Re­fu­gio brin­dó aten­ción de pri­me­ra a fa­mi­lias en Os­ceo­la

La Prensa - Orlando - - HURACÁN IRMA - Ce­ci­lia Fi­gue­roa

La ve­ne­zo­la­na Mai­gua­li­da Lu­na, su es­po­so, dos hi­jos, una her­ma­na y dos pe­rri­tos pa­sa­ron el hu­ra­cán Ir­ma en un re­fu­gio, ha­cien­do ca­so al lla­ma­do de las au­to­ri­da­des lo­ca­les. Así, el pa­sa­do sá­ba­do de­ci­die­ron ir­se an­te la mag­ni­tud del pe­li­gro y es­tu­vie­ron has­ta el lu­nes 11 de sep­tiem­bre en las ins­ta­la­cio­nes de Li­berty High School, cer­ca de su re­si­den­cia en Poin­cia­na.

“Me sen­tí se­gu­ra con mi fa­mi­lia, fue una ex­pe­rien­cia muy bue­na en el re­fu­gio, nos die­ron tres co­mi­das ca­lien­tes en el día, re­ci­bi­mos una aten­ción de pri­me­ra de to­dos y hay que des­ta­car los es­fuer­zos de las au­to­ri­da­des y vo­lun­ta­rios que tra­ba­ja­ron por nues­tro bie­nes­tar”, di­jo la ma­dre de fa­mi­lia. Lu­na aña­dió que sus hi­jos se en­tre­tu­vie­ron du­ran­te esa no­che y no sin­tie­ron la in­ten­si­dad del hu­ra­cán, al­go re­con­for­tan­te pa­ra ella.

Pe­se a que no ol­vi­da el rui­do per­tur­ba­dor de los vien­tos y sen­tir ese te­mor co­mo mu­chos re­si­den­tes an­te la in­cer­ti­dum­bre an­te el hu­ra­cán, Lu­na di­jo que pre­fi­rió ir­se a un re­fu­gio, por pri­me­ra vez, en vis­ta de que en pa­sa­das tor­men­tas ha lle­ga­do agua has­ta don­de ella vi­ve y se ha es­tre­me­ci­do su te­cho.

“Fue mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia en un re­fu­gio y ha si­do es- pec­ta­cu­lar, la for­ma en que nos aten­die­ron fue de pri­me­ra, nos in­for­ma­ban de lo que iba su­ce­dien­do, hu­bo ser­vi­cio re­li­gio­so bi­lin­güe y en to­do mo­men­to hu­bo un am­bien­te de solidaridad”, aco­tó.

Ade­más, di­jo que ape­nas re­co­gió col­cho­nes, sá­ba­nas y co­bi­jas, do­cu­men­tos per­so­na­les y na­da más, por­que pen­só en to­do mo­men­to en que to­do lo de­más se re­cu­pe­ra; “sa­li­mos con lo esen­cial, le di­je a mis hi­jos que no se preo­cu­pa­ran, si te­ne­mos vi­da y sa­lud lo de­más se re­cu­pe­ra”.

Así, in­ten­tó re­gre­sar el pa­sa­do lu­nes a su ca­sa pe­ro no pu­do por­que no te­nía luz, la en­tra­da a la sub­di­vi­sión es­ta­ba inun­da­da y ha­bía ár­bo­les caí­dos. En­ton­ces ella re­ci­bió rá­pi­da­men­te la in­vi­ta­ción de unos ami­gos pa­ra que­dar­se en su ca­sa.

“Me sien­to ben­de­ci­da con los ami­gos y fa­mi­lia que ten­go. Es­ta ha si­do una ex­pe­rien­cia pa­ra mu­chos, hay que pre­pa­rar­se, no es­pe­rar a úl­ti­mo mo­men­to pa­ra to­mar ac­ción. Si hay que bus­car re­fu­gio te­ne­mos que ha­cer­lo con tiem­po. So­bre to­do, a no­so­tros que te­ne­mos que pen­sar en nues­tras mas­co­tas, bus­car un re­fu­gio que las acep­ta­ran”, agre­gó.

El martes re­gre­só a su ca­sa y en­con­tró la uni­dad de ai­re acon­di­cio­na­do sin fun­cio­nar y el te­cho con da­ños en al­gu­nos lu­ga­res.

El Con­da­do Os­ceo­la ac­ti­vó re­fu­gios des­de el vier­nes 8 de sep­tiem­bre: tres re­fu­gios que acep­ta­ban mas­co­tas y uno pa­ra per­so­nas con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les. Dos de ellos se lle­na­ron a to­da ca­pa­ci­dad: las es­cue­las Li­berty High y Kis­sim­mee Midd­le.l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.