou­ni­den­se en Caracas a los que acu­só de “pro­po­ner pro­yec­tos des­es­ta­bi­li­za­do­res” a mi­li­ta­res, y Was­hing­ton res­pon­dió seis días des­pués con la ex­pul­sión de dos di­plo­má­ti­cos ve­ne­zo­la­nos.

Las re­la­cio­nes en­tre E. U. y Ve­ne­zue­la atra­vie­san uno de sus mo­men­tos más ba­jos des­de que a fi­na­les de 2010 se

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.