Iden­ti­fi­can vía pa­ra ata­car a las bac­te­rias

Cien­tí­fi­cos in­di­can que sien­ten el am­bien­te co­mo los hu­ma­nos y es­to ayu­da­ría a desa­rro­llar me­jo­res me­di­ca­men­tos

La Prensa - Orlando - - #PARATI #SALUD -

Las bac­te­rias, co­mo los se­res hu­ma­nos, sien­ten el am­bien­te, un des­cu­bri­mien­to que pu­de llevar al de­sa­rro­llo de me­jo­res me­di­ca­men­tos con­tra in­fec­cio­nes, se­gún ex­per­tos de la Uni­ver­si­dad de Co­lo­ra­do (CU) en Boul­der.

El ha­llaz­go, di­fun­di­do es­ta semana y con­si­de­ra­do co­mo “la pri­me­ra ob­ser­va­ción do­cu­men­ta­da” del sen­ti­do del tac­to en bac­te­rias in­di­vi­dua­les, es el re­sul­ta­do de un es­tu­dio rea­li­za­do por in­ves­ti­ga­do­res de Boul­der con bac­te­rias E.co­li.

Se­gún Gian­car­lo Bru­ni, can­di­da­to a doc­to­ra­do en el De­par­ta­men­to de Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar, Ce­lu­lar y de De­sa­rro­llo en CU, tan­to las bac­te­rias co­mo los hu­ma­nos uti­li­zan pe­que­ños im­pul­sos eléc­tri­cos ge­ne­ra­dos por io­nes de calcio pa­ra trans­mi­tir in­for­ma­ción del am­bien­te cir­cun­dan­te al sis­te­ma ner­vio­so y sen­so­rial (o su equi­va­len­te bac­te­riano).

Los hu­ma­nos y las bac­te­rias “no so­mos tan di­fe­ren­tes”, co­men­tó Bru­ni so­bre el des­cu­bri­mien­to, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Pro­cee­dings of the National Aca­demy of Scien­ces y rea­li­za­do en con­jun­to con Joel Kralj, An­drew Wee­kley y Ben­ja­min Dodd.

Los cien­tí­fi­cos ya sa­bían que las bac­te­rias reac­cio­nan a su am­bien­te y se com­por­tan de ma­ne­ra dis­tin­ta si, por ejem­plo, tie­nen ac­ce­so a azú­car o no, o si es­tán so­bre una su­per­fi­cie rí­gi­da o blan­da.

Pe­ro el nue­vo es­tu­dio en­con­tró que las bac­te­rias “sien­ten” su am­bien­te. Pa­ra com­pro­bar­lo, Bru­ni y sus co­la­bo­ra­do­res co­lo­ca­ron a las bac­te­rias E. co­li den­tro de una su­per­fi­cie pe­ga­jo­sa y las ob­ser­va­ron con un mi­cros­co­pio.

Si na­da to­ca­ba a las bac­te­rias, se man­te­nían “apa­ga­das”. Pe­ro si se las to­ca­ba o em­pu­ja­ba, se “en­cen­dían”, emi­tían una te­nue luz in­di­can­do que den­tro de la bac­te­ria se es­ta­ba usan­do elec­tri­ci­dad pa­ra trans­mi­tir in­for­ma­ción.

“Cree­mos que lo que po­dría es­tar su­ce­dien­do es que las bac­te­rias usan esas se­ña­les eléc­tri­cas pa­ra mo­di­fi­car su es­ti­lo de vi­da”, ex­pli­có el pro­fe­sor Kralj, quien tam­bién es par­te del Ins­ti­tu­to BioF­ron­tiers en CU-Boul­der.

Eso sig­ni­fi­ca que bac­te­rias y hu­ma­nos com­par­ten “una he­rra­mien­ta co­mún pa­ra sen­tir el am­bien­te cir­cun­dan­te”, las se­ña­les eléc­tri­cas.

Es así que los orí­ge­nes del sis­te­ma neu­ro­nal hu­mano, des­de una pers­pec­ti­va evo­lu­ti­va, se re­mon­ta­rían a “mi­les de mi­llo­nes de años”, ya que cla­ra­men­te es­tán pre­sen­tes en­tre los or­ga­nis­mos más an­ti­guos del pla­ne­ta.

Pe­ro tam­bién sig­ni­fi­ca que la “he­rra­mien­ta co­mún” aho­ra po­dría usar­se en con­tra de las bac­te­rias, ya que es pre­ci­sa­men­te esa he­rra­mien­ta la que les per­mi­te a cier­tas bac­te­rias so­bre­vi­vir a los an­ti­bió­ti­cos y even­tual­men­te vol­ver­los inope­ran­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.