Las Ve­nas Va­ri­co­sas e In­su­fi­cien­cia Ve­no­sa Cró­ni­ca (IVC)

La Prensa - Orlando - - PUBLICIDAD - Dr. As­hish Pal al 407-898-8449 /800-858-4634.

IVC es una con­di­ción en don­de la pa­red ve­no­sa su­fre im­por­tan­tes cam­bios fun­cio­na­les y pro­vo­ca acu­mu­la­ción de la san­gre en las ve­nas de las pier­nas. Re­sul­tan­do en ve­nas va­ri­co­sas las cua­les se pue­den ver cer­ca de la su­per­fi­cie de la piel co­mo ve­nas re­tor­ci­das y bas­tan­te gran­des. IVC es cau­sa­da por coá­gu­los de san­gre en las ve­nas pro­fun­das de las pier­nas (trom­bo­sis ve­no­sa pro­fun­da), tu­mo­res pél­vi­cos y mal­for­ma­cio­nes vas­cu­la­res. Cuan­do las vál­vu­las se da­ñan, la pre­sión es ele­va­da en las ve­nas. La san­gre no pue­de fluir ha­cia el co­ra­zón por lo tan­to fu­ga ha­cia aba­jo re- sul­tan­do en hin­cha­zón de las pier­nas. Da­ño de la vál­vu­la pue­de ocurrir co­mo re­sul­ta­do del en­ve­je­ci­mien­to, es­tar sen­ta­do o de pie por tiem­po pro­lon­ga­dos. La gra­ve­dad de la IVC se in­cre­men­ta a me­di­da que avan­za la en­fer­me­dad por lo que es im­por­tan­te con­sul­tar a un mé­di­co in­me­dia­ta- men­te si se pre­sen­tan sín­to­mas.

Sín­to­mas: *In­fla­ma­ción de las pier­nas y de los to­bi­llos. * Do­lor o can­san­cio en las pier­nas.

* Las ve­nas va­ri­co­sas. * Des­ca­ma­ción o pi­ca­zón de la piel de las pier­nas o los pies. * Las úl­ce­ras por es­ta­sis. * Las úl­ce­ras de es­ta­sis ve­no­sa. * Sín­dro­me de pier­nas in­quie­tas. * Los ca­lam­bres mus­cu­la­res.

Re­sul­ta­do: Sin nin­gún tra­ta­mien­to pa­ra las ve­nas va­ri­co­sas, au­men­ta­ra la pre­sión e in­fla­ma­ción en las pier­nas don­de los va­sos san­guí­neos (los ca­pi­la­res) se pue­dan obs­truir cau­san­do que la piel to­me un co­lor ma­rrón ro­ji­zo. Tam­bién la piel se vuel­ve muy sen­si­ble ha­cien­do que se rom­pa fá­cil­men­te con cual­quier gol­pe o ras­gu­ño.

Fac­to­res de ries

go: *La trom­bo­sis ve­no­sa pro­fun­da. * Obe­si­dad. * Em­ba­ra­zo. * La inac­ti­vi­dad. * Fu­mar. * Pro­fe­sio­nes que re­quie­ren lar­gos pe­río­dos de es­tar de pie o sen­ta­do. * El se­xo fe­me­nino. * Per­so­na ma­yor de 50 años de edad.

A quié­nes afec­ta: Se es­ti­ma que un 40% de los va­ro­nes y el 70% de las mu­je­res en los Es­ta­dos Uni­dos se ven afec­ta­dos an­tes de los 60 años.

Diag­nós­ti­co: El mé­di­co ela­bo­ra la his­to­ria clí­ni­ca y rea­li­za­rá un exa­men fí­si­co. Un ul­tra­so­ni­do vas­cu­lar o du­plex pue­de ser uti­li­za­do pa­ra exa­mi­nar la cir­cu­la­ción san­guí­nea en sus pier­nas.

Pre­ven­ción: IVC es más fá­cil de tra­tar en las pri­me­ras eta­pas * Evi­tar lar­gos pe­rio­dos de es­tar sen­ta­do o de pie: Al sen­tar­se, fle­xio­nar y ex­ten­der las pier­nas, los pies y los to­bi­llos, cer­ca de 10 ve­ces ca­da 30 mi­nu­tos pa­ra man­te­ner el flu­jo de san­gre en las ve­nas. Al es­tar de pie, to­me des­can­sos fre­cuen­tes pa­ra sen­tar­se y ele­var las pier­nas. * Ha­ga ejer­ci­cio regularmente. * Use me­dias de so­por­te de mon­ta­je (me­dias de com­pre­sión), que son al me­nos 30 mm de Hg. La­ve to­dos los días y re­vi­se su piel. Las me­dias elás­ti­cas que se ajus­tan mal pue­den em­peo­rar la con­di­ción, blo­quean­do el flu­jo san­guí­neo en las zo­nas don­de se han api­ña­do. * Prác­ti­cas de hi­gie­ne de la piel bue­na. Use un hu­mec­tan­te pa­ra que la piel no se des­ca­me o ra­je con fa­ci­li­dad. Su mé­di­co le pue­de re­co­men­dar una cre­ma de hi­dro­cor­ti­so­na pa­ra la pi­ca­zón que con­tie­ne óxi­do de zinc o pa­ra pro­te­ger la piel, o una cre­ma an­ti-hon­gos pa­ra pre­ve­nir la in­fec­ción por hon­gos. La piel que tie­ne una fu­ga de flui­do se tra­ta con com­pre­sas hú­me­das.

El tra­ta­mien­to no

qui­rúr­gi­co: La es­cle­ro­te­ra­pia o la abla­ción tér­mi­ca en­do­ve­no­sa (pro­ce­di­mien­to Ve­ne­fit), es una nue­va téc­ni­ca que uti­li­za lá­ser o el tra­ta­mien­to con ra­dio­fre­cuen­cia co­mo una al­ter­na­ti­va a la ci­ru­gía “ve­na que pe­la” o li­ga­du­ra. Las on­das de ra­dio­fre­cuen­cia o lá­ser crean ca­lor lo­cal in­ten­so en la ve­na afec­ta­da pa­ra ce­rrar las ve­nas es­pe­cí­fi­cas, de­jan­do en su lu­gar un san­gra­do mí­ni­mo o mo­re­to­nes. Es­to re­sul­ta en me­nos do­lor, fa­vo­re­ce vol­ver a la ac­ti­vi­dad nor­mal, y lo­gra si­mi­la­res re­sul­ta­dos cos­mé­ti­cos.

Pa­ra más in­for­ma­ción co­mu­ni­car­se con el

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.