Au­men­ta uso del ci­ga­rri­llo elec­tró­ni­co

La Prensa - Orlando - - SU SALUD - MI­CHAEL FELBERBAUM

Un ma­yor uso de los ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos en Es­ta­dos Uni­dos y una ma­yor cons­cien­cia de que exis­ten de­jan ver la ne­ce­si­dad de que el Go­bierno los re­gu­le y los eva­lúe, in­di­có el di­rec­tor de los Cen­tros pa­ra el Con­trol y la Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des.

Ca­si 6 de ca­da 10 adul­tos en E. U. co­no­cen los dis­po­si­ti­vos que fun­cio­nan con ba­te­ría, los cua­les ca­lien­tan una so­lu­ción lí­qui­da de ni­co­ti­na y ge­ne­ran va­por que los usua­rios in­ha­lan, se­gún in­di­có el pri­mer es­tu­dio pa­ra eva­luar el cam­bio en el co­no­ci­mien­to de que exis­ten y su uso a ni­vel na­cio­nal.

El in­for­me de los CDC, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Ni­co­ti­ne & To­bac­co Re­search, tam­bién in­di­có que apro­xi­ma­da­men­te 1 de ca­da 5 fu­ma­do­res re­por­tó ha­ber usa­do un ci­ga­rri­llo elec­tró­ni­co.

“Esas con­clu­sio­nes co­mo que nos in­vi­tan a sub­ra­yar la ne­ce­si­dad de que ha­ya un es­tu­dio más ri­gu­ro­so de los pa­tro­nes de uso y con­se­cuen­cias de es­tos ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos”, di­jo el doc­tor Tim McA­fee. “Has­ta que exis­ta una au­to­ri­dad nor­ma­ti­va y su­per­vi­sión, se­rá más di­fí­cil ha­cer afir­ma­cio­nes cer­te­ras so­bre co­sas co­mo los efec­tos tó­xi­cos”.

Al­gu­nas de las gran­des com­pa­ñías ta­ba­ca­le­ras de E.U. se han su­ma­do al mer­ca­do de los ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos co­mo par­te de una ten­den­cia en to­do el sec­tor a di­ver­si­fi­car­se más allá del ne­go­cio de los ci- ga­rros tra­di­cio­na­les.

Rey­nolds Ame­ri­can Inc., el se­gun­do ma­yor fa­bri­can­te de ci­ga­rri­llos en es­te país, ha co­men­za­do la dis­tri­bu­ción li­mi­ta­da de su pri­mer ci­ga­rri­llo elec­tró­ni­co ba­jo la mar­ca Vu­se, mien­tras que Lo­ri­llard Inc., la ter­ce­ra ma­yor ta­ba­ca­le­ra, ad­qui­rió al fa­bri­can­te de ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos Blu Ecigs en abril.

Al­gu­nos ci­ga­rri­llos de es­te ti­po pa­re­cen uno nor­mal con una pe­que­ña luz en la pun­ta que se en­cien­de al suc­cio­nar co­mo si fue­ra uno real.

La Ad­min­si­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos (FDA) afir­ma que los ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos no se han es­tu­dia­do a fon­do. La en­ti­dad fe­de­ral tie­ne pro­gra­ma­do ejer­cer au­to­ri­dad nor­ma­ti­va so­bre es­tos ci­ga­rri­llos más ade­lan­te pa­ra dar­les el mis­mo tra­ta­mien­to que da a los ci­ga­rri­llos tra­di­cio­na­les y otros pro­duc­tos de ta­ba­co.

La FDA ha di­cho que sus prue­bas han iden­ti­fi­ca­do que al­gu­nos ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos con­tie­nen otras to­xi­nas ade­más de la ni­co­ti­na y otras sus­tan­cias can­ce­rí­ge­nas que están pre­sen­tes en el ta­ba­co de ma­ne­ra na­tu­ral.

Pe­ro al­gu­nos ex­per­tos en sa­lud pú­bli­ca di­cen que el ni­vel de sus­tan­cias can­ce­rí­ge­nas es com­pa­ra­ble al de las ha­lla­das en pro­duc­tos de te­ra­pia de re­em­pla­zo de ni­co­ti­na, por­que la ni­co­ti­na en to­dos los pro­duc­tos se ex­trae del ta­ba­co.

Se­gún los re­sul­ta­dos de una se­rie de en­cues­tas en In­ter­net, los CDC re­por­ta­ron que el co­no­ci­mien­to de la exis­ten­cia de los ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos au­men­tó de 40% en 2010 a ca­si 60% en 2011, y su uso en­tre los adul­tos se du­pli­có a 6% en ese pe­río­do.

La pro­por­ción de fu­ma­do­res que di­je­ron ha­ber usa­do un ci­ga­rri­llo de es­te ti­po au­men­tó de 10% a apro­xi­ma­da­men­te 21%, y de 2.5% a 7.4% en­tre los ex fu­ma­do­res.

/archivo

Más fu­ma­do­res di­cen ha­ber usa­do un ci­ga­rri­llo elec­tró­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.