El pe­li­gro del ‘aho­go en se­co’

La Prensa - Orlando - - PORTADA - Pa­tri­cia Prie­to

La re­cien­te muer­te del ni­ño la­tino de Te­xas, Fran­kie Del­ga­do, de 4 años de edad, tras ha­ber tra­ga­do agua cuan­do una ola lo tum­bó y su­mer­gió en las aguas po­co pro­fun­das del mar don­de se en­con­tra­ba ju­ga­ba, ha pues­to en pri­mer plano un in­ci­den­te po­co co­mún del que po­co se ha­bla: el “aho­ga­mien­to se­co” que, al igual que el “aho­ga­mien­to se­cun­da­rio”, con­lle­va a la muer­te cuan­do no se de­tec­ta a tiem­po.

¿En qué con­sis­te?

“El aho­ga­mien­to se­co es una reac­ción fí­si­ca re­tar­da­da que se da cuan­do pe­que­ñas can­ti­da­des de agua en­tran en la vía res­pi­ra­to­ria y los con­duc­tos de ai­re en los pul­mo­nes que­dan lle­nos de agua, pro­vo­can­do la apa­ri­ción de un ede­ma o hin­cha­zón y, an­te ello, son in­ca­pa­ces de in­ter­cam­biar oxí­geno ha­cia y des­de la san­gre”, ex­pli­ca la Dra. Mi­che­lle Blums­tein, es­pe­cia­li­za­da en pe­dia­tría y vin­cu­la­da al De­par­ta­men­to de Emer­gen­cias del Nic­klaus Chil­dren’s Hos­pi­tal de Mia­mi, Flo­ri­da.

Al dar­se es­to, los ni­ve­les de oxí­geno en la san­gre dis­mi­nu­yen y el co­ra­zón se des­ace­le­ra al pun­to de pro­vo­car la muer­te. Se es­ti­ma que es­te ti­po de aho­ga­mien­to afec­ta apro­xi­ma­da­men­te a un 5% de los niños que, lue­go de estar su­mer­gi­dos tie­nen pro­ble­mas pa­ra re­cu­pe­rar la res­pi­ra­ción.

Exis­te ade­más otro ries­go si­mi­lar, lla­ma­do “aho­ga­mien­to se­cun­da­rio”, que ocu­rre cuan­do el agua di­lu­ye o qui­ta el sur­fac­tan­te pul­mo­nar, sus­tan­cia vi­tal pa­ra evi­tar que las pleu­ras (mem­bra­nas se­ro­sas que cu­bren las pa­re­des de la ca­vi­dad to­rá­ci­ca y la su­per­fi­cie de los pul­mo­nes) se pe­guen y co­lap­sen.

En es­tos ca­sos, el cuer­po no pue­de in­ter­cam­biar dió­xi­do de car­bono y oxí­geno, lo que de­ri­va en ede­ma pul­mo­nar. Aun­que es­tos ti­pos de aho­ga­mien­tos pue­den dar­se en in­di­vi­duos de cual­quier edad, es mu­cho más co­mún en los niños.

An­te la re­cien­te fa­ta­li­dad, la Dra. Blums­tein di­ce que los pa­dres de­ben estar aler­tas an­te la po­si­bi­li­dad de que sus hi­jos pue­dan lle­gar a ser víc­ti­mas de es­te ti­po de aho­ga­mien­to después de ver­se in­vo­lu­cra­dos en un epi­so­dio in­sig­ni­fi­can­te don­de in­ha­la­ron agua, ya sea de mar, río, la­go, ba­ñe­ra o pis­ci­na.

“El pro­ble­ma es que las con­se­cuen­cias del aho­ga­mien­to se­co apa­re­cen 24 ho­ras [o a ve­ces has­ta las 76 ho­ras] después de ha­ber es­ta­do su­mer­gi­do en el agua”, ex­pli­ca la pe­dia­tra.

Por ello, pa­ra pre­ve­nir una fa­ta­li­dad, los pa­dres de­ben estar aten­tos a los sín­to­mas que aler­tan la sos­pe­cha de la pre­sen­cia de la ex­tra­ña pa­to­lo­gía.

Los sín­to­mas

De acuer­do con la ga­le­na, es­tos son las se­ña­les que in­di­can que hay que acu­dir al hos­pi­tal antes de que ocu­rra una fa­ta­li­dad: pa­ra res­pi­rar per­sis­ten­te o dis­mi­nu­ción de la ener­gía de pe­cho o vó­mi­to, o am­bos a la vez

ex­tra­ños, como fal­ta de aten­ción o di­fi­cul­tad pa­ra pro­nun­ciar pa­la­bras o rea­li­zar ac­ti­vi­da­des que ya te­nía do­mi­na­das

Aun­que los sín­to­mas del aho­ga­mien­to se­co son cla­ros, mu­chos pa­dres no los re­co­no­cen por­que tien­den a pen­sar que el me­nor se sien­te ago­ta­do tras ha­ber es­ta­do to­do un día ju­gan­do y na­dan­do ba­jo los ra­yos del sol o des­ga­na­do tras la ex­pe­rien­cia de ha­ber que­da­do su­mer­gi­do ac­ci­den­tal­men­te en el agua.

