Con­se­jos de hi­gie­ne pa­ra los ni­ños

Cui­da­dos dia­rios que se les de­be in­cul­car pa­ra que ten­gan una bue­na sa­lud

La Prensa - Orlando - - PORTADA - Pa­tri­cia Prie­to pa­tri­cia.prie­to@lao­pi­nion.com

Es ta­rea de los pa­dres en­se­ñar­les a los hi­jos los bue­nos há­bi­tos de hi­gie­ne per­so­nal, esen­cia­les pa­ra su sa­lud y bie­nes­tar.

Y co­mo la mi­sión pue­de re­sul­tar al­go di­fí­cil y ago­ta­do­ra, de­bi­do a que du­ran­te la in­fan­cia y ado­les­cen­cia los chi­cos tien­den a ol­vi­dar las actividades del cui­da­do per­so­nal o ver­las mo­les­tas o in­có­mo­das, los ex­per­tos en de­sa­rro­llo in­fan­til di­cen que se de­be ser con­sis­ten­te e ins­truir, es­pe­cial­men­te, con el ejem­plo des­de tem­pra­na edad.

¿Cuá­les son esos há­bi­tos de bue­na hi­gie­ne a in­cul­car?

Es­tos van des­de ce­pi­llar­se bien los dien­tes, por lo me­nos dos ve­ces al día, has­ta no com­par­tir cu­bier­tos ni ali­men­tos. A con­ti­nua­ción te da­mos a co­no­cer al­gu­nos de los más im­por­tan­tes.

1. Una bue­na hi­gie­ne oral

El Dr. Ro­nald Plot­ka, des­tis­ta de pro­fe­sión y fun­da­dor de Mouth Wat­chers, di­ce que pa­ra una bue­na hi­gie­ne oral, a los me­no­res se les de­be en­se­ñar a: No in­ge­rir ali­men­tos

car­ga­dos de azú­car. Los me­no­res tie­nen que apren­der que los ca­ra­me­los, los he­la­dos, galletas y pas­te­les car­ga­dos de azú­car deben in­ge­rir­se so­lo en oca­sio­nes es­pe­cia­les y no a dia­rio, ya que el azú­car ali­men­ta a las bac­te­rias que pro­vo­can ca­ries.

Evi­tar las so­das. “El peor enemi­go de sus dien­tes son las so­das”, se­ña­la el den­tis­ta. “Co­mo pa­dres, hay que evi­tar que los hi­jos con­su­man esas be­bi­das bur­bu­jean­tes y azu­ca­ra­das, ofre­cién­do­les al­ter­na­ti­vas co­mo agua con sa­bor o ju­gos de fru­tas

na­tu­ra­les sin en­dul­zan­tes”. Ce­pi­llar­se a dia­rio los

dien­tes. Des­de muy tem­pra­na edad se de­be in­cul­car­le al me­nor el há­bi­to ru­ti­na­rio de la­var­se los dien­tes, al me­nos dos ve­ces al día (al acos­tar­se y le­van­tar­se). Pa­ra ello se tie­ne en el mer­ca­do ce­pi­llos de dien­tes y pas­tas den­ta­les pa­ra ser usa­das de acuer­do con la edad. Es­te la­va­do de dien­tes de­be in­cluir el uso de la se­da den­tal y del en­jua­gue bu­cal a la me­di­da que el me­nor cre­ce.

“La ac­ti­vi­dad de­be ser di­ver­ti­da”, di­ce el Dr. Plot­ka. “Mien­tras se les en­se­ña có­mo la­var­se bien los dien­tes se les pue­de can­tar una can­ción u ofre­cer­les in­cen­ti­vos que los man­ten­drán en­tu­sias­ma­dos has­ta que adop­ten la ru­ti­na”.

2. La­var­se las ma­nos con fre­cuen­cia y no com­par­tir uten­si­lios ni ali­men­tos

El in­cul­car­les el há­bi­to de la­var­se bien las ma­nos, con agua y ja­bón, ca­da vez que van al ba­ño o se sien­tan a ce­nar es vi­tal pa­ra que se man­ten­gan ale­ja­dos de vi­rus y bac­te­rias que los en­fer­man. Y de acuer­do con la Dra. Ja­neth Ce­ja, es­pe­cia­li­za­da en pe­dia­tría y vin­cu­la­da a Kai­ser Per­ma­nen­te Co­ro­na , Ca­li­for­nia, aho­ra cuan­do los ni­ños es­tán ya por re­tor­nar a la es­cue­la pa­ra un nue­vo año es­co­lar, es­te buen há­bi­to se les de­be re­cal­car.

