UNA DE­CI­SIÓN CRUEL Y CO­BAR­DE

«Trump lan­za la pe­lo­ta al Con­gre­so»

La Prensa - Orlando - - #OPINIÓN -

Cruel y co­bar­de es la de­ci­sión del pre­si­den­te Do­nald Trump de dar fin al pro­gra­ma de DACA. Ese que pro­te­ge tem­po­ral­men­te de la de­por­ta­ción a 800,000 per­so­nas que fue­ron traí­das co­mo me­no­res de edad an­tes de ju­nio de 2007 por sus pa­dres in­do­cu­men­ta­dos.

Es­ta es la cul­mi­na­ción de una far­sa di­se­ña­da por el sec­tor an­ti­in­mi­gran­te re­pu­bli­cano pa­ra for­zar la mano de un pre­si­den­te que era re­ti­cen­te a cum­plir la pro­me­sa elec­to­ral de de­por­tar a es­tos be­ne­fi­cia­rios.

Trump com­pren­dió que los lla­ma­dos ‘So­ña­do­res’ son un gru­po de ca­rac­te­rís­ti­cas muy dis­tin­tas a la ma­yo­ría de los in­do­cu­men­ta­dos.

Con­ti­nuó con el pro­gra­ma, pe­ro no tu­vo el va­lor de de­fen­der­lo an­te los enemi­gos de DACA den­tro de su go­bierno y la ne­ce­si­dad de con­gra­ciar­se con lo más ex­tre­mo de su ba­se po­lí­ti­ca.

La pre­sión de una de­man­da ju­di­cial con­tra DACA de 11 es­ta­dos con el gui­ño del se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia Jeff Ses­sions per­mi­tió que el mis­mo Ses­sions de­ci­die­ra no defender DACA en los tri­bu­na­les por con­si­de­rar­lo un es­que­ma in­cons­ti­tu­cio­nal.

Y re­sul­ta pun­zan­te que Trump es­con­da su res­pon­sa­bi­li­dad de­trás del Con­gre­so más inope­ran­te en dé­ca­das. Que le pi­da que re­suel­va en seis me­ses una ac­ción de in­mi­gra­ción que se ne­gó a ha­cer­lo en 17 años.

Es más, el antecedente le­gis­la­ti­vo de vo­tos en la Cá­ma­ra Ba­ja en con­tra de los ‘So­ña­do­res’, los be­ne­fi­cia­rios de DACA, ha­ce que la de­ci­sión equi­val­ga a en­viar las ove­jas a los lo­bos pa­ra que las ayu­den.

Es­to ex­pon­drá gra­dual­men­te a la de­por­ta­ción a cien­tos de mi­les de per­so­nas que con­fia­ron en el go­bierno, le die­ron sus hue­llas di­gi­ta­les y di­rec­cio­nes y se so­me­tie­ron y apro­ba­ron una ave­ri­gua­ción de antecedentes de­lic­ti­vos.

La ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses res­pal­da a los ‘So­ña­do­res’, que son es­ta­dou­ni­den­ses en to­do me­nos en ha­ber na­ci­do en el pa­pel. El go­bierno de Trump desafía el sen­ti­do co­mún con es­ta ac­ción.

Los ex­tre­mis­tas que do­mi­nan el po­der Re­pu­bli­cano son los que ha­blan de de­lin­cuen­tes y de ame­na­za a la se­gu­ri- dad pú­bli­ca. Son los que di­cen que la ex­pul­sión de ‘So­ña­do­res’ crea­rá va­can­tes pa­ra los de­socu­pa­dos.

Ses­sions es un ejem­plo de esa hi­po­cre­sía. Re­pi­te una y otra vez de la ne­ce­si­dad de res­pe­tar la ley, de no de­jar que do­mi­nen “los ca­pri­chos po­lí­ti­cos y las ten­den­cias per­so­na­les”. Eso no lo di­jo cuan­do Trump in­dul­tó irre­gu­lar­men­te al exs­he­riff Ar­paio.

La lec­tu­ra de la ley de la ad­mi­nis­tra­ción Trump cas­ti­ga a los hi­jos de quie­nes co­me­tie­ron una fal­ta y per­do­na al que de­li­be­ra­da­men­te des­obe­de­ce las ór­de­nes de los tri­bu­na­les. Es un mun­do al re­vés.

Es un uni­ver­so en que se jus­ti­fi­ca la cruel­dad ha­cia los inocen­tes, di­cien­do que so­lu­cio­na los pro­ble­mas de la ma­yo­ría. Es un si­tio en don­de la co­bar­día per­mi­te que los de­ma­go­gos an­ti­in­mi­gran­tes ten­gan más in­fluen­cia que el mis­mo pre­si­den­te.

Por to­do ello, el pro­gra­ma DACA de­be ser de­fen­di­do.

GETTY IMAGES

Pro­tes­tas en Was­hing­ton en de­fen­sa de DACA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.