“El che­queo mé­di­co es im­por­tan­te en to­do me­nor que ha­ya in­ha­la­do agua”. Es­to per­mi­te ac­tuar a tiem­po con los tra­ta­mien­tos mé­di­cos que evi­tan los aho­ga­mien­tos se­co o se­cun­da­rio.

Más va­le pre­ve­nir que la­men­tar

Ade­más de aler­tar a los pa­dres so­bre es­tos ti­pos de aho­ga­mien­tos, la Dra. Blums­tein ins­ta a los pro­ge­ni­to­res y cui­da­do­res de los me­no­res a to­mar to­das las me­di­das de pre­cau­ción pa­ra evi­tar los in­ci­den­tes del aho­ga­mien­to re­gu­lar que ca­da año se dan du­ran­te la tem­po­ra­da ve­ra­nie­ga.

“El aho­ga­mien­to re­gu­lar es al­go co­mún [du­ran­te el ve­rano] y hay que pre­ve­nir­lo”, acen­túa la ga­le­na.

Da­tos de los Cen­tros de Con­trol y Pre­ven­ción de las En­fer­me­da­des (CDC) se­ña­lan que los aho­ga­mien­tos son una de las prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te por le­sio­nes ac­ci­den­ta­les en los niños de 1 a 14 años, y tres niños mue­ren to­dos los días en Es­ta­dos Uni­dos como con­se­cuen­cia del aho­ga­mien­to. De he­cho, el aho­ga­mien­to ma­ta a más niños en­tre las eda­des de 1 a 4 años que cual­quier otra co­sa, a ex­cep­ción de los de­fec­tos de na­ci­mien­to.

Ci­fras de la Co­mi­sión de Se­gu­ri­dad de Pro­duc­tos del Con­su­mi­dor de Es­ta­dos Uni­dos (CPSC) re­ve­lan, por su par­te, la ma­yo­ría de es­tas tra­ge­dias su­ce­den en las pis­ci­nas pri­va­das de los ho­ga­res y to­das ellas son pre­ve­ni­bles.. Car­los Es­pi­no­za, di­rec­tor de la Di­vi­sión Acuá­ti­ca del De­par­ta­men­to de Par­ques y Re­crea­ción de la Ciu­dad de Los Án­ge­les, ofre­ce es­tas re­co­men­da­cio­nes que pre­vie­nen los ca­sos de aho­ga­mien­to en los niños:

con cons­tan­cia a los niños cuan­do es­tán dis­fru­tan­do del agua ya sea en una pis­ci­na pri­va­da o pú­bli­ca, río, mar o la­go. acer­ca de los pe­li­gros del agua. que nun­ca de­ben me­ter­se a las pis­ci­nas ni na­dar so­los sin la su­per­vi­sión de un adul­to.

que los jue­gos vio­len­tos den­tro o al­re­de­dor del agua son pe­li­gro­sos al igual que el co­rrer al bor­de de una pis­ci­na.

en cla­ses de na­ta­ción lo más pron­to po­si­ble, es­pe­cial­men­te si tie­nen pla­nea­das unas va­ca­cio­nes en zo­nas pa­ra el dis­fru­te de pla­yas, pis­ci­nas o jue­gos con agua.

cla­ses de re­ani­ma­ción car­dio­pul­mo­nar (CPR) y pri­me­ros au­xi­lios. (Dis­po­ni­bles en la Cruz Ro­ja).

las pis­ci­nas de acuer­do con las re­gu­la­cio­nes y co­lo­car alar­mas en sus puer­tas. “In­clu­so se tie­nen has­ta unas alar­mas o sen­so­res que se po­nen so­bre el agua de las pis­ci­nas, que se ac­ti­van al caer cual­quier ob­je­to del pe­so de una mas­co­ta o ni­ño”, re­sal­ta Es­pi­no­za.

con los ado­les­cen­tes so­bre el ries­go de aho­gar­se al na­dar ba­jo la in­fluen­cia de al­cohol o las dro­gas.

El pro­ble­ma es que los sín­to­mas apa­re­cen 24 y has­ta 74 ho­ras después de que el ni­ño tra­ga agua . Los niños de­ben apren­de­ra na­dar a tem­pra­na edad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.