“La tem­po­ra­da del re­gre­so a la es­cue­la mar­ca tam­bién el co­mien­zo de la tem­po­ra­da de la gri­pe y los res­fria­dos”, re­cuer­da la pe­dia­tra. “Así que re­sul­ta im­por­tan­te re­cal­car­les és­te y los de­más há­bi­tos de hi­gie­ne, ya que es en la es­cue­la don­de los ni­ños es­tán más ex­pues­tos a los res­fria­dos y a la gri­pe”.

Así que en es­te pun­to, la ta­rea de los pa­dres es en­se­ñar­les a los ni­ños es­tas me­di­das de hi­gie­ne:

La­var­se las ma­nos fre­cuen­te­men­te con ja­bón y agua.

Usar pa­ñue­los desecha­bles ca­da vez que to­san o es­tor­nu­den.

Nun­ca me­ter­se los de­dos de las ma­nos en la na­riz, ojos o bo­ca. Es­tor­nu­dar en la par­te in­ter­na del co­do y ta­par­se la bo­ca al to­ser. Nun­ca com­par­tir cu­bier­tos, va­sos, sor­be­tes, be­bi­das, etc.

3. Unas uñas cor­tas y lim­pias

Las uñas son ni­dos per­fec­tos pa­ra el cul­ti­vo de gér­me­nes y bac­te­rias da­ñi­nas. Por ello es res­pon­sa­bi­li­dad de los pa­dres en­se­ñar­le a sus hi­jos a man­te­ner­las siem­pre lim­pias y cor­ta, cor­tán­do­se­las o ce­pi­llán­do­se­las (con el ce­pi­llo de uñas) du­ran­te el la­va­do ma­ña­ne­ro an­tes de sa­lir de ca­sa, has­ta que ellos apren­dan có­mo ha­cer­lo por sí so­los.

Mien­tras se eje­cu­ta la ac­ción, se les de­be ex­pli­car que el mu­gre que se acu­mu­la en las uñas pue­de trans­mi­tir­les en­fer­me­da­des cuan­do se lle­van los de­dos de las ma­nos a los ojos, bo­ca, na­riz u oí­dos.

4. Ba­ño dia­rio

El ba­ño dia­rio es un há­bi­to de hi­gie­ne per­so­nal que se de­be in­cul­car des­de los pri­me­ros días de vi­da, ya que la piel (el or­ga­nis­mo más gran­de del cuer­po) jue­ga un pa­pel im­por­tan­te en la pro­tec­ción o el con­ta­gio de las en­fer­me­da­des cuan­do se man­tie­ne lim­pia o su­cia, res­pec­ti­va­men­te.

El me­nor de­be apren­der que con el ba­ño dia­rio —ya sea en la no­che an­tes de ir a la ca­ma o en la ma­ña­na an­tes de sa­lir de ca­sa— re­mue­ve del cuer­po el mu­gre, el pol­vo y los con­ta­mi­nan­tes am­bien­ta­les que pue­den con­te­ner gér­me­nes o bac­te­rias que lo en­fer­man.

5. Unos pies li­bres de mal olor

Al igual co­mo se le en­se­ña al me­nor a te­ner sus ma­nos lim­pias, se le de­be in­cul­car el há­bi­to de cui­dar de sus pies.

El buen há­bi­to in­clu­ye el ja­bo­nar­los du­ran­te el ba­ño dia­rio y se­car­los bien lue­go de ha­ber­se du­cha­do pa­ra evi­tar que el agua acu­mu­la­da en­tre los de­dos sea una fuen­te pa­ra la for­ma­ción de hon­gos. Ade­más, se le de­be crear el há­bi­to de usar me­dias lim­pias a dia­rio y cam­biar­las cuan­to an­tes ca­da vez que las ten­ga mo­ja­das ya sea con agua o su­dor.

SHUTTERSTOCK

Es res­pon­sa­bi­li­dad de los pa­dres in­cul­car­le a sus hi­jos la bue­na hi­gie­ne bu­cal pa­ra que ten­gan unos dien­tes sa­lu­da­